¿Cómo debemos situarnos en el carril cuando circulamos en moto?

Moto_Carril

Cuando conducimos un automóvil, la situación de este respecto al carril no suele ser demasiado importante ya que escasamente tenemos más de un metro o metro y medio libres para colocarnos. Sin embargo, cuando circulamos en moto y dada la estrechez y el poco espacio que ocupamos, elegir correctamente dónde nos situamos en el carril es muy importante para mejorar nuestra seguridad vial.

Dependiendo de las circunstancias, habrá veces que lo haremos por el centro del carril. Sin embargo en otras ocasiones, elegiremos arrimarnos a uno de los dos laterales, ya sea para que se nos vea mejor o bien para anticipar la trazada de la curva y tener más campo de visión. A continuación os exponemos algunos ejemplos de qué es lo más conveniente.

Uso del carril en entorno urbano

Moto_Ciudad

En ciudad y por regla general, evitaremos circular pegados a la derecha ya que en muchos cruces sin regulación semafórica, será mucho más complicado que los vehículos que se quieren incorporar a la vía nos vean correctamente.

Lo mejor es circular por el centro del carril o incluso un poco más a la izquierda, en los dos tercios del carril, con el fin de ser lo más visibles posible para el resto de los conductores. Únicamente cambiaremos nuestra posición cuando nos acerquemos a un semáforo donde nos tengamos que detener momentáneamente.

En ese caso elegiremos por norma general colocarnos cerca de la separación de carriles. Si estamos el primero, podemos también colocarnos a la derecha. Con ello buscamos, por un lado, evitar la zona central de la calzada que suele estar sucia en las zonas de detección del tráfico y, por otra, poder tener una escapatoria si un vehículo no se detiene a tiempo.

Es recomendable observar que el vehículo que nos sigue se detiene correctamente y, hasta entonces, permanecer atentos al retrovisor por si tenemos que hacer una maniobra evasiva. Situados en el centro del carril, con un coche delante, no podríamos evitar quedar entre ambos vehículos con el peligro que ello supone.

Uso del carril en carretera y autopista

Moto_Carretera

Cuando dejamos atrás el entorno urbano, la colocación en el carril por nuestra parte sigue teniendo igual de importancia. Sin tráfico iremos variando nuestra posición en el carril según se acerquen las curvas, abriéndonos a la entrada y maximizando lo más posible la visibilidad de la curva, con el fin de poder anticipar cualquier imprevisto.

Si dado el caso llegamos a alcanzar un vehículo que circula más lento, debemos asegurarnos por un lado no colocarnos en su punto ciego y, por otro, saber que nos ha visto. La conexión ocular a través de los retrovisores del vehículo es muy importante y, por ello, observaremos si el conductor es consciente de nuestra presencia.

Evitaremos circular centrados en el carril detrás del vehículo por varias razones. La primera es que no tendremos visión de lo que pasa en la carretera delante del vehículo. Si hay algo en el carril, el coche hará una maniobra tal que éste pase entre sus ruedas, lo que lo llevaría justo a la delantera nuestra sin que nos hayamos percatado de ello y sin poder realizar una maniobra evasiva.

Por el contrario, si circulamos cerca de la separación de los carriles (a la altura del retrovisor lateral izquierdo del coche), por un lado seremos visibles por el coche y además, podremos ver lo que ocurre delante de él. En caso de un obstáculo, podremos reaccionar convenientemente según la situación. Por último, estamos en disposición de realizar un adelantamiento de forma rápida en cuanto sea posible.

En autopista circularemos de forma similar a la carretera variando nuestra posición en función del trazado de la vía, aunque excepto que sea una vía de alta montaña, dado el elevado radio de curvatura de las curvas podremos circular por el centro del carril sin ningún problema.

Fotos | Dominic Hargreaves, Corentin Foucaut, Neil Kremer