¿Cómo ha progresado la seguridad de los coches nuevos en seis años?

Presentación estudio Fundación MAPFRE

La semana pasada se presentó en Madrid un informe de la Fundación MAPFRE titulado Evolución de los sistemas de seguridad entre 2007 y 2012. Entre sus 191 páginas encontramos conclusiones muy reveladoras sobre cómo se avanza en la implantación de sistemas de seguridad y su impacto en la reducción de la siniestralidad.

En los últimos años, aunque pueda no parecerlo, ha mejorado la implantación de estos sistemas, siempre hablando de la equipación de serie. Hablamos de un periodo de seis años en que las ventas de turismos y todoterrenos han bajado a la mitad debido a la crisis económica.

Hay dos grandes grupos de sistemas de seguridad, los activos, que previenen el accidente, y los pasivos, que reducen las consecuencias del mismo una vez este se produce. La Fundación MAPFRE ha analizado la equipación de serie de varios modelos en distintos segmentos, cubriendo más del 90% del mercado.

CBC o control de frenado en curva

Muchos de estos sistemas se han inventado hace muchos años, pero su implantación como equipo de serie depende de varios factores. Desde el punto de vista del fabricante hay que considerar los costes de desarrollo que implican y qué demanda van a tener, en función del precio que se les ponga y en qué segmento se pone.

El ABS, por ejemplo, apareció en 1978, pero en coches de alta gama como la Clase S de Mercedes-Benz. Hemos tenido que esperar a 2004 para que sea obligatoria su instalación en todos los turismos de la Unión Europea. Hoy día todos los coches nuevos lo tienen, la implantación es del 100%.

En el caso del ESP, la obligatoriedad ha venido a partir de noviembre de 2011, por lo que antes de esa fecha encontramos mucha menor implantación sobre todo en los segmentos más humildes, el A (utilitarios pequeños) y el B (utilitarios). En alta gama, con o sin obligatoriedad, el ESP es algo ya normalizado al 100%.

BLIS

Sin embargo, en alta gama –segmento E– no podemos hablar de que el equipo de serie lleve todos los sistemas de seguridad disponibles. Por ejemplo, el control de crucero activo con frenado automático, que mantiene la distancia de seguridad en autopista considerando el tráfico, no lo equipa de serie prácticamente ningún modelo.

La Fundación MAPFRE cree que la seguridad debe ser algo obligatorio y no opcional. Desde Circula seguro estamos de acuerdo con dicha afirmación, porque invertir en seguridad supone grandes ahorros económicos en una escala macro. Cada accidente con víctimas que se evita reduce las consecuencias económicas y humanas.

Los fabricantes van introduciendo paulatinamente en los segmentos inferiores, como equipo de serie, elementos que ya se disfrutaba en la alta gama años atrás. Pero su esfuerzo choca contra una realidad, y es que el consumidor, cuando ha de elegir mayor seguridad, no siempre encuentra la relación coste/beneficio interesante.

Airbag

La obligatoriedad de los sistemas de seguridad está ayudando a reducir las víctimas de tráfico. Fijémonos en estos datos, de los 4,5 millones de siniestros que se vienen a producir en España anualmente, en unos 52.000 casos se repararon vehículos cuyos sistemas de seguridad pasiva habían tenido que funcionar, según datos de Audatex de 2012.

El informe también hace hincapié en que hace falta ser un auténtico experto en automóvil para conocer a qué corresponden más de 400 siglas referidas a sistemas de seguridad y que varían de un fabricante a otro. Por ejemplo, el control de estabilidad puede figurar como ESC, VDC, VSC, VDIM… en vez de ESP.

Hace falta todavía mucho que hacer en cuanto a pedagogía, para que el consumidor sepa realmente qué está comprando, qué tiene su coche y qué no, qué podría comprar opcionalmente y el impacto que tendría en su propia seguridad. No es de extrañar que al consumidor medio esta sopa de letras le suene a escritura en chino.

Honda LKAS

No obstante, la demanda del consumidor está ayudando a estandarizar de facto sistemas como los anclajes ISOFIX para sillitas infantiles o la activación de los intermitentes en frenada de emergencia. En cambio, por el mismo motivo, el airbag de rodilla o las luces de frenado intermitentes no terminan de masificarse.

