Así afecta a los ciclistas el (mal) estado de las carreteras

Carretera y ciclistas

El colectivo ciclista comparte alguno los factores de riesgo con el resto de vehículo y usuarios de la vía. Si hablamos de infraestructuras, a los ciclistas les afecta de un modo único la existencia y el estado de las mismas. Estas son una causa de siniestralidad para sus usuarios y en la actualidad existe una necesidad apremiante por establecer planes concretos y dirigidos a este colectivo, y más teniendo en cuenta la popularidad creciente de la bicicleta.

En ese sentido, el último Plan Aire contemplan un Plan Estratégico Estatal de la Bicicleta que está ejecutando en la actualidad la DGT. La creación y mejora de las infraestructuras es parte protagonista del plan, actuando sobre algunos puntos de riesgo clave.

Ciclistas de… carreteras

Aparte de esto, podemos encontrar ciertos factores comunes asociados a la siniestralidad de los ciclistas o causantes de incidentes menos graves para los mismos. Uno de ellos es el estado de la vía. Como ocurre con otros vehículos, las bicicletas no se libran de esta triple relación entre seguridad, vehículo y estado de la carretera.

Independientemente del uso urbano o deportivo, los ciclistas guardan una sensibilidad especial con el tipo de carretera por la que circulan. Afecta a la propia pedalada a la hora de imprimir más o menos esfuerzo. Un firme más joven y en mejor estado permite impulsar la bicicleta de forma mucho más versátil que uno más viejo y bacheado.

Según se va deteriorando el firme, el riesgo va en aumento para el ciclista con la aparición de grietas. Este envejecimiento tan común es un quebradero de cabeza para los usuarios de la bicicleta. Las grietas son motivo de pinchazos, reventones y caídas. Dependiendo del tipo de carretera y situación, pueden ocasionar situaciones muy complicadas.

Bache en carretera

Por ejemplo, en bajada en carreteras de montaña (populares para el colectivo ciclista) o en localizaciones clave. Algunas, por desgracia, ya son hasta famosas y muchos ciclistas conocedores se cuidan de evitar grietas y hasta tramos de carretera al completo.

La señalización ciclista

La señalización es otra asignatura en la protección de los ciclistas. Al contrario que lo que ocurre con otro tipo de infraestructuras, las administraciones públicas pueden asumir una inversión en esta área de forma mucho más rápida y económica.

En los últimos años, por ejemplo, se ha incidido en señalizar tramos en carreteras muy utilizadas por los ciclistas, en especial, en los mencionados tramos de montaña. Esto permite mejorar la convivencia entre la bicicleta y el resto de vehículos.

La tecnología también permite introducir mejoras muy interesantes, como la última señal P-22 inteligente que alerta de paso de ciclistas que ya se prueba en algunas carreteras de La Rioja. Eso sí, el mantenimiento de estos sistemas es fundamental para que la propia de protección no se invierta.

Requiere esfuerzo, pero las administraciones no pueden dejar de actuar y corregir sus estrategias. Ocurre, por ejemplo, cuando un sistema de seguridad dirigido a turismos puede poner en riesgo a otros tipo de vehículos, como la bicicleta.

Carriles bici, ciclocarriles y cabracarriles

Relacionado con la señalización se encuentra el malentendido que en la actualidad existe entre dos señales, la circular R-407a y otra cuadrada, la S35. La primera indica el uso obligatorio y exclusivo del carril bici por los ciclistas, mientras que la segunda es informativa. Los quebraderos de cabeza para los ciclistas residen en que muchos entes locales usan la R-407a en carriles bici poco adecuados para el uso de la bicicleta, como caminos de tierra.

señales de carril bici

Esto ha venido provocando cierta confusión sobre cuándo es obligatorio el uso del carril bici. La infraestructura en sí resulta muy beneficiosa para la seguridad de ciclistas y resto de vehículos. La protección que supone para ciclistas se traduce en comodidad para otros conductores. Además, no se trata de una infraestructura novedosa: no pocos de nuestros vecinos europeos llevan décadas implantándolos de forma exitosa.

La creación de nuevos carriles, como el del a M-501 en Madrid, es tan esencial como su correcta planificación y mantenimiento. Un carril bici inadecuado o descuidado es más peligroso para los ciclistas que una carretera convencional.

Es necesaria una estrategia a largo plazo

Vemos que la cuestión es compleja y que requiere de una inversión tan concreta como costosa en algunos aspectos. En esta línea el Gobierno ponía el año pasado pasado un plan para con la bicicleta. Del mismo modo, se protegían 4.661 kilómetros para el uso de ciclistas.

Sin embargo, el uso cada vez más popular de la bicicleta hace cada vez más necesarias, no solo que se adopten medidas, sino una hoja de ruta en concreto, y más teniendo en cuenta que la bicicleta es parte esencial de los planes de movilidad sostenible de casi todas las ciudades. De ahí lo relevante de que el estado de las infraesctruras se incluya como un punto esencial dentro de las estrategias para proteger al ciclista.

En Circula Seguro | Cómo circular con seguridad en bicicleta por la ciudad

Imágenes | iStock/Tomas Hliva, iStock/milosradinovic