Cómo conducir en zona de incendio

conducir incendio

Debido a las altas temperaturas, los incendios forestales ponen en jaque a los equipos de extinción. Aunque en 2018 han bajado con respecto a años anteriores, todavía tenemos focos abiertos en la península. De junio a noviembre tenemos la ventana más peligrosa.

Incendios como los de Doñana y Portugal del 2017 se llevaron la vida de varias personas que  quedaron atrapadas en sus vehículos intentando huir de las llamas. Un verdadero riesgo serio para las personas que a menudo, se los encuentran al volante. ¿Sabríamos actuar correctamente en caso de encontrarnos en una situación parecida?

Prevención, la mejor aliada contra las llamas

Aunque estadísticamente la probabilidad de encontrarnos un incendio cuando vas en coche es muy baja, un incendio nos puede sorprender en cualquier momento. Las decisiones que tomemos pueden salvarnos o llevarnos directamente a la tragedia. Actualmente, la península ibérica se encuentra en el periodo de máximo riesgo de incendios forestales, una situación común cada verano en zonas de monte y arboleda por una temporada seca pero con viento.

conducir incendio4

Antes de comenzar, sería recomendable realizar una fase de prevención y concienciación. Más del 3% de los fuegos son originados por colillas mal apagadas que lanzan los conductores al campo. Una acción que está penada con 200 euros de multa y la retirada de cuatro puntos del carné de conducir.

Adoptar una conducta responsable al volante contribuye directamente a evitar estos incidentes. Por ejemplo, evitando lanzar desde el coche cualquier objeto (sobre todo aquellos de cristal, por el llamado efecto lupa). También debemos tener cuidado con el contacto del tubo de escape con matorrales secos algo que sucede al estacionar, pues podría hacer saltar la chispa.

Si aún habiendo tomado precauciones somos causantes de fuego o vemos un caso cercano, el primer movimiento será ponerse en contacto con el teléfono de emergencia 112 o con el 062 de la Guardia Civil indicándoles nuestra ubicación y la dirección que ha tomado el fuego. Pero, ¿y si estamos en el interior de nuestro vehículo en circulación?

¡Fuego! Qué hacer si estás en carretera

Antes de nada, no continúes tu recorrido. Abandona la vía y localiza núcleos despoblados y sin vegetación, dentro de lo posible. Asegúrate de que el trayecto por el que circulas no se ve afectado por las llamas ni obstáculos que impidan que continúes. A partir de ahí, podemos tener en cuenta estos pasos:

1. Reacciona de forma tranquila y calmada

Cuando tengas cuerpo y mente bajo control, lo primero será contactar con los servicios de emergencia, ellos se encargarán de aportarnos toda información sobre si la carretera por la que circulamos es transitable o si no debemos circular por ella. En caso de no podamos hacerlo, tomaremos las precauciones necesarias para dar la vuelta con seguridad, indicando la maniobra con seguridad. Parece sencillo, aunque en situaciones como estas podemos ser víctimas de los nervios. Ten a mano siempre botellas de agua y un teléfono móvil con batería. Estar hidratado y con conexión disponible puede ahorrarte disgustos innecesarios y momentos de pasarlo mal.

conducir incendio3

2.  Advierte al resto de conductores: enciende las luces

Si los servicios de emergencia nos confirman que podemos continuar por el trayecto que llevábamos, debemos encender el alumbrado y luces de emergencia del coche para ver y ser vistos por el resto de usuarios de la vía. El humo y el fuego pueden alterar las condiciones lumínicas y el resplandor dificultará nuestra visibilidad y la de otros conductores. Posteriormente, cierra las ventanillas y apaga la ventilación, así no evitaremos que entre el humo directamente al interior del habitáculo. Los intermitentes advertirán al resto de conductores de la situación excepcional.

3. Velocidad reducida y distancia de seguridad, tus salvavidas

Como podéis imaginar, en condiciones de emergencia y baja visibilidad la velocidad debe ajustarse y la distancia de seguridad ampliarse para permitirnos un mayor margen de maniobra, antes de que nuestra perspectiva empeore.

4. Evitar las zonas más afectadas por el fuego

Nadie debería de tener que atravesar un incendio en coche y esto es algo que conviene tener muy presente. Nuestro vehículo está repleto de elementos inflamables por lo que deberíamos cancelar el viaje o tomar un rumbo distinto para rodear así el incendio. Son las dos mejores decisiones que podemos tomar. Si ha sido el fuego el que se ha cruzado en nuestro camino, haremos todo lo que esté en nuestra mano para evitar las zonas más afectadas por el mismo.

conducir incendio 2

5. Detener el coche

¡Ojo! Como hemos visto anteriormente, si la circulación es posible, continúa, pero en casos más graves lo mejor será parar. Las llamas elevan la temperatura y tú no sabes cuánto calor puede soportar tu coche. Además, la nube de humo puede dejarte sin visión. Confirma con los servicios de emergencia que están al corriente de tu localización y de la situación de las llamas y, si es así, procura no abandonar el vehículo. Al menos de momento.

6. Sigue las instrucciones de los servicios de emergencias

Nunca tendremos la perspectiva suficiente para saber desde nuestro vehículo qué dimensión ni que dirección puede tomar el incendio en un momento determinado. Si estamos junto a los servicios de emergencia trabajando en la zona, debemos obedecer cualquier indicación que puedan ofrecernos. Discutir o incluso realizar movimientos contraindicados por nuestra mano pueden ser decisiones fatales.

7. Abandona el coche si las llamas se acercan a ti

Todo puede complicarse y, deseando que nunca ocurra, puede darse el caso de que tengas que huir para ponerte a salvo. Debes de evitar cualquier posibilidad de quedarte atrapado en el vehículo. En ese caso, ten en cuenta la dirección al viento, y corre en dirección contraria a él. Cúbrete las vías respiratorias con un pañuelo y usa mantas o ropa de lana u algodón (nada de plástico) para taparte al escapar. Mejor si puedes empaparlas con agua.

Asimismo, ten cuidado con el terreno, desniveles y posibles obstáculos al ir avanzando, y asegúrate de lo que hay al otro lado si estás obligado a cruzar las llamas. Nunca cargues a la espalda con materiales sintéticos y plásticos, se derriten y pueden generarte graves quemaduras. Evita dirigirte a zonas altas: las áreas a mayor altura es donde tienden a dirigirse las llamas.

En Circula Seguro | ¿Qué hago si me encuentro un incendio en la carretera?

En Circula Seguro | Llega el verano: ojo con los incendios forestales

Imágenes | iStock JPhilipson JANIFEST gschroer trikolor