Ciclomotores, algunos consejos para mantenernos seguros en las calles

ciclomotor
En un plazo corto, de apenas un par de semanas, estuve a punto de llevarme por delante a dos ciclomotores, con sus correspondientes conductores. Lo que les salvó de encontrarse con la defensa de mi coche fue, sencillamente, que no me fío de los ceda el paso, ni de los Stop que han de acatar los demás. Por dos veces, no me llevé por delante a un chico, uno de los días, y a una chica, en la otra ocasión. En el caso de la chica, la pobre (por decir algo) se saltó un stop a mi paso, y un ceda al paso de un SUV.

En ambos casos me dio la sensación de que a sus jóvenes conductores no les entra bien en la cabeza que son parte de un conjunto enmarañado y complejo que es el tráfico de la ciudad. Vivo en una ciudad muy pequeña, pero eso no significa que la complejidad de cualquier situación con tráfico sea despreciable. Será a una escala menor, pero sigue siendo compleja. En ambos casos, además, el uso por mi parte del claxon, como medida preventiva (en plata, para que se enterasen de que a punto estuvieron de provocar un accidente) tuvo como respuesta la indiferencia. Ni enfados, ni gestos: indiferencia total. Como si no fuese con ellos.

Con el ciclomotor, precaución extrema

¿Hay que ser tremendistas a la hora de hablar de la prudencia sobre el ciclomotor? Nunca debemos ser tremendistas, pero sí realistas. Los conductores de ciclomotor, típicamente, son adolescentes. Existe mucho adulto en ciclomotor, pero no nos engañemos, los adolescentes son el público más masivo de estos vehículos. Y los adolescentes tienen sus,… características especiales. Para no herir sensibilidades, pasaremos de llamarlos adolescentes, a jóvenes. Jóvenes que son nuestros hermanos pequeños, nuestros hijos mayores, nuestros primos, los amigos de nuestros hijos.

Y sin necesidad de horrorizarnos o llevarnos las manos a la cabeza por lo que voy a decir, es frecuente ver a estos jóvenes sin el casco reglamentario, con sacamultas, con sacamultas mal colocados, con “paquete” que, a su vez, ni lleva casco, ni pone interés en sujetarse bien. Y no es algo extraordinario ver cómo, invariablemente, muchos de ellos pasan de largo ante los semáforos en rojo, no hacen un stop ni por curiosidad, y los ceda el paso los interpretan como “pasamos, o pasamos”.

Es cuestión de tener un par de dedos de frente para saber que, en caso de colisión, el ciclomotor y su conductor lo llevan crudo. Es cuestión, también, de controlar las hormonas y las ganas de correr que todos tenemos a ciertas edades (y que conservamos, más adultos, pero correctamente redirigida a algún escarceo con un circuito, o un karting). Pero como todos hemos sido jóvenes, sabemos que es muy complicado explicar algo así a los que tenemos más cerca. Hagámoslo, de todos modos. Y si tú, que me lees, eres ese joven con ciclomotor, que no te escueza leer estos consejos, y tomar algo de nota. Porque lo puedes pasar mal si “pasa algo”.

  1. Mantén siempre la distancia de seguridad, espacio más que suficiente para frenar y esquivar sin problema.
  2. No te escondas, permanece siempre visible para los demás.
  3. La ropa, cuanto más clara, mejor, pero si no, enciende la luz de tu ciclomotor y sal de los ángulos muertos del vehículo de delante. Insisto, déjate ver.
  4. Señaliza siempre las maniobras, los demás no somos adivinos, y el mundo no gira a tu compás. No lo hace ahora, ni lo hará nunca.
  5. Las superficies resbaladizas y las pintadas, como pasos de cebra o tapas de alcantarilla, debes evitarlas, o abordarlas con la mayor suavidad, y lo más recto posible. Si además ha llovido, ¡fíjate más!
  6. Intenta tener una visión completa sobre lo que pasa a tu alrededor. De verdad, es importante.
  7. Llevar paquete es muy chulo, pero acuérdate de que el peso total es muy superior a cuando vas tú solo. Mucho ojo en las frenadas, en las “inclinadas”, máxima precaución.
  8. El casco es necesario, e imprescindible para no sufrir lesiones irreversibles (o contribuir a que no las sufras). No es un adorno, y, honestamente, pareces un niñato cuando lo llevas mal colocado. En serio.
  9. No eres Marc Márquez, así que deja de trazar las curvas y apurar las frenadas. Los “hombres de verdad” saben que eso hay que hacerlo en los circuitos, no en la carretera. Hazte un hombre del siglo XXI y deja atrás esas actitudes de macho alfa.

En mi tierra natal se les dice “¡sentidiño!”, y lo malo es que hoy en día, hasta eso hay que explicar.

Foto | Fernando Bueno

  • BorMotor

    Sobre todo, lo más importante es lo que decías de hacerse ver. Alguna vez, tras girar en una calle, me han cortado el paso y me han adelantado por el lado al que iba a girar. Gracias a que no me fío de estos conductores, y tomo precauciones extra cuando los detecto.