¿Cómo se construye una rotonda?

Obras en una rotonda

Hace unas semanas fui testigo de la construcción de una nueva rotonda en uno de mis trayectos más habituales. De hecho, es bastante habitual encontrar obras en la carretera en pleno verano, y es que se supone que en estas fechas el volumen de tráfico disminuye. Se supone, digo.

El caso es que, dejando de lado los innegables inconvenientes que tiene para quien se encuentra los trabajos en la carretera, siempre me llama la atención la ejecución de estos proyectos, ver cómo aquello que tú creías que quedaba muy alejado de la carretera en unos días pasa a estar integrado en tu ruta, y cómo aquel camino por el que te hacían pasar y que tú creíste definitivo es ahora un lateral que queda en sentido contrario al que tú empleabas.

Me parece curioso este planteamiento. Desde luego, es absolutamente lógico desde el punto de vista de quien lo pone en práctica para garantizar el tránsito de vehículos mientras dura la actuación. Después de todo, y aunque normalmente no le damos importancia a este pequeño detalle, mientras dura la obra… seguimos pasando por allí con el coche.

De todas formas, esa práctica de desvíos y contradesvíos tiene otra lectura, y es que el conductor no acaba de encontrar su sitio hasta que no pasa el tiempo, las marcas en vez de amarillo cachumbo pasan a ser blancas y todo vestigio de que allí hubo una obra queda enterrado en el recuerdo.

Seguramente por todo esto me ha hecho gracia este vídeo, que muestra una animación a alta velocidad de las diferentes fases de construcción de una rotonda que, técnicamente, sería un… (a ver si lo digo bien) enlace tipo diamante con pesas elevado sobre el tronco de la carretera principal, y si me he equivocado, que alguien me lo diga, por favor.

Vamos, lo que vienen siendo un par de rotondas haciendo un ocho encima de un puente:

Como conductores, deberíamos tener en cuenta la adaptación al medio que siempre reivindicamos en Circula Seguro, porque si cambia el entorno, el conductor debe ser responsable de adecuar su comportamiento en todo momento.

Y esa adecuación debe llevarla a cabo en todo momento, aunque mientras dura la obra pueda llegar a perder un poco el sentido de la orientación, sí. O quizá precisamente por eso…

Foto | Sergis Blog
Vídeo | jcl72352
En Circula Seguro | Si hoy cambia la señalización, el responsable de cumplirla eres tú

  • pepserra

    Curiosa forma elegante de resolver una rotonda con paso subterraneo de trafico.
    Muchas de ellas al ser eso, simples anillos bajo las cuales circula trafico y que obligan a colocar grandes quitamiedos de acero centrales(veanse las de ronda de dalt en BCN) y algunas sin gran radio, anulan parte de la vision que debe poseer todo conductor que entra en ellas , de los que ya estan rodeándola. por que quien la rodea se centrifuga de lo lindo en ellas.

    En la que has puesto en el video, dudo que eso ocurra…

    Otro tema es el de los eternos proyectos congelados por la crisis…que ponen en riesgo perpetuo a los conductores que deberian tomar por transitorio lo que se vuelve eterno…

  • Antonio Serrano

    Reconozco que me encantan las glorietas, ese gran invento para reducir el número de puntos de conflicto en la circulación. Me gusta la idea y me gusta analizar cómo nos comportamos en ellas. Somos capaces de lograr que una gran idea se convierta en un fiasco por no usarla de forma segura. Continuamente vemos en ciudades y carreteras cómo las entradas, las trayectorias y las salidas cada uno las hace a su aire, sin pensar ni en ellos mismos ni en los demás. Por eso me ha parecido curioso asistir a la construcción de una glorieta, ya que presencio a diario cómo las destruimos, aunque sea en sentido figurado. Sin duda aproximar la realidad de una obra civil al ciudadano medio es una buena forma de entender que las construcciones no salen de la nada, que se construyen para un fin y que podemos beneficiarnos todos de ese esfuerzo. Es nuestra elección: podemos ayudar a reducir los conflictos si usamos estos elementos de forma segura.

    • Josep Camós

      Me ha encantado tu forma de verlo. De verdad. 🙂

  • pepserra

    Antonio, pese a las multiples criticas sobre este tipo de obra y como resolvio elegantemente el eterno problema de una interseccion, yo tambien soy de los que las defienden, con sus pro y contra, como todo.

    Creo que uno de los grandes conflictos entre las rotondas y el conductor, es que no entiende todavia o no aplica ese continuum que sigue existiento entre una carretera en linea recta y ellas y se le olvida que sigue rigiendose por las mismas reglas.
    Efectivamente, de nosotros depende que valgan la pena…

  • pepserra

    Antonio, pese a las multiples criticas sobre este tipo de obra y como resolvio elegantemente el etrno problema de una interseccion, yo tambien soy de los que las defienden, con sus pro y contra, como todo.

    Creo que uno de los grandes conflictos entre las rotondas y el conductor, es que no entiende todavia o no aplica ese continuum que sigue existiento entre una carretera en linea recta y ellas y se le olvida que sigue rigiendose por las mismas reglas.
    Efectivamente, de nosotros depende que valgan la pena…

  • pablo500

    Discrepo de tu definición:

    Yo no veo “un par de rotondas haciendo un ocho encima de un puente”. Yo veo sólo una rotonda encima de un puente, pero con planta no circular, sino de “ocho”.

    • Josep Camós

      ¿Ves cómo al final lo iba a decir mal? Llevas toda la razón. 🙂

  • escargot

    Paso por un sitio por el que están construyendo una rotonda para poner fin a un tramo de autovía que dicen que van a inaugurar pronto (llevan siglos diciendo eso) y esto es lo que veo:

    – Anteriormente había un cruce algo complicado a un lado de la carretera, al otro nada.

    – Han empezado haciendo un semicírculo al lado que no había nada. No afecta al tráfico, pero hay que reducir la velocidad.

    – Después tendrán que pasar al otro lado y me imagino que harán lo mismo.

    Imagino que acabará siendo una rotonda cerrada, pero a lo mejor está un tiempo como abierta, igual que una que hay a unos pocos kilómetros. Hicieron lo mismo que he comentado (aunque el cruce no era tan complicado), pero con el parón de las obras ha habido rotonda abierta hasta aburrir. El efecto ha sido que la gente pasaba embalada.

    No soy una gran defensora de las rotondas porque a veces se pasan de poner rotondas (ejemplo típico: Tauste, es para volverse locos) y porque la gente hace lo que le da la gana en ellas… pero reconozco que una rotonda bien hecha nos facilita las cosas. Y la primera que he comentado creo que lo hará, ya he visto unas cuantas cosas en ese cruce que no me han gustado nada. Y la gravedad no sólo estaba en una posible colisión por no respetar las prioridades… sino en que el que pasa por ahí y no tiene culpa de nada va mucho más deprisa de lo que iría en una rotonda, donde reducir nos toca a todos.