¿Cómo serán los conductores en España dentro de 20 años? Esto es lo que indica la pirámide de población

anciana al volante

España tiene un problema de natalidad. Y es que lleva 35 años por debajo del nivel de reemplazo generacional que supone tener una media de 2,1 hijos por mujer. Estos son algunos de los datos del ‘Informe de Evolución de la Familia en España 2016’, que hizo público este miércoles el Instituto de Política Familiar (IPF).

Además de los problemas que eso supone para la economía y el estado del bienestar (¿quién pagará las pensiones de jubilación?), también tendrá consecuencias a la hora de conducir. ¿Cómo serán los conductores en España dentro de 20 años?: esto es lo que indica la pirámide de población

Ya no hay pirámide de la población

Piramide generacional

De entrada, la pirámide de la población ya no tiene una forma piramidal. Antiguamente, la base era muy ancha (había muchos nacimientos) y terminaba en una punta bastante más pequeña (con los años, las personas iban falleciendo). Ahora, el número de nacimientos ha disminuido y se ha alargado la vida de los mayores. Dicho de otro modo, la población española ha envejecido y cada vez nos encontramos con un mayor número de conductores con mayor edad, con más limitaciones y enfermedades crónicas que pueden afectar a la conducción.

Aún así, los mayores auto-regulan mucho su conducción. Son conscientes de sus limitaciones y no asumen más riesgos de los que pueden, ni realizan tanto kilómetros, etc. El mayor riesgo de accidente que podrían tener por su condición física se ve minimizado por la auto-regulación que en su mayoría aplican.

Mayor igualdad entre hombres y mujeres

Otro cambio importante es una mayor participación de las mujeres como conductoras. De media, la mujer es más longeva que el varón, y además cada vez son más las mujeres que acceden al carné de conducción. En 2008, en la franja de los 55-59 años, 91,1 % de los varones tenía carnet de conducir, mientras que tan sólo el 59,2 % de las mujeres tenían el permiso.

A medida que las mujeres tuvieron acceso a la conducción (cambio en la sociedad y en el desarrollo económico), esa proporción se ha reducido. En los 30-34 años, 79,6 % de los varones tienen carnet de conducir frente al 75,1 % de las mujeres. Esta franja es la que dentro de 20 años tendrá entre 45 y 50 años.

Menor siniestralidad, pero con consecuencias más graves

Así, si se mantiene la tasa actual de natalidad en España (por debajo de los 2,1 hijos por mujer que permite el reemplazo generacional), dentro de 20 años la mayoría de los conductores -más de 10 millones de automovilistas- tendrá más de 55 años.

Una de las consecuencias a tener en cuenta como sociedad es que las personas mayores son más frágiles y, en caso de accidente, a la misma velocidad los mayores sufren mayores lesiones o más graves y se produce un mayor número de fallecidos. En 2014, la tasa de letalidad para un varón de 45-54 años es de 2.0, mientras que en la franja de los 75-84 años es de 6.4.

Este dato no sólo afectará a las estadísticas de siniestralidad de los próximos años, sino que debe hacernos reflexionar como sociedad (conductores, fabricantes, autoridades), pues nos afectará en cuestiones como sanidad público y seguros.

Fuente | Revista DGT
En Circula Seguro| ¿Abordamos ya el problema sobre personas mayores y conducción o esperamos un poco más?