De la misma forma que hoy día el cinturón de seguridad y los airbags son elementos totalmente implantados en la conciencia colectiva, hubo una época en la que los coches no tenían esos sistemas de seguridad y la gente compraba coches igualmente. La cultura de la seguridad progresa mucho, pero no está todo hecho ni mucho menos.

La máxima seguridad en un modelo suele ir, salvo contadas excepciones, asociada a elementos opcionales o en un paquete ligado al modelo más caro, incluso en marcas Premium como BMW o Lexus. Si todo fuese de serie, habría que admitir que se encarecerían notablemente los precios de los coches.

Dirección activa

El informe constata que, segmento a segmento, va mejorando la implantación desde 2007 de los 20 sistemas de seguridad analizados. Esta progresión sucede de forma similar en los otros cuatro países de los cinco grandes mercados europeos (Alemania, Reino Unido, Francia e Italia), no estando el mercado español en desventaja.

Otra conclusión interesante tiene que ver con los turismos deportivos, nombrados como segmento Sport, que tienen una siniestralidad más elevada a pesar de su mejor puesta a punto a nivel de chasis, frenos, etc. Los datos vienen de Audatex, considerando las reparaciones en las que los sistemas de seguridad pasiva habían intervenido.

Me parece una conclusión lógica, porque si a un deportivo se le exprime, su ventaja sobre un coche normal se reduce o se suprime por completo. A igualdad de conducción, está claro, hay una ventaja competitiva de las versiones deportivas en detrimento de otras, como el confort, la practicidad, etc.

Circulación

En el futuro, fabricantes, sociedad y legislación seguirán contribuyendo en la continua mejora de la equipación de seguridad de serie, cada uno desde su ámbito de actuación. El informe habla de un plazo de solo seis años, si extendiésemos el plazo del estudio encontraríamos diferencias mucho más notorias.

El informe es bastante interesante considerando el auge del mercado de ocasión, que ya tiene el doble de operaciones que el de vehículos nuevos, debido también a la crisis. Aunque se haga mucha pedagogía, si ya como profesional con 12 años de experiencia me cuesta conocer todas las siglas y sistemas, no espero que lo haga el consumidor medio.

Hoy día todos sabemos para qué sirve el cinturón de seguridad o el airbag. En un futuro espero que cercano también mejorará la cultura de la seguridad del automóvil, eso nos dice el informe con los datos de los últimos años. En Circula seguro seguiremos trabajando para hacer llegar ese conocimiento a todos.

Enlace | Fundación MAPFRE

  • Hola Javier.

    Que gusto verte por aquí y no solo por motorpasión!

    Excelente artículo te has currado. Yo hace poco fui al concesionario de Fiat a informarme un poco de un coche que tengo en el punto de mira, y el vendedor me pregunto si podía saber por que mi interés por el ESP, los sistemas de suspensión, airbags, neumáticos y demás cuando le dije que prefería la versión de 150cv con todos los extras de seguridad en lugar de la de 170 pelada.

    Esto me dio que pensar, ya que cuando un vendedor dice eso significa que no es algo muy extendido en los compradores elegir siempre seguridad.

    Yo soy partidario de tener todo lo posible en seguridad, pues con una vez que lo necesites ya lo has amortizado.

    No puedo mas que estar de acuerdo en que alguien debería regular la obligatoriedad de los sistemas de seguridad mas punteros en lugar de esmerarse tanto en poner multas y legislar lo inlegislable.

    Espero que se te vea mas a menudo por aquí.

    Excelente artículo, Javier. Un saludo!

    (Por cierto, soy aquel al que le “habían comido el tarro” con la contaminación de los diésel inyección directa frente a los gasolina directa, jajajaja)

  • Aunque hace meses que no soy colaborador habitual de Circula seguro, nunca me he ido del todo, siempre ha sido un tema de mi interés. Me alegra mucho que te haya gustado.

    Ciertamente lo de la cultura de la seguridad tiene que ser algo muy global, y que no dependa solamente de consumidores bien informados. Ha de imponerse a nivel normativo, los fabricantes tienen que popularizarlo y los vendedores ofrecer antes un buen sistema de seguridad que unas llantas de 18″ que te arruinan cuando hay que reemplazarlas.

    • Escargot

      Yo también me alegro de verte por aquí, Javier. No sigo Motorpasión porque es demasiada información para mí.

      Quería preguntarte una cosa… Tengo entendido que los segmentos van por tamaño, pero dejas ver que son lo que entendemos como gamas. ¿Exactamente a qué corresponden?