Circulación y seguro para automóviles históricos

Pegaso Mofletes

Siempre he querido tener un vehículo clásico en mi pequeño garaje, y siempre me ha intrigado cuales son los derechos y deberes que tengo que cumplir para poder circular legalmente por carretera con uno de ellos. Ya sea un coche, moto, camión e incluso un vehículo agrícola; todos deben tener un mínimo de documentación para poder circular fuera de recintos de exposición.

Y ¿qué es un vehículo histórico? Según el Real Decreto 1247/1995 de 14 de julio, define como vehículo histórico a todo aquel que tenga una antigüedad mínima de 25 años contados a partir de la fecha de su fabricación. Si ésta no se conociera, se tomaría la fecha de su primera matriculación o en su defecto, la fecha en que ese modelo concreto se dejó de fabricar. Las piezas de estos vehículos tienen que ser originales o en su defecto, réplicas contrastadas de las originales.

Una vez cumplida esta edad, disfrutarán de ciertos privilegios y obligaciones que no tienen el resto del parque móvil. Lo primero que llama la atención, es el bajo coste del seguro. En parte es lógico pues los propietarios miman el vehículo y circulan con el máximo cuidado posible. Además, siempre duermen en garajes. A su vez, los seguros obligan a los conductores a cumplir ciertos requisitos, como por ejemplo los siguientes:

  • No se deben superar los 5.000 kilómetros al año
  • Ser socio de algún club de clásicos
  • Uso no profesional
  • Uso no diario

En el caso de participación en rallyes, como suelen ser de regularidad, se suele firmar un seguro especial a través de la federación para ese evento. Así mismo, para las ferias y exposiciones, también se pueden solicitar seguros para cubrir los posibles daños causados. Estos seguros tendrán vigencia por un número de días concretos.

En caso de restaurar un vehículo, deberemos reunir toda la documentación que nos sea posible y dirigirnos a un laboratorio oficial que nos acreditará la condición de histórico. A continuación, acudiremos a la ITV a verificar que el automóvil puede circular de forma segura. Como no disponemos aún de placa de matrícula, deberemos transportarlo en grúa. Con todo en regla, iremos a la Jefatura de Tráfico para que nos realicen la correspondiente matrícula.

Por último, nos queda el permiso de circulación, que se diferenciará de un vehículo no histórico por una franja de color amarillo. Para solicitarlo, adjuntaremos la siguiente documentación:

  • Cuatro fotografías a color desde cada uno de los cuatro costados
  • Si está en circulación, copia compulsada del permiso de circulación y de la tarjeta de ITV
  • Si no está en circulación, la declaración comentada anteriormente que acredita el vehículo como histórico
  • Certificado de matrícula
  • Justificante de pago de los impuestos pertinentes

Foto y más información | Vehículo Clásico