Con gafas y en la moto

Gafas

Hace unos cuantos años, hacía bastantes kilómetros en bicicleta y además de los guantes y el casco (era de los pocos que los llevaba en los años 90), otro elemento imprescindible eran las gafas. Disponía de unas con cristales intercambiables con cristales oscuros, amarillos o transparentes para utilizar según las condiciones atmosféricas.

Unos años después, ya motorizado en scooter, solía llevar las mismas gafas por el verano, cuando utilizaba un casco abierto en vez del integral (era un poco inconsciente de aquella y no me daba cuenta lo peligroso que puede ser uno abierto en una caída). Y las llevaba porque a mas de 40 km/h el aire me hacía bastante daño en los ojos.

Incluso en Estados Unidos, en muchos estados es obligatorio el uso de gafas pero no así del casco de protección para circular en moto. No está bien ni por asomo pero sin embargo, si han dado en el clavo con el uso regulado de las lentes, algo que en Europa no es nada habitual. ¿Cuántos motoristas hemos visto con cascos abiertos sin visera y sin gafas? Un montón, y los peligros con los que te puedes encontrar son bastantes.

Para empezar, la propia molestia de tener que circular con los ojos entrecerrados por culpa del aire. No es nada cómodo y para encima al poco tiempo los ojos empiezan a llorar. Incluso corremos el peligro de una conjuntivitis por infección de alguna de las partículas que nos entren en ellos.

Luego también tenemos el riesgo de sufrir lesiones oculares de más o menos importantes. Un simple mosquito nos puede hacer mucho daño y una piedra lanzada por el coche que nos precede nos puede dejar de aprendiz de bucanero. ¿Nunca os ha golpeado una piedra en una pierna y os ha hecho mucho daño? Pues imaginaros en un ojo…

Y no sólo podemos tener el problema en los ojos sino que cuando nos golpea algo en el ojo, corremos el riesgo de sufrir una caída debido a la pérdida de control de la motocicleta. Pensad que cuando nos entra algo en un ojo solemos girar la cabeza inconscientemente. Nada recomendable cuando circulamos a cien por hora por una carretera.

Por ello y teniendo en cuenta lo que cuestan unas gafas y el servicio que nos pueden prestar, las recomiendo encarecidamente incluso si tenéis casco integral pues a veces, circulamos con la visera subida y el riesgo es el mismo que si llevásemos otro tipo de casco.

Foto | Mikebaird