Como yo voy en autobús, que frenen los demás

Autobus de Barcelona Hasta ahora no había redactado ningún post crítico de verdad, pero por circunstancias de la mala leche que me invade cuando me hacen alguna maleducada maniobra, me voy a lanzar a ello. El caso es que iba yo esta mañana a trabajar en mi moto, cuando un autobús ha roto mi paz interna. Os voy a explicar qué ha pasado para que os imaginéis el escenario, pero me ha molestado mucho más lo que ha venido después que la maniobra en sí.

Para los que conozcáis Barcelona, venía yo por la Avenida Paralelo (una avenida con 2 carriles por sentido, con bastante tránsito a esas horas de la mañana), cuando me disponía a girar a la derecha para coger una calle perpendicular a la avenida en cuestión. Resulta que en la avenida, a unos escasos 20 metros antes de llegar a la calle por la que me disponía a girar, hay una parada de autobuses, donde al parar varias líneas, a menudo hay alguno parado en ese carril (que es un carril bus) cogiendo pasajeros. Y claro, si el autobús no tiene demasiados miramientos a la hora de incorporarse nuevamente a la circulación, vienen los problemas.

Sigo con mi versión de los hechos: hay un autobús parado en el carril de la derecha recogiendo pasajeros. Yo voy, entonces, por el segundo carril, y con el intermitente puesto indicando que voy a girar por esa calle a la derecha. Cuando estoy en paralelo con el autobús, el mismo pone el intermitente indicando que se reincorpora, y ni corto ni perezoso, empieza a tirar para adelante, imposibilitándome casi por completo girar por esa calle a la derecha. No sé aún cómo (supongo que porque ya estaba realizando la maniobra de giro), pero el caso es que he podido girar, y entonces, ha venido lo más triste del caso.

El conductor del autobús para el vehículo, abre las puertas, y se dirige a mí. Yo, evidentemente, me acerco para ver qué narices tiene que explicarme al respecto. Y se queda tan ancho diciendo: “Si el autobús pone el intermitente, tiene preferencia”. Claro, claro, entonces no sé para qué le ponen espejo retrovisor en su lado, señor conductor. Le digo eso mismo, y arregla su comentario anterior: “Te he visto, pero si yo pongo el intermitente me tienes que dejar pasar”. Definitivamente, si me has visto, es que eres un paya mal educado. El conductor pretendía que yo me quedara frenado en el segundo carril en medio de una avenida donde no paran de pasar coches, jugándome que se me lleven por delante, porque él no podía esperar 5 segundos a que yo acabara la maniobra que ya había empezado. Y además, se justifica explicándome lo razonable que es su manera de ver las cosas.

Y harto de discutir con una persona de la que era imposible extraer más de 5 palabras encadenadas sensatas y con algún rigor, le he dicho lo que realmente pienso muy a menudo de algunas maniobras que hacen determinados conductores de autobús y vehículos “grandes” (por suerte, no todo el mundo que conduce estos vehículos tiene tan poca sensatez): “Claro, como tú vas en autobús, ya frenarán los demás. Si tan buen conductor de autobús eres, ¿qué narices haces aquí parado discutiendo, mientras todos los pasajeros que llevas tienen que ir a trabajar y seguro que quieren llegar a la hora?” Y mientras me giraba, he tenido tiempo de oír el “estoy parado discutiendo porque podría haberme parado con tu moto debajo de mi autobús”. De verdad, este conductor “ejemplar” no se merece ni un insulto. Desequilibrados como éste deberían quedarse en casita y no poner en peligro a los demás. Un tío que sabe de sobras (así lo explica él mismo, vaya) que puede provocar un accidente si arranca de la parada cuando una moto viene ya girando, y a pesar de todo, arranca, no merece tener derecho a conducir ni tan siquiera un monopatín.

Y sirva este caso para concienciar un poco a la gente que lleva vehículos que por sus dimensiones pueden ocasionar importantes daños en caso de accidente. Todos tenemos que ser conscientes de lo que llevamos entre manos en todo momento, y para nada es lo mismo conducir un autobús, que un coche, que una moto. Hay que adaptarse a lo que llevas, y a medida que el tamaño del vehículo aumenta, el “chip” de la seguridad debería tomar más protagonismo en nuestro cerebro. Pero no sólo nuestra seguridad, la seguridad de los demás también es fundamental.

  • Si no he entendido mal el autobús estaba sobre un carril bus, ¿no? Independientemente de que el conductor se haya comportado como un auténtico energúmeno es importante recordar a los lectores que somos los demás usuarios, los que no circulamos por el carril bus, quienes debemos ceder el paso a los autobuses si vamos a cruzar un carril reservado a ellos para realizar un cambio de dirección o entrar a un garaje.

