Cómo regular la posición de conducción: manejo del volante

Volante

La posición de conducción o al volante, como suele decirse, empieza realmente cuando después de regular el asiento, reposacabezas, espejos y cinturón de seguridad decidimos arrancar el vehículo. Para ello, primero, desbloquearemos el volante tras girarlo hacia la izquierda a la vez que giramos la llave (si el coche no es automático) y, segundo, comprobaremos que podemos girarlo hacia los lados antes de iniciar la marcha e incorporarnos a la circulación.

El volante es el principal elemento de dirección, generalmente en forma de aro, con el que el conductor, desde su posición, dirige la trayectoria del vehículo. Si bien, llevarlo ajustado en altura (como vimos tras regular el asiento) y conociendo la manera correcta de coger el volante, sus movimientos básicos y en definitiva, aplicando una serie de técnicas durante la conducción, conseguiremos una conducción más cómoda y, por tanto, más segura.

En primer lugar, la posición del conductor frente al volante le debe permitir que al extender sus brazos sin rigidez, sus muñecas reposen sobre la parte alta del volante. Por otro lado, para completar la postura correcta, sus hombros no deben separarse de la parte alta del respaldo sin detrimento de su visión hacia adelante o hacia la información que le proporcionan los mandos del vehículo. Otro dato, no menos importante es que antes de exceder en altura es preferible bajar el volante y el asiento y así dejar más espacio entre la parte alta de la cabeza y techo del vehículo, consiguiendo así más seguridad en caso de vuelvo.

La posición correcta de las manos en el volante

manos en volante

La conducción requiere estar seguro primero de saber dominar los mandos del vehículo y para ello, volante, manos y brazos del conductor tienen que ser uno, como si estuviesen unidos. Y digo esto por dos razones: La primera, porque el volante debe ser manejado por las dos manos durante cualquier maniobra, salvo que una de ellas tenga utilizar la palanca de velocidades u otro mando previo a la maniobra. Afortunadamente, hoy en día, casi todos los coches te permiten acceder al resto de dispositivos del vehículo sin necesidad de quitar una de las manos del volante. La otra razón es que conducir con una mano por comodidad, además de potenciar una distracción, puede restar tiempo a la hora de realizar cualquier maniobra y, por consiguiente, mayor posibilidad de sufrir un siniestro vial.

Las posiciones correctas de las manos sobre el volante consiste en situarlas, comparando el volante con un reloj y sus manillas con las manos, entre las diez y diez y las tres menos cuarto. Cuando digo: sobre el volante, me refiero a que hay que agarrarlo de forma que no se resbale mientras se gira hacia los lados ni tampoco de manera que provoque tensión en los brazos pues éstos no tienen por qué estar rígidos. Hoy en día, gracias a la dirección asistida en los vehículos no se necesita emplear la fuerza.

Además, en el agarre hay un detalle que no quiero pasar por alto y son la posición de los dedos pulgares, de tal manera, que éstos queden por fuera apoyados sobre el marco del círculo evitando que queden por debajo del volante. Ya, que, según los expertos, (aunque creo que, a día de hoy, hemos ganado mucho en estabilidad y suspensión del vehículo), debido a las vibraciones del sistema de la dirección del coche por la configuración del terreno pueden provocar en nuestra espalda, en el caso de pasar por un badén o socavón, una lesión cervical o agravarse este tipo lesiones en el caso de impacto contra otro vehículo, frenada brusca o cualquier maniobra de respuesta inmediata.

Cómo mover el volante con seguridad

coches_locos

La conducción requiere el buen uso o manejo del volante para controlar de forma segura la dirección del vehículo. Para ello, si dividimos el volante en dos medias porciones, trazando una línea imaginaria como si fuese el diámetro de una circunferencia, y las manos en la posición de las tres menos cuarto, si movemos los brazos de izquierda a derecha o al revés, dependiendo de la amplitud del trazado, conseguiremos tomar una curva suave sin esfuerzo.

En vías interurbanas, con curvas cerradas, con un giro de radio más pronunciado, se procedería de la siguiente forma: Si la curva es hacia la derecha, giraremos con firmeza el volante colocando la mano derecha tras su desplazamiento (siguiendo con el ejemplo del reloj) de las tres a las doce para tirar del volante hacia abajo y como mucho hasta las seis. La mano izquierda permanecería abierta en las nueve y preparada para ceder más si es necesario o para deshacer el giro. Por otro lado, si la curva es a la izquierda, los giros se realizarían al revés que a la derecha. Todo ello, teniendo en cuenta que tenemos que facilitar el retroceso del volante hasta su posición normal quedando una mano en su posición correcta y la otra girando tras su desplazamiento desde su zona más alta.

