Cómo se plantean la Seguridad Vial en… Alemania

Alemania es, entre otras cosas, la meca del Motor en Europa. También es el país más poblado de la Unión Europea, lo que hace que, en números absolutos, tenga unas elevadas cifras de fallecidos en carretera. ¿Por dónde pasa la solución al problema viario según se plantean la Seguridad Vial en Alemania? La implicación de todos los agentes es el eje en el que se basan las acciones que se llevan a cabo.

Acciones que tienen que ver con la mejora de la cultura vial de los alemanes, la protección a los usuarios más débiles, la reducción de los riesgos viales para los conductores noveles, el fomento de los sistemas de transporte inteligente para evitar riesgos del transporte rodado pesado, el cuidado en zonas rurales, la conservación de las infraestructuras y la agilización de los servicios de emergencia, entre otras.

En Alemania, el Consejo de Seguridad Vial (DVR) rige desde 1969 las cuestiones que atañen a la seguridad de la vía. El DVR coordina las actividades que realizan sus más de 200 miembros (entre ellos, el Ministerio de Transportes, los clubes de automovilistas, las asociaciones de fabricantes y la Organización de Voluntarios por la Seguridad Vial).  Además, a través de sus comités elabora programas de actuación enfocados en los usuarios adultos de la vía, los niños y jóvenes, las cuestiones legales, la Ingeniería de Tráfico y la Medicina de Tráfico y cuidados post-impacto. El DVR sigue, desde hace años, la Visión Cero propia de Suecia y fundamentada en cuatro principios básicos:

  1. El ser humano no es infalible.
  2. Los límites se establecen atendiendo a la resistencia del ser humano.
  3. Una vida no es negociable.
  4. Tenemos derecho a un entorno de transporte y de trabajo seguros.

Con todo, el papel de la DVR se realiza a nivel de toda Alemania, pero el país cuenta con centenares de comisiones locales que estudian de cerca la problemática vial en cada entorno preciso y concreto para darle soluciones específicas. Por último, cada año se realizan en toda Alemania no menos de 2.000 investigaciones sobre siniestros reales en el momento posterior al suceso. Esta línea de actuación cuenta con un presupuesto que sufragan a medias el gobierno federal y los fabricantes de automóviles, y que sirve para avanzar en el estudio de las consecuencias de la siniestralidad y, por ende, en el establecimiento de las consiguientes medidas preventivas.

Seguridad Vial en Alemania, desde la cuna

Resulta curioso ver un spot sobre Educación Vial como el que tenemos sobre estas líneas. No se trata de un ejercicio de sensibilización extrema ni se muestran graves consecuencias derivadas de no observar la normativa vigente. Es mucho más sutil que eso. La campaña del DVR ‘Gelassen läuft’s‘ (“corramos”, en alemán) nos muestra la necesidad de orden y concierto a fin de tener una actitud adecuada para la convivencia en la vía pública. O de tomarse las cosas con calma, si vamos un poco más allá y pensamos en el público adulto.

Si nos quedamos entre los niños, vale la pena tener en cuenta que en Alemania la Educación Vial se imparte en la escuela pública, donde desde edades tempranas se instruye a los niños en el uso de la vía. Así, lo frecuente es ver a niños que van y vienen del colegio sin la compañía de un adulto. Como es lógico, para cada franja de edad se trabajan unos contenidos específicos con la ayuda del abundante material pedagógico que edita el propio Ministerio de Educación y Cultura de Alemania.

Seguridad Vial en Alemania

Dos diferencias normativas importantes entre Alemania y España

Aunque en la normativa aplicable en Alemania no se observan grandes diferencias con las normas y limitaciones que tenemos en España, hay dos factores que no podemos pasar por alto, ya que sirven para ejemplificar por dónde se mueve la sensibilidad alemana hacia la poblemática de la siniestralidad vial y, por tanto, por dónde se mueve la sociedad para mejorar la seguridad vial en Alemania.

En primer lugar está la falta de limitación de velocidad en determinados tramos de autobahnen, una cuestión que, no obstante, es objeto de polémica recurrente en el país cada vez que se abre el debate sobre acabar con esa salvedad normativa insólita en el resto de la Unión. Es un comentario habitual el que relaciona la alta velocidad con la disciplina de los alemanes. Sea esto o no cierto, el derecho a la circulación a velocidad libre es un hecho diferencial que, por sí mismo, tiene una entidad importante allí.

Otra diferencia la encontramos en las alcoholemias, y es que si bien la tasa máxima general es en Alemania, como en España, de 0,5 g/l de alcohol en sangre, los conductores noveles tienen que observar 2 años, y en cualquier caso hasta cumplir los 21 años, una tasa de alcoholemia de 0,0 g/l. Aquí, como sabemos, esa tasa es de 0,3 g/l, lo que da pie a que exista consumo de alcohol combinado con la conducción. En Alemania la tasa para conductores profesionales también es de 0,0 g/l, mientras que en España, de nuevo, es de 0,3 g/l de alcohol en sangre.

A pesar de que este repaso necesariamente deja en el aire muchos puntos, la idea general que podemos extraer sobre cómo se plantean la Seguridad Vial en Alemania se resume en dos palabras: rigor y disciplina. El resto viene dado por la vía de la educación y siguiendo la premisa de que un problema, cuando no se aborda de forma frontal a tiempo, crece y acaba convirtiéndose en un verdadero quebradero de cabeza.

En Circula Seguro | Seguridad Vial en nuestro entorno

  • Escargot

    La diferencia está clara: educación vial en los centros educativos con implicación del Ministerio. Allí les enseñan Educación Vial para que no se la peguen, aquí nos enseñan Religión para que cuando nos la peguemos vayamos al cielo.

    Faltan algunas cosillas que muchos sabemos sobre las autobahnen… Cómo están hechas, cómo actúan los servicios de emergencias… Entiendo que el artículo no puede abarcarlo todo, así que eso lo añado yo. Y, por supuesto, también hay diferencias: ante los 80 cm de grosor del firme de las autobahnen en España cada carretera es hija de su padre y de su madre… trazados muy mejorables, cutredesdoblamientos disfrazados de autovías, falta de mantenimiento… Y, en cuanto a las emergencias, comparo los helicópteros alemanes llegando en un inte con la única vez que he llamado en mi vida al 112 y no sé si reírme o llorar. La operadora no entendía ni la dirección que le decíamos.

  • HijodeCain

    La irracional conducta de nuestros gestores, encajados en criterios de sanciones y regulaciones poco afortunadas, hace que los buenos ejemplos en materia vial que se realizan por nuestros vecinos pase desapercibida.

    En Alemania, en el 1997, con 55 millones de habitantes, morían 24.000 personas al año en accidentes de carretera; en el año 2005, siendo ya 80 millones, murieron 6.000.

    Las cifras lo dicen todo, el empeño, la racionalización del problema y la búsqueda de soluciones y no de culpables, permitieron crear un sistema de ayuda al accidentado que, además, y sobrepasando el ámbito viario, ha mejorado el nivel de asistencia sanitaria de la población en general.

    Este es mi agradecimiento al Dr. Erwin Stolpe… del que tuve noticia por primera vez en una entrevista concedida a La Vanguardia el domingo, 26 de junio de 2005 en su revista dominical.