Cómo adelantar correctamente

adelantar

Al circular por las carreteras secundarias, muchas veces no puedes evitar tener a un vehículo más lento delante. Sea un camión, un tractor o un turista admirando el paísaje (aunque para eso debería parar), llegará un momento en el que será preciso adelantar a ese vehículo.

Muchos automovilistas, a la hora de adelantar se pegan al camión, se limitan a poner el intermitente y en cuanto hay línea discontinua, se ponen a adelantar, sin más miramientos. Entonces, ¿cómo deberíamos adelantar? Lo primero es cambiar nuestra actitud al respecto y seguir una serie de consejos.

¿Realmente vale la pena que adelante?

Muchas veces, tenemos tendencia a querer adelantar a la más mínima oportunidad. Es una cuestión de actitud que habría que cambiar. En realidad, muchos adelantamientos no nos hacen ganar tanto tiempo como uno piensa. En un trayecto de una hora sin tráfico, adelantando en cada oportunidad, puede que no ganemos más que un par de minutos al final. ¿Vale la pena?

Cuántas veces no hemos visto un automovilista adelantar en cada oportunidad, apurando al máximo el adelantamiento de ese camión que había delante para, al cabo de unos metros, meterse en una gasolinera o girar en un cruce. Ese conductor no ha ganado nada de tiempo, un par de segundos quizá, sin embargo se ha puesto en peligro, ha puesto en peligro a los demás usuarios y ha pasado por idiota. Si sabes que en breve vas a dejar la carretera, no adelantes al lento que llevas delante.

 

Planifica tu adelantamiento

En una carretera de doble sentido, adelantar es una maniobra peligrosa. Se mire por donde se mire. Y es que durante un determinado tiempo vamos a estar circulando en el carril contrario. Entre la distancia de seguridad, el camión y la velocidad a la que nos incorporaremos de nuevo a nuestro carril -que nos habrá hecho recorrer más distancia que la de seguridad inicial, necesitaremos de media unos 150 metros. Vamos, que un adelantamiento seguro requiere mucha distancia.

También hay que tener en cuenta las prestaciones de su propio vehículo (cuanto más par motor disponga, mejor), las condiciones de carga del coche (vamos solos, llevamos mucho equipaje) y las condiciones de la carretera (cuesta arriba, viento). Todos ellos son factores que harán que nuestra distancia para adelantar se alargue notablemente.

Por último, las líneas continuas están ahí por una razón. Aunque no nos parezca obvio (cambio de rasante, carretera muy transitada por ciclistas, entradas y salidas a fincas que no vemos, etc). Deberías adelantar únicamente si vas a poder completar la maniobra antes de llegar a la línea continua.

 

Prepárate

Aquí es donde más errores cometemos. El más común es pegarse al vehículo que tenemos delante para luego cambiar de carril y adelantar. Error. Haciendo esta maniobra se consiguen dos cosas. Una es reducir nuestra visibilidad de lo que viene de frente. Y dos, ponernos en el carril contrario a la misma velocidad que el coche que nos precede. Es preciso dejar más espacio entre el vehículo que vamos a adelantar y nosotros para poder acelerar y llevar ya más velocidad que él cuando crucemos la línea discontinua.

Concretamente, en una maniobra para adelantar un trailer que va a 90 km/h debemos dejar 1,5 segundos o unos 40 m (como vamos también a 90 km/h son en realidad 37,5 m) entre nuestro vehículo y el camión. Ten en cuenta que el camión, por su parte, mide como máximo unos 19 metros de largo. Si al adelantar el camión, vamos a 130 km/h habremos recorrido 55 metros en 1,5 segundos.

adelantar 02

Pero antes de adelantar, no te olvides de mirar en los retrovisores y poner el intermitente. Si otro vehículo que va detrás ve que dejas “hueco” podría estar tentado de adelantarte y os entorpeceríais mutuamente la maniobra. Recuerda, siempre en ese orden: “retrovisor, intermitente, maniobra”.

