Cómo almacenar los neumáticos de invierno

neumaticos-invierno-5.jpg

Ya hace unas cuantas semanas que el buen tiempo se ha asentado en nuestro país. Lejos queda uno de los inviernos más duros que de los últimos año en los que las cadenas y los neumáticos de invierno han estado más justificados que nunca.

Aunque nuestro país no es muy dado a utilizar la opción de los neumáticos de invierno, a pesar de la dureza de este invierno las condiciones suelen ser más benévolas, conviene recordar que llegado el momento, donde mejor están este tipo de neumáticos es en nuestro garaje. Es hora de darle las alternativa a los neumáticos de verano.

Así es la hora de dar algún consejo básico a la hora de guardar y proteger nuestros neumáticos de invierno. Los neumáticos debe guardarse en perfecto estado de revista. Limpios como el jaspe, por lo que debemos lavar y secar, tanto neumático como llanta. También conviene quitar cualquier elemento extraño que esté incrustado en las ranuras.

El lugar escogido para almacernarlos será alguno limpio, fresco y seco. La luz del sol puede hacer que la goma se rigidice y se haga más frágil; la humedad puede corroer las llantas, mientras que el calor hace que los neuimáticos envejezcan más rápidamente. El garaje suele ser el lugar elegido, así que conviene al menos fijarnos en las condiciones. Además, no está de más cubrirlos para evitar todo contacto externo indeseado, existen bolsas para poder resguardarlos individualmente. El aceite, la gasolina, la grasa o casi cualquier líquido no son buenos amigo de la goma de los neumáticos.

Un acción sencilla que tenemos que realizar antes de guardar nuestros “zapatos” hasta la próxima temporada es aumentar ligeramente la presión, 0.5 bares son suficientes. Eso sí conviene recordar ese pequeño exceso a la hora de volver a colocarlos el próximo invierno.

Un detalle que es bastante importante es el de marcar la posición de cada neumático para que cada neumático vuelva a colocarse en la rueda en la que estaba. Para que el desgaste sea más natural, podemos intercambiarlos entre ejes, pero siempre manteniendo la mano y nunca intercambiandolos en diagonal.

Tampoco está de más comprobar la profundidad de los neumáticos. Ya conocemos la prueba del euro, por lo que no nos llevará mucho tiempo saber si podremos seguir usando nuestros neumáticos o nos toca un cambio.

Esta tarea no es de las que se hacen en 10 minutos, así que conviene que tengas en tu cabeza que, por el bien de tus preciados neumáticos, tienes que dedicarles una tarde. Olvídate de quitarlos y almacenarlos. Los neumáticos son el único contacto del coche con el asfalto, o la nieve, así que no lo olvides y dedícales el tiempo que se merecen.

  • Muchas gracias pr las recomendaciones, más o menos ya las seguía de este modo…

    Pero, ojo!! La prueba del Euro no es valida para neumáticos de invierno. ¡para que el neumático de invierno sea eficaz cuando lo montemos al principio del invierno deberá tener al menos 4mm!

    Saludos

  • La mayoría de los neumáticos de invierno son direccionales, así que eso de rotarlos en diagonal… es cosa del pasado!

    Saludossss

  • ME he empanado, precisamente la prueba del euro es la de los 4mm!!! Mil perdones!!

  • Sam

    No uso ni he usado neumáticos de invierno, pero una pregunta: Los que no tienen garaje?

  • Si no tienes garaje. Puedes pactar con el taller el almacenamiento de las ruedas…

  • amg

    Yo guardo uno como rueda de repuesto (adios galleta…. adios) y el otro… pues en el trabajo. 😉