¿Cómo comprar adecuadamente un casco?

Tienda de cascos

Nuestra primera línea de defensa cuando circulamos en moto es el casco. Sirve tanto de elemento de seguridad activa impidiendo que el aire penetre en nuestros ojos y nos dificulte la visión, así como de elemento de seguridad pasiva en caso de caída protegiendo nuestra cabeza. Pero para ello es muy importante que elijamos un modelo que nos quede correctamente ajustado en nuestra cabeza. ¿Sabemos por lo tanto cómo comprar adecuadamente un casco?

Porque aunque pueda parecer lo contrario, dos cascos de la misma talla no tiene porqué ajustarnos igual en nuestra cabeza, de igual forma que dos zapatos del mismo número puede que no nos queden igual. A lo mejor uno nos está pequeño o demasiado grande. En los cascos ocurre prácticamente lo mismo. El siguiente vídeo muestra los consejos más importantes a tener en cuenta.

Cuando nos disponemos a comprar un casco, lo primero es partir de la talla que según el perímetro de nuestra cabeza nos serviría. Para ello tenemos que medir el contorno por encima de las cejas y la nuca y trasladar ese número a las tablas de los fabricantes, que nos dirán exactamente a qué talla corresponde.

El siguiente paso es colocarlo correctamente, deslizándolo hacia atrás desde la frente y a la nuca. Es el momento de comprobar holguras moviendo el casco hacia los lados, hacia arriba y hacia abajo. Si notamos que en la zona de la frente y parte alta de la cabeza nos baila, necesitaremos una talla menos.

Una vez abrochado, comprobaremos que no se nos puede salir de la cabeza tirando del barbuquejo en dirección a la boca. Comprobaremos también el ajuste en las mejillas porque si nos queda muy apretado o suelto, deberemos preguntar al fabricante si tiene carrilleras de diferentes grosores para conseguir un ajuste óptimo.

El casco debe quedar apretado pero sin hacer daño por lo que tras unos minutos con él puesto lo quitaremos y buscaremos en nuestro rostro marcas rojas de posibles lugares donde nos queda más justo. Es el momento de comparar con otra talla o con otro fabricantes y ver si otro nos puede quedar mejor.

Por último, es el momento de elegir la decoración que más nos guste o que mejor combine con nuestra moto y salir a disfrutar a la carretera.

Vía | Motorpasión Moto