    Aunque tal y cómo lo cuentas me supongo que le habrá echado morro y habrá tirado para el frente sin mirar mucho más. Si la cosa hubiera sido que él ha puesto el intermitente antes de que tu comenzaras a efectuar el giro… entonces se pone reñida la cosa, porque efectivamente lleva prioridad y tú debes detener la marcha, incluso en un carril con cierto peligro.

    En cualquier caso no aumenta el sentido de la seguridad cuanto más grande es el vehículo, sino al revés, disminuye. Y disminuye más porque tienes menos riesgo de hacerte pupa si te metes un tortazo de aúpa. Y disminuye porque estás sometido a un estrés y presión constante que hacen que te acostumbres a un modo temerario de conducir sin pensar en las consecuencias. ¿Cuando aumenta más el sentido de la seguridad? Pues cuando, como en tu caso, circulamos en moto y tenemos un par de dedos de frente para saber lo que nos jugamos si nos comportamos mal.

    Lo cual deja claro que ojalá se aplique ya el CAP y además con dureza. Pero visto lo visto, aquí cada cual hará lo que quiera.

  • euskanbria, creo que es sensacional tu 3er párrafo del comentario, que viene a decir en otras palabras lo que intentaba transmitir en la moraleja de mi post. La realidad es que a más grande, más imprudencia, cuando debería ser todo lo contrario. Felicidades por una aportación magistral.
    Y por lo que respecta a lo del carril bus, eso no exime que si el conductor mira por el retrovisor a la hora de reincorporarse y ve que viene alguien que va a girar a la derecha, se pase el sentido común por el forro.

  • El conductor del bus tenía prioridad, está claro. Incluso aunque no hubiera carril bus, estamos obligados a facilitar la incorporación del mismo a la circulación.

    En tú caso concreto está claro que ese conductor debería haber renunciado a su prioridad en favor de tú seguridad.

    Se ha convertido en juez y ha dictado sentencia, y ese no es su trabajo. Aunque su vehículo tuviera prioridad sobre el tuyo.

    Aunque conductores así hay pocos. Yo he viajado muchísimo en bus en Barcelona y he visto muchos conductores. La mayor parte tienen un carácter muy respetuoso con el resto de vehículos. Tú te has encontrado con una excepción.

    Me alegro que no te pasara nada.

    🙂

  • Uno de esos amables conductores provocó un accidente en el que se vieron involucrados tres coches, mi madre la primera, por meterse a saco sin contar con el tráfico.

    Desde luego… no me los imagino haciendo eso en el examen práctico.

  • Pues lo hacen, Javier: te lo aseguro.

    Concretamente este mismo Lunes uno se saltó un STOP cuando no venía nadie y tras mandarle detenerse la examinadora y explicarle que “era un conductor terrorista” por su actitud al volante, el tío, todo indignado y cagándose en sus muertos por ser mujer, le dijo que “a ver si pretendía que parase si no venía nadie, que él conducía el autobús igual que en la calle donde lleva haciéndolo años en su país [colombia]”.

    Sin comentarios…

  • Vamos a ver, creo que los conductores tenemos que ceder el paso a los autobuses…no sé si el codigo de circulación lo indica así, pero mi sentido común me dice que un vehiculo en el que están viajando 20 o 30 personas tiene mayor prioridad que yo, que voy solo y en moto. Aparte de la dificultad de maniobra que tienen.

    Bien es cierto que algunos parecen decir lo mismo que se indica aqui “Como yo voy en autobus..que frenen los demás”.

    Pero es que en las grandes ciudades se pierde la calma muy facilmente..

    El comentario sobre el conductor colombiano, sobra.

  • Según yo, que soy su autor, no sobra jzzr1303. Viene al pelo al caso, puesto que el compañero Javier Costas reflexionaba sobre imaginarse o no a un autobusero saltándose la normativa en pleno examen práctico para obtener el permiso. Y yo, siguiendo la conversación, le respondí con una anécdota de un examen real ocurrido este mismo Lunes 15.

    Ahora bien, que me suena por donde van tus tiros: ¿sobra porque el conductor es colombiano? A mí esos prejuicios de raciocinio racista, politicamente correcto (sí, eso de no decir negro sino de color, no moro sino musulman… etc.) y el qué dirán me la trae muy flojita. A ver si ahora por ser Colombiano le voy a tener que subir a un altar y no contar cómo se salta los STOP sin importale lo más mínimo la seguridad vial y creyendo que puede continuar una vez obtenga el permiso haciendo lo mismo (sólo que luego llevará 30 personas a bordo).

    Vamos… hombre.