Cómo conducir seguro en un mundo infestado de zombies

Zombies por doquier Bonita postal

Sí, están ustedes en Circula Seguro. Solo que hoy abrimos la charla con un poquito de ficción. Pasen, pasen…

Lo que tenía que pasar, pasó, y ahora mismo te encuentras consultando una guía para conducir seguro en un mundo infestado de zombies. Tienes poco tiempo para consultar estos pasos de supervivencia, pero al menos esperas que la corriente eléctrica se mantenga, que resistan los generadores, y que los servidores no caigan hasta que termines de leer, y con suerte, dejar un comentario para una posteridad algo efímera. Probablemente.

Todavía quedan coches en circulación, todavía es posible conseguir combustible, pero está claro que el destino a corto plazo va a ser el de sobrevivir en un mundo cada vez más infestado. ¿Qué hacer para mantenernos seguros dentro del coche? ¿Cómo dejar de lado las presiones del día a día, tratando de no ser mordido, arañado o escupido (la ficción se equivocaba, los salivazos también aceleran el proceso de “cambio”) por una de esas groseras criaturas? Aquí, la guía definitiva.

Guía de supervivencia Zombi: resumen de Seguridad Vial

  1. La primera regla es de importancia clave: no embistas a los cuerpos errantes. La influencia del cine hará que pienses que tras el impacto seguirás como si nada, con un leve rasguño en la chapa, pero la realidad es que puedes llegar a tener daños muy graves.
  2. No hay talleres, cuida de la mecánica como si fuese tu vida.
  3. Utiliza dentro de lo posible coches antiguos, que se reparan mejor, pero de alguna manera trata de inutilizar o suavizar el ruido, que sabes que atrae tanto a errantes como a alimañas.
  4. No te pares en cruces donde haya especial número de coches abandonados, son una fuente de infecciones y posiblemente de ataques.
  5. Procura salvar combustible como si se tratase del antiguamente preciado oro. No enciendas el motor a menos que vayas a salir, no salgas a menos que haya otro remedio.
  6. Seguros puestos y ventanillas subidas siempre. El cinturón de seguridad es opcional, no queremos que se atasque en un incidente y te devoren sin piedad.
  7. Ante la duda, salir pitando de la localidad.
  8. Lleva siempre en el coche medicinas de primeros auxilios, vendas, material de sutura, agua, raciones de comida (mejor si son de campaña), ropa de abrigo, munición, brújula y una linterna, cuerda y un machete.
  9. Ningún desconocido puede subir a tu coche. No es negociable.
  10. Elige las carreteras secundarias, o los caminos alternativos, y cuanto más desprovistos de maleza o bosque, mejor. Si atropellas a un animal puedes esperar que te quedes sin coche definitivamente.
  11. Si conduces infectado, lo mejor que puedes hacer es alejarte lo máximo posible de las zonas habitadas, y si es posible elegir una ciénaga lo más viscosa posible para aparcar allí el coche definitivamente. Contigo dentro, claro.

Regresemos al mundo real

De viaje

Sería muy difícil terminar cada día sintiéndose seguros al volante si nos encontrásemos en el medio de una pandemia zombi, ¿verdad? Puede que esta lista anterior te sorprenda, pero más te sorprenderá saber que habitualmente podemos obviar algunas medidas de seguridad que son sencillas de cumplir, pero que si nos relajamos un poco y de repente las necesitamos, echaremos mucho de menos.

Vamos a traducir la Guía de Supervivencia Zombi a palabras y situaciones del mundo real.

  1. Nunca menosprecies la velocidad y la fuerza de impacto. Por muy despacio que circules, no hay “golpe tonto”, y un exceso de confianza puede darte un disgusto. Puedes sufrir latigazo cervical, como mínimo, o bien romper algo en el coche que hará que te tires de los pelos.
  2. Los coches hoy en día son fiables. De todas maneras, cuida tu coche. No subas por los bordillos, respeta los resaltos, no fuerces la mecánica ni sobrecargues el coche. Durará más, y además viajarás más seguro.
  3. Los coches más antiguos son una fuente de problemas en el mundo real: ruidosos, contaminantes, con reparaciones necesarias a cuestas, con carencias en cuanto a sistemas de seguridad… Aquí el consejo es homólogo al del punto anterior: mantén tu coche como nuevo, y desecha los coches más antiguos a la primera oportunidad.
  4. Respeta las señales viales. No pares ni estaciones en lugares donde puedes molestar, puedes no ser visto o, directamente, está prohibido.
  5. Tu bolsillo agradecerá que practiques la conducción eficiente. No es algo complicado y sí puede hacer que ahorres un 15% de la factura de diesel o gasolina. De verdad. Pero lo importante es que el coche irá menos forzado (aunque de vez en cuando necesita una alegría en cuanto a rpm’s), contaminaremos menos y ahorraremos dinero.
  6. Si quieres aumentar la seguridad evita que los desconocidos suban a tu coche (hablamos de autoestopistas, por ejemplo). Es un tema que parece muy anticuado, ¿verdad? La seguridad vial también incluye a los ocupantes del vehículo, así que si viajamos con niños mejor los seguros puestos y las ventanillas subidas. Esto último también nos ayuda a ahorrar combustible como bola extra.
  7. Ante cualquier problema en la carretera, actúa con tranquilidad, avisa a las autoridades si procede, sigue un protocolo prudente y mantente comunicado con el mundo.
  8. En el coche siempre debemos llevar ciertos elementos que nos ayudarán en situaciones más o menos curiosas: el móvil encendido y cargado, incluso si podemos tener un cargador para coche mejor (y más en invierno, como sabemos); repuestos esenciales (bombillas, por ejemplo); no estaría de más llevar algo de primeros auxilios básico; si nos vamos de viaje, comprobemos que todo lo necesario está a punto o al día… Eso sí, el machete no hace falta.
  9. Si circulas por zonas rurales o carreteras en las que te encuentras la señal de peligro por animales sueltos, o animales salvajes, extrema la prudencia. Vale que son carreteras golosas, muchas veces poco transitadas, pero piensa que si te empotras contra un jabalí lo vas a pasar más. Y si es un caballo o un venado, puede que la cosa salga todavía peor. Respeta mucho las carreteras perdidas y las de montaña.

Foto | toolmantim