 

Adelanta

Has comprobado que hay distancia suficiente y que no viene nadie de frente. Has puesto el intermitente y hay vía libre. Aceleras y sales al carril contrario. Controla que no se le haya ocurrido a otro seguirte en el adelantamiento: debes poder volver a tu carril si surge un imprevisto (un vehículo que viene de frente a una velocidad muy superior a lo aconsejable) y dejarle hueco para que él también pueda volver al carril.

Es una maniobra que hay que efectuar con decisión. Si tenemos una duda, mejor esperamos a otra oportunidad más clara. Tampoco hay que tener miedo de acelerar. ¿Qué sentido tiene ponerse en contradirección para ir a 5 km/h más rápido que el camión? Cuánto menos tiempo estemos expuestos al peligro, mejor.

Una vez has adelantado el camión (o el coche). Hay que seguir acelerando o al menos mantener una velocidad significativamente superior a la del vehículo adelantado hasta que estemos de nuevo en nuestro carril.

 

Volver al carril

Algunos automovilistas fallan en este punto. Una vez han pasado el camión se vuelven a incorporar al carril justo delante de ellos, casi cortándole el paso y obligándole a frenar.

Por norma general, deberías volver a tu carril únicamente cuando puedas ver completamente al vehículo adelanto en un retrovisor interior. Si vuelvas al carril justo delante de él y tienes que frenar por alguna razón, no dejarás hueco al vehículo que te precede para que pueda frenar. Una vez que has vuelto a tu carril dejando distancia suficiente detrás ya puedes volver a tu velocidad de crucero.

 

Si te adelantan

cs

En caso de que seamos el adelantado, lo mejor es no cambiar nuestro comportamiento. Si vemos que detrás se preparan para adelantarnos, no sirve de nada acelerar. Probablemente no cambie su decisión y no hay razón por la que debamos ir más rápido si no estamos cómodo con ello.

Cuando nos adelante, tampoco es necesario reducir la velocidad bruscamente. En contra de nuestra intención no le facilitamos la maniobra, lo exponemos al peligro más tiempo de lo necesario: recorrerá más distancia en el otro carril sin motivo. Si quieres ayudarlo, reduce tu velocidad antes de que empiece su maniobra.

En caso de alguien nos adelante cruzando una línea continua, por favor, no seamos “justicieros de la carretera” y le impidamos volver a su carril. Aunque esté cometiendo una ilegal hay que facilitarle la maniobra y si viene tráfico de frente, hay que aminorar nuestro ritmo -incluso, frenar si fuese necesario- para que pueda reincorporarse.

 

  • BorMotor

    Yo opino que se debe adelantar siempre que se pueda, cumpliendo con unos requisitos:

    1.- Que tu adelantamiento no influya negativamente en el vehículo adelantado. Como ejemplo, no adelantar a un vehículo porque va a 80 en una zona de 90 cuando sabes que vas a tener que reducir tu velocidad para hacer un giro en pocos metros. Con ello, haces que el vehículo adelantado tenga que variar su velocidad o adelantarte a ti.

    2.- Saber manejar tu vehículo. Hay gente que no sabe adelantar si no tiene, como mínimo, 150 caballos.

    3.- Tener confianza de que el adelantamiento se va a poder hacer correctamente.

    ¿Y por qué digo lo de que, con estos requisitos, se debería (no sólo se podría) adelantar? Porque a mayor número de vehículos que decidan no adelantar, menor probabilidad de que quien quiera hacerlo, acabe haciéndolo. Ello produce mayor tráfico y reduce fluidez a la vía.

  • Unknow1

    En ciudad te encuentras cada conductor… yo acostumbro reducir lentamente la velocidad cuando voy a llegar a un semaforo en rojo, y no falta el que se me adelante solo para quedar un par de metros delante de mi.