¿Cómo influye la vista en la conducción?

gafas

La vista, junto con la anticipación y el espacio, es uno de los elementos más importantes y necesarios en la conducción ya que saber actuar con seguridad y confianza en nosotros mismos para evitar cualquier peligro es, precisamente, una técnica de la conducción preventiva. De ahí, la importancia de tener una visión correcta a la hora de conducir para saber guiar la mirada y recoger toda la información necesaria, con independencia de las acciones de otros usuarios y estado de la vía con sus condiciones climatológicas.

Pues sin más preámbulos, hoy, hablaremos sobre cómo nos afecta la visión en la seguridad vial y conoceremos algunas técnicas de visión para conducir con seguridad.

Los efectos negativos de la visión

visión borrosa

Ni que decir tiene que, la agudeza visual influye en la seguridad vial. Como ya sabemos, el conductor, debido a que la mayor parte de la información para la actividad de la conducción le llega por la vista, se ve obligado a realizar constantes esfuerzos para captar todo cuanto ocurre a su alrededor. También hay que añadir otros aspectos como son las distintas enfermedades o defectos oculares, como son los de refracción y reflexión de la luz que pueden surgir del parabrisas, del vapor de agua, de las diferentes capas de aire de distinta temperatura, embellecedores, etcétera.

Por otro lado, la conducción nocturna crea en todo conductor una miopía de una dioptría y si a ello le añadimos la fatiga por constante acomodación de la pupila, la tensión psíquica de querer ver lo que no se ve, de distinguir las sombras de los objetos (ya que no se distinguen los colores), el humo de los cigarrillos, la suciedad del parabrisas, los constantes cambios de luminosidad por los vehículos que circulan en sentido contrario, las marcas viales, etcétera…, llegamos a la conclusión de que el conductor tiene que terminar muy fatigado y que está soportando un nivel de riesgo muy alto.

La fatiga visual disminuye la capacidad del ojo para mantener la imagen en la retina y produce necesariamente errores en la percepción, que son: errores en la percepción de las distancias; falsa sensación de profundidad y errores en la apreciación de la velocidad; ilusiones de falso movimiento e interpretación errónea de forma y perspectiva; lentitud de la acomodación pupilar (por ejemplo, la entrada y salida de un túnel) y, por último, reducción de los contrastes, sobre todo, durante el amanecer y el atardecer.

Las técnicas de visión en la conducción preventiva

conducción

Como conductores tenemos unas limitaciones que requiere la conducción de vehículos a motor, sobre todo, cuando hablamos de velocidad. Si lo pensamos bien, la naturaleza sólo nos ha preparado para circular a 4 ó 5 km/h, que es la velocidad a la que camina una persona. Por tanto, si queremos conducir con seguridad un vehículo y evitar un posible siniestro vial tenemos que compensar estas limitaciones aplicando las siguientes técnicas:

El conductor debe mirar a lo lejos para tener anticipación y facilitar la toma de decisiones y respuesta. Es decir, no debemos mirar sólo el vehículo que nos precede sino, también, recoger la información del resto de elementos del tráfico rodado como, por ejemplo, señales, peatones, animales, construcciones de obra, etcétera…, con tiempo suficiente para poder analizarla y reaccionar adecuadamente.

Reconocer continuamente el entorno por donde circulamos para abarcar la visión lateral y periférica incluyendo los márgenes de la vía. Nuestra visión necesita un tiempo para poder analizar el entorno que nos rodea y como éste es muy cambiante debemos examinarlo constantemente, es decir, no bajar la guardia ante, por ejemplo, un peatón que pretende irrumpir por un lugar no habilitado, la apertura de una puerta de un vehículo estacionado, un vehículo de dos ruedas que nos adelanta por la derecha, etcétera…

Mirar por los retrovisores constantemente y no sólo al maniobrar para saber en todo momento lo que rodea a nuestro vehículo. La frecuencia con la que se mire por los retrovisores dependerá, evidentemente, del tipo de vía y la intensidad del tráfico pero se recomienda que la frecuencia mínima esté entre los cinco y diez segundos. Y, por supuesto, es imprescindible usar los retrovisores antes de cualquier maniobra y especialmente antes de frenar para evitar una posible colisión por alcance contra nosotros o indirectamente.

Girar la cabeza para controlar el ángulo muerto en maniobras o desplazamientos laterales como, por ejemplo, incorporaciones, cambios de carril, circulando por una glorieta circular, etcétera…, ya que con este comportamiento completamos la información que nos dan los retrovisores. Unos 45 grados de giro de cabeza son más que suficientes para completar esa visión que nos falta y evitar las colisiones laterales que ocasionan los ángulos muertos.

Para finalizar, a los mandos del vehículo, ¡abre tus ojos!. No esperes a que te caduque tu carnet de conducir para revisarte la visión y evita la conducción nocturna, sobre todo, si has sido operado recientemente de problemas visuales.

Foto | zentolos, Xavier Luque, renato.sepulveda
Más información | Agudeza visual y conducción
En Circula Seguro | Conducir con sol: ¿qué tipo de gafas son las adecuadas?, La diferencia entre un accidente y su posibilidad (1): la visión subjetiva

  • Daniel

    Faltaría mencionar un punto importante para la visión al conducir, que es la limpieza del parabrisas. Tanto interior como exterior. Y no me refiero a soltar un chorro de limpiaparabrisas de vez en cuando.

    Mejor tener en la guantera una bayeta y quitar el polvo y los mosquitos antes de la salida, que quedarnos sin visión porque el sol hace que el polvo brille sin dejarnos ver nada. O que no veamos lo que hay por detrás a la noche porque los faros convierten el parabrisas en una linterna gigante.

    Y por dentro conviene limpiar bien, para reducir la posibilidad de formación de vaho.

    Esto lo aprendí bien de mi profesor de autoescuela. Siempre limpiando bien todo antes de cada clase para evitar problemas. Al punto que en viajes largos prefiero parar para quitar el típico mosquito estampado en medio antes de que el limpia lo convierta en un molesto borrón, y de paso aprovechar a estirar las piernas.

    • capreolus

      Efectivamente Daniel, la limpieza del vehículo es uno de los consejos que se dan para ganar visibilidad en el vehículo. He omitido algunas recomendaciones como la que has mencionado para no extenderme demasiado pero no está de más darla a conocer.
      Un saludo.