CISVial, en concurso de acreedores 19 meses después. Una verdadera pena

CISVial

Alguno puede que todavía se acuerde de cuando hicimos una visita a las instalaciones de CISVial, el Centro Integral para la Seguridad Vial que abrió sus puertas hace casi dos años en Asturias y que era el más grande de toda Europa con carácter público.

Pues resulta que 19 meses después ha entrado en concurso de acreedores y no está nada claro cuál va a ser su final. Si bien va a ser capaz de recuperarse o se verá obligado a cerrar sus puertas para siempre. Algunos dicen que no fue el mejor momento. El mejor momento, ¿para qué? ¿para aprender?

Con pistas para toda clase de vehículos, desde motocicletas a autobuses y camiones; con simulación de condiciones en la carretera, desde lluvia a nieve e incluso off road, y monitores expertos y con grandes dotes didácticas (lo he experimentado en primera persona), el centro no acabó de cuajar entre los conductores. Y yo me pregunto el porqué, ya que no lo acabo de entender.

En muchos países, realizar un curso de conducción es obligatorio junto con el permiso de conducir, de forma que el conductor novato que se lanza a la carretera, parte con cierta ventaja. ¿Cuántos conductores nóveles no saben como funciona y actúa el ABS? ¿O cómo se realiza una frenada de emergencia? Casi todos, y así nos va.

Dicen que es caro. ¿Caró? ¿Cuánto dinero se gasta, por poner un ejemplo, un motero que le gusta salir con los colegas el fin de semana a hacer una ruta y salir a comer? ¿40 euros entre la gasolina y la comida? Pues con dos sábados y medio te podías pagar un curso sin ningún problema.

Con los coches pasa algo parecido, pero no es tan exagerado porque no tiene ese concepto de vehículo de recreo como las motocicletas por lo que es más difícil dirigir gastos de un lado para otro. Pero a poco que alguien se lo proponga consigue el dinero. Y es que hacer un curso no es un gasto, es una inversión. Una inversión que nos puede salir muy barata si alguna vez tenemos que poner en práctica lo que hemos aprendido.

A los jóvenes del norte se les llena la boca pidiendo un circuito. Claro que sí, pero con respuestas como esta en la que un centro para mejorar la conducción no ha podido sobrevivir, ¿creéis que alguien en su sano juicio invertiría dinero en un circuito?

Una pena, una verdadera pena que nos hayan puesto los medios y no lo hayamos sabido aprovechar.

Más información | El Comercio
En Motorpasión Moto | CISVial, el Centro Integral para la Seguridad Vial abre sus puertas en Asturias