Car2Car: qué ventajas tendrá que tu coche esté conectado con otros

A partir del año 2019, las comunicación entre vehículos será un hecho más cercano tras la propuesta de la compañía alemana Volkswagen de incorporar la tecnología WLANp en su flota. La intención es llevar este protocolo a la mayoría de los modelos, desde los coches compactos hasta los vehículos comerciales o monovolúmenes. El objetivo principal: la mejora de la seguridad  y la reducción de la siniestralidad en las carreteras europeas a través de la interconexión de los vehículos entre ellos y su entorno. ¿Será una realidad que los coches hablen entre sí?

¿Qué es un sistema de comunicaciones vehicular?

Un término que puede llevar a gran confusión pero que es más simple de lo que parece. El concepto parte de una red de comunicación donde los vehículos y algunos puntos concretos del entorno en el que estos se mueven, pueden conectarse e intercambiar información, ya sea del tráfico o de cuestiones relacionadas con la seguridad. ¿El objetivo? Evitar accidentes y descongestionar el tráfico de forma cooperativa.

Estos puntos concretos de la carretera (nodos fijos) incorporan dispositivos de comunicación de corto alcance, denominados DSRC, con un ancho de banda que permite un rango amplio de cobertura de cerca de 1km. Al comunicarse con los vehículos en circulación (nodos móviles), el conjunto conforma una solución tecnológica (“ITS”, Intelligent Transportation Systems) que pretende mejorar la seguridad en el transporte terrestre, anticipando incidencias antes de que éstas ocurran.

Dentro de este sistema de transporte inteligente encontramos el Car2Car (también llamado Vehicle-to-Vehicle, “V2V”) que está diseñado con el propósito de ‘hacer hablar’ a un automóvil con otro, es decir, la comunicación entre los nodos móviles de los que hemos hablado.

La información relacionada con el tráfico, la seguridad, los accidentes, las obras y otros asuntos que giren en un radio de 500 metros alrededor del coche se comunicarán y transmitirán al resto de vehículos de su entorno y a los puntos localizados en la carretera en cuestión de milisegundos. Por supuesto, otro objetivo importante, pero secundario, del Car2Car es el de reducir el consumo de carburante y las emisiones de dióxido de carbono, notificando cuando se estén superando los límites establecidos.

La seguridad, la motivación principal de Car2Car

Funciona de esta manera: un vehículo descubre un peligro en la carretera, ya sea por deterioro de la calzada, un accidente reciente, animales cruzando, tráfico denso, zona de paso de peatones, circunstancias atmosféricas adversas (hielo, niebla o viento) entre otros, y lo notifica al resto de vehículos que puedan estar localizados en torno a él.

Damos por hecho que el vehículo es capaz de diferenciar aquellas incidencias importantes, pero lógicamente, esto se debe a la incorporación de unos sensores electrónicos que computan cambios en la trayectoria o en la velocidad, para poder informar a los vecinos de ello, si alguno es reiterado. Cualquier cambio que los conductores previos estén realizando, es enviado como recomendación al resto de usuarios para que puedan tomar una mejor decisión, a modo de señal de tráfico anticipada. Otros avisos avanzados del sistema son en el caso de cambio de carril, detención repentina, advertencia de salidas y entradas a la carretera, obstáculos e incluso prioridad en las intersecciones, para decidir quién tiene derecho de incorporarse y quién no.

La OMS asegura que los accidentes de tráfico son la causa de 1,2 millones de fallecimientos al año en todo el planeta, además de alrededor de 50 millones de personas heridas. Sin lugar a dudas, conducir se encuentra en el podio de las principales causas de muerte y es prioritario ponerle solución para que el precio de una colisión no sea una vida.

Desde el Grupo Volkswagen aseguran que la introducción de esta tecnología permitirá “mejorar significativamente la seguridad vial en toda Europa. Nos acercará un paso más a Vision Zero, la visión de una conducción sin accidentes”, según Ulrich Eichhorn, director de Investigación y Desarrollo de la compañía. La interconexión WLANp estandarizada, ya ha pasado por la fase de pruebas y está lista para su uso, tanto en las flotas (vehículos, emergencias, etc.) como en las infraestructuras de tráfico (semáforos, por ejemplo).

Otros ITS: Platooning en camiones

Los camiones también son un grupo vulnerable en las carreteras y la aplicación de la conductividad y la conducción automatizada puede ser una solución de seguridad a los convoys. Daimler Trucks North America lleva tiempo realizando pruebas a camiones configurados en platooning para asegurar la cercanía entre estos vehículos y el apoyo entre ellos.

El platooning o tren de carretera consiste en agrupar los camiones con enganches electrónicos que les permitan acelerar y frenar de forma sincronizada, evitando el error humano en la distancia de reacción. Además, al circular por vías automatizadas, es posible aprovechar mejor el espacio e insertar mayor cantidad de vehículos en la carretera. La conectividad y la conducción automatizada mejoran la seguridad dentro del grupo, gracias a la existencia de conductores de apoyo y la mejora de la logística y del propio cansancio del conductor.

Esta tecnología es una rama del V2V, en desarrollo, que permite interactuar a los camiones, asistiendo al conductor con el crucero, el aviso por salida de carril y el freno activo. Permite, además, ahorro de combustible por la reducción aerodinámica al circular juntos y el aumento de los tiempos de reacción del sistema frente al tiempo de respuesta de un ser humano. Un paso más hacia el Objetivo Cero Víctimas para acercarse al propósito de 2020 y la misión de todos: ningún fallecido más en nuestras carreteras.

En Circula Seguro | La seguridad vial en la era del coche autónomo: cuando el accidente sea la excepción

En Circula Seguro | La ambiciosa carretera