Cómo quitar y evitar el hielo en el limpiaparabrisas

Circula Seguro hielo en el parabrisas

Una de las señales inequívocas de que el invierno ha entrado de lleno es cuando te dispones a montarte en tu vehículo y te encuentras hielo en el limpiaparabrisas. Es un fenómeno de lo más natural y que nos encontramos con bastante frecuencia; sin embargo, a menudo no sabemos darle la importancia que tiene este hecho, y sobre todo los problemas que nos puede acarrear. Saber qué hacer en estos casos es fundamental para que este pequeño contratiempo no se convierta en una catástrofe.

No conducir nunca con hielo en el parabrisas o en la luna

Lo primero que suele ocurrir en estos casos es que tengas la tentación de montarte en el coche y esperar a que se quite el hielo durante la marcha. Pero si vas con prisas, lo mejor que puedes hacer es asumir que vas a llegar tarde a tu destino (avisa si alguien te está esperando) porque en esas circunstancias no puedes conducir, y te vamos a decir porqué.

Circula Seguro hielo en el parabrisas

Para que te hagas una idea de lo importante que es tener el parabrisas totalmente despejado, debes saber que el 90% de la información del tráfico la recibimos a través de la vista. Conducir, por tanto, no es en absoluto una cuestión de inercia, de conducir de memoria o de saberse el camino. Si tan solo despejamos una parte del parabrisas (aunque sea la que tenemos justo delante), debemos saber que estamos multiplicando las posibilidades de sufrir un accidente.

De hecho, el 82% de los accidentes en carretera tienen lugar en condiciones de baja visibilidad. Otro dato más preocupante: 1 de cada 5 accidentes mortales suceden condiciones climatológicas desfavorables. Datos preocupantes sobre todo teniendo en cuenta que, según encuestas, el 52% de los conductores españoles reconocen haber conducido alguna vez con hielo en el parabrisas.

Como quitar el hielo del parabrisas o de la luna

Para responder a esta pregunta, vamos a ver primero lo que no vamos a hacer para quitar el hielo. En primer lugar, no vamos a abrir el coche y montarlos en él, porque dentro se esté más calentito. Tendremos la tentación de quitar la capa helada con el limpiaparabrisas (algo que puede dañar las escobillas irremediablemente) y de accionar la calefacción a tope en posición antivaho, algo que debemos evitar a toda costa. ¿Recuerdas cuando en el colegio nos explicaron el efecto de contracción y dilatación de los materiales ante los cambios de temperatura? Pues eso es exactamente lo que le puede pasar al parabrisas, resquebrajándose si ese cambio de temperatura es demasiado repentino.

Por este mismo motivo, nunca debemos echarle agua caliente por encima. Sí podemos facilitar el deshielo con agua templada o “del tiempo”, tal como sale del grifo. Puede ser que nos dé la sensación de que se forma una nueva capa de hielo, pero ya será mucho más fácil de eliminar. La sal también ayuda al deshielo, pero en vez de aplicarla tal cual (que podríamos rayar la luna), podemos diluirla en el agua que vayamos a echarle.

Por último, la mejor manera de eliminar el hielo es con un rascador y poniéndonos manos a la obra. Existen rascadores especiales para esta tarea, de materiales plásticos que no dañarán la luna (por mucho que los gurús del motor te digan que sí). Si el kit de tu coche no trae uno ya de serie, podemos adquirirlo en cualquier tienda especializada incluso en las grandes superficies. Si en cambio la helada nos ha pillado sin nada de eso, siempre podemos utilizar alguna tarjeta de plástico sin valor o incluso un trozo de cartón. Se trata, en todo caso, de soluciones temporales.

Circula Seguro hielo en el parabrisas

Cómo evitar hielo en el parabrisas o la luna

Una vez superado el trance del primer día de helada, ahora debemos pensar qué podemos hacer para evitar que vuelva a ocurrir. Por supuesto, lo mejor que podemos hacer es guardar el coche en el garaje, donde no estará tan expuesto, pero es una solución que evidentemente no está al alcance de todo el mundo.

Un truco que sí es muy accesible es colocar trapos o cartones sobre el parabrisas. Con ello estaremos protegiendo considerablemente la luna, y veremos cómo reducimos visiblemente la formación de hielo. Una buena idea es sujetar estos trapos o cartones con los limpiaparabrisas por encima, con lo que conseguiremos sujetarlos mejor en caso de que haga viento y evitaremos que las gomas de las escobillas no se peguen en la luna del parabrisas.

Circula Seguro hielo en el parabrisas

Por último, como consejo adicional es recomendable que rellenemos el depósito del agua del limpiaparabrisas con líquidos específicos para ello, pues suelen tener anticongelantes que harán que el agua no se congele en los conductos y que nos resulte más fácil eliminar el hielo del parabrisas.

Y ya para terminar, debemos recordar que, aunque hayamos despejado el parabrisas frontal de nuestro coche, no debemos olvidarnos de la luna trasera, las ventanillas y los espejos retrovisores. Estos también son elementos que contribuyen a nuestra visión de la carretera y debemos procurar su buen estado igualmente.


En Circula Seguro | Cómo evitar las lunas empañadas y el hielo en el parabrisas

Imágenes | iStock: mkrberlin, ratmaner, Smileus,  Goran Jakus Photography.