No obstante, este tipo de maniobras tanto si son nuevas para nosotros como si tenemos poca experiencia conviene primero realizar unas prácticas en vías no abiertas al tráfico o incluso en casa simulando con el uso de un plato de una vajilla un volante para saber cómo realizar los movimientos correctamente y así durante la conducción evitar cualquier situación de riesgo que se nos presente como, por ejemplo, una posible maniobra evasiva incorrecta ante la presencia de un animal, un cambio brusco del trazado no señalizado o no conocido, ante la irrupción de un peatón en la calzada, una retención de vehículos por imperativos del tráfico, etcétera.

Un conductor al volante debe inspirar confianza y seguridad

conductor

Otro factor a tener en cuenta es que las distracciones en la conducción pueden estar motivadas, en parte, por un uso indebido del volante. Todavía recuerdo, de entre aquellos vídeos antiguos de la DGT, alertando sobre la falta de atención al volante, y como causa de siniestro vial, el hecho de intentar echar un insecto del interior del vehículo o quitarse el conductor mientras conduce una prenda de abrigo por exceso de calor. Son situaciones que pueden evitarse cumpliendo con la responsabilidad al volante y con las normas de circulación en cuanto a una parada por emergencia para no poner en peligro nuestra vida y la de los demás.

Para terminar, la posición de conducción correcta requiere ir atento, evitando el exceso de confianza y siempre con todos los sentidos, y no sólo para controlar mejor el vehículo, sino también para que los sistemas de seguridad pasiva del vehículo como, por ejemplo, el airbag no nos cause lesiones indirectas. Por tanto, si quieres disfrutar del paisaje o ir cómodo durante el viaje, ve de pasajero o bien, utiliza un transporte público pero no pongas en riesgo, por unos segundos, tu vida. Al volante, utiliza las dos manos.

(En éste vídeo, para ampliar más información, podemos ver con qué facilidad se pueden hacer los cambios de dirección en vías urbanas, si hacemos un buen uso del volante):

Foto | Ben Stassen, psicoactiva, Toni Castillo
Vídeo | Rafael Taberner
En Circula Seguro | Cómo regular la posición de conducción: el asiento, reposacabezas, espejos y cinturón de seguridad

10 comentarios

Autoescuela Torres

En el vídeo , los giros a la izquierda, no se hacen correctamente, se invade el sentido contrario, para dar las explicaciones, no se deberían soltar las manos del volante y la parada en vías de doble sentido se debe de efectuar en el lado derecho y no en el izquierdo invadiendo el sentido contrario.
P.D Y el cinturón de seguridad?

Enlace permanente al comentario
escargot

Me estaba poniendo mala de ver cómo soltaba las manos en las rectas. Ahora mismo no caigo en cómo hago el giro pero os aseguro que no suelto el volante para hablar.

Enlace permanente al comentario
Capreolus

Bueno, si las clases son sobre conducción avanzada y sobre un tema específico como es el uso del volante, forma de hacer los giros, se supone que el lugar donde son realizadas esas prácticas cuentan con la garantía del profesor.

Enlace permanente al comentario
Elisa

A mi tampoco me ha gustado el vídeo. La invasión del carril contrario me parece muy exagerada. Esto es peligroso, todavía más si se hace en una carretera de curvas. No soy experta, pero esto…¿es por comenzar a girar demasiado pronto?
Si os fijáis, al final del vídeo (3:49) gira el volante de manera diferente a como iba explicando.

Enlace permanente al comentario
Capreolus

Es cierto, creo que no hace uso del cinturón o por lo menos la banda superior no es visible. No obstante, como he comentando antes, me quedo con las explicaciones a motor parado, sobre el uso del volante, que es precisamente de lo que trata el presente artículo.

Enlace permanente al comentario
toni22m

El conductor de la primera foto lleva el volante al menos 10 cm más lejos de lo necesario, lo que le obliga a llevar los brazos demasiado rectos y arquear la espalda separándola del respaldo.

Enlace permanente al comentario
Rasaca22

Interesantídsimos sus buenos comentarios y consejos.Quisiera y como soy novato o mejor estoy haciendo el curso se me instruyera un poco má sobre el manejo del volante y la reversa.Cordial saludo.

Enlace permanente al comentario
Darío Peña

Y ni que decir del exceso de velocidad que llevaba en esa zona residencial. Justo en el momento que el se distrae para empezar a organizar la rotación de las personas que harán la práctica, se le olvida todo lo que estuvo explicando y mueve el volante sin técnica y como puede, Muy Mal!!
También me quedo solo con la explicación en estático. Saludos.

Enlace permanente al comentario

Deja un comentario