Con el alcohol y las drogas no se juega

Speed & Ketamina & Alcohol por gaelx

Con el alcohol y las drogas no se juega… y menos al volante sería la frase completa para fundamentar la incompatibilidad que existe entre el consumo de drogas tóxicas, estupefacientes o de bebidas alcohólicas y la conducción. Pedir ‘tolerancia cero’ sabiendo que somos uno de los países del mundo con mayor consumo de cocaína y cannabis es algo complicado pero no imposible si tomamos el ejemplo de algunos países europeos que, además de estar más concienciados con este tema, no les tiembla el pulso cuando plantean la reducción de las tasas de alcoholemia a los conductores en general y la tasa cero en el caso de conductores profesionales.

A través de los resultados de la tasa de alcohol en sangre o aire espirado en las pruebas para la determinación del grado de alcoholemia y en el test indiciario salival para la detección de consumo de drogas, cuando los resultados son positivos tanto en alcohol como en el consumo o influencia de drogas, se puede saber si estamos ante una infracción o delito. En el mejor de los casos, si la sanción es administrativa llevará consigo el pago de una multa y la detracción de puntos pero si la sanción es penal puede acarrear, además de la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores, la pena de prisión o multa económica.

Si consumes drogas y conduces, la víctima no eres solo tú

Es el eslogan empleado en la campaña actual de la DGT para dar a conocer los efectos de las drogas en la conducción al mismo tiempo que nos informa sobre la existencia y funcionamiento de los nuevos controles de droga para conductores. Además, en su publicidad, emiten un vídeo interpretado por la compañía de danza LOKOMAMIA y dirigida por Ruben Nsue donde puede verse a tres bailarines en la oscuridad de una carretera como fondo, entre luces y frenadas de coches, el sonido ininterumpido del monitor que unido al corazón y ligado a la vida decidirá si sigues o no después de una noche de fiesta y consumo de droga. En definitiva, un escenario peligroso como es la decisión de conducir y de manera voluntaria a pesar de conocer los efectos de las drogas para terminar con la frase: si sabes como acaba, por qué empezar:

Coincidiendo con dicha campaña de control de alcohol y drogas que está realizando la DGT durante estos días aprovecho la ocasión para aclarar algunas cuestiones sobre las innegables consecuencias que conlleva el hecho de conducir con unas copas de más o tras haber ingerido algún tipo de drogas como el cannabis, éxtasis, cocaína, opiáceos y anfetaminas. En el caso del consumo de éxtasis, según el Instituto de Investigación de Drogodependencias (INID), produce euforia y una intensa emotividad cuando se está bajo sus efectos. Se ha comprobado que una vez pasan dichos efectos se registra un periodo de agotamiento físico y mental. Por tanto, estamos ante situaciones que son muy peligrosas para la conducción ya que pueden llegar a provocar paranoias persecutorias que hacen aumentar la velocidad a quienes se ponen al volante de un vehículo bajo los efectos de esta droga.

Algunas alteraciones que provocan sobre los conductores las drogas de abuso:

* Te sentirás como en un estado de ebriedad.
* Puedes experimentar una relajación excesiva, incluso somnolencia.
* Tu percepción quedará gravemente alterada, especialmente la del espacio y la del tiempo.
* Cualquier estímulo puede atraer fuertemente tu atención y puedes entrar fácilmente en un estado de ensimismamiento, por lo que será muy fácil que sufras una distracción.
* Si además consumes alcohol, las alteraciones tendrán consecuencias aún mucho más graves y peligrosas.
* Sobrevalorarás tus propias capacidades, por lo que tolerarás un mayor nivel de riesgo y tu conducción será más peligrosa.
* Puedes mantener conductas competitivas y agresivas con otros conductores.
* Experimentarás una sensación de euforia y una emotividad intensa, que hará imprevisible tu comportamiento en el tráfico.
* Puedes sufrir ilusiones ópticas, tales como la percepción de movimientos en la periferia del campo visual, flashes o manchas de luz, que pueden llevarte a realizar maniobras evasivas peligrosas.
* Disminuirá tu sensación de fatiga, pudiendo llegar incluso a un agotamiento agudo de graves consecuencias tanto para tu salud como para la seguridad en el tráfico.
* Pueden producirte flashbacks, que son periodos en los que vuelven a aparecer por sorpresa los efectos de la droga algún tiempo después de que estos hubieran desaparecido.

Sabemos que por estas fechas, con la fórmula verano más fin de semana aumentan las ganas de pasarlo bien y para ello visitamos las fiestas locales próximas. Normal, el buen tiempo es propicio para ello, pero hay que tener en cuenta que las drogas son las responsables de uno de cada cuatro muertos en accidente de tráfico y su consumo multiplica entre dos y siete veces las posibilidades de tener un accidente. De hecho, el 45% de los conductores fallecidos en siniestros de tráfico ocurridos en carretera durante el pasado año dio positivo por consumo de alcohol, drogas o psicofármacos, según la memoria del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF).

Por tanto, este verano, en tus desplazamientos y movidas nocturnas no te compliques la vida, no te rayes, disfruta del ambiente. Que no te impongan nada y programa la vuelta con antelación, porque la marcha la llevas tú. Tú decides.

Más información | Ministerio del Interior, INID
Foto | gaelx
Vídeo | publicidaddgt
En Circula Seguro | Llegan las vacaciones y la primera campaña de tráfico del verano 2012, Viajes y fiesta: primero el viaje, la fiesta más tarde

  • enforex

    Claro que no.