Carta abierta a Pedro J. Ramírez, director de El Mundo

Pedro J. Ramirez

Estimado Pedro. Soy lector de su periódico, entre otros medios de comunicación, ya sabe, por eso de tener varias “verdades” y no solo una. Comprendo que su labor y la cantidad de enemigos que ha forjado le pone en el punto de mira de hasta terroristas, y por eso necesita desplazarse en un coche blindado.

No tengo el menor reparo en que usted se desplace en un turismo de alta gama, como el Audi A8, con blindaje, pues se ha pagado con dinero privado que ha generado su actividad económica y no con mis impuestos como hacen los políticos, estén amenazados o no. Pero he de decirle una cosa importante.

Si usted indaga en la sección de Seguridad vial que tiene su periódico en versión digital, comprobará que hay cosas en las que usted no repara. En un vídeo en el que anuncia una nueva sección le veo despreocupadamente sentado sin cinturón de seguridad. Creo que debe temer a eso más que a los atentados.

Me explicaré. Su turismo blindado le protege contra ataques exteriores de tipo balístico e incluso explosivos, dependiendo de la normativa de blindaje que haya adquirido, dato que desconozco. Pero ese blindaje no es útil en caso de accidente de tráfico, menos si usted no se abrocha en cinturón de seguridad.

Si tiene un accidente a sólo 30 km/h contra otro coche que esté parado, ni una sola pieza de su blindaje impedirá que golpée violentamente el asiento delantero de su Audi y se haga mucho, pero que mucho daño, o incluso, quedar lesionado permanentemente. A una velocidad superior puede morir, sin más paliativos. Si va alguien sentado de copiloto, puede quedar tetrapléjico o morir.

No pretendo ser desagradable, pero le recuerdo que la física no hace distinciones entre estamentos, clases sociales o sueldos. Como bien sabrá, muere más gente en España a consecuencia de los accidentes de tráfico que a consecuencia de atentados terroristas. Ni en 2004, con el famoso y lamentable 11M, se igualó la cantidad de víctimas.

En su posición de figura pública y persona que se preocupa por su seguridad, no comprendo cómo puede ir tan tranquilo en un coche sin una medida de seguridad tan elemental. De hecho, va más seguro con cinturón en un utilitario de menos de 10.000 euros que en un Audi A8 blindado sin sujección al asiento.

Podrá contrastar esta afirmación cuando lo desée a cualquier persona que entienda algo de seguridad vial o de física elemental. Por cierto, no consigo apreciar en el vídeo si su chófer Carlos lleva el cinturón de seguridad puesto. Si la respuesta es negativa, recuerde que su vida también está en peligro.

Si el airbag de su Audi tiene la “mala idea” de dispararse en caso de colisión, si Carlos no muere contra el volante de forma “natural”, será el airbag el que lo remate. Este elemento de seguridad sólo es útil con el cinturón abrochado, si no, puede ser su verdugo. Recuerde que se abre a una velocidad altísima.

Nadie quiere sufrir un accidente de tráfico, está claro, pero al menos hay que ir preparado contra la eventualidad, ¿no cree? Preocúpese de su seguridad dentro del vehículo con tanto o más afán que de los terroristas. De paso, contribuirá a dar un mejor ejemplo e incluso a evitar una sanción de tráfico.

Ya sabe que hoy está mal visto hacer bromas sobre el maltrato a las mujeres, fumar, el absentismo laboral… e incluso no ponerse el cinturón de seguridad. Como bien sabe, la DGT de Pere Navarro ha conseguido que se lo ponga más gente que nunca. Piense lo humillante que puede ser recibir una multa por ese concepto.

Le mando un cordial saludo, atentamente

Javier Costas Franco

Vía | El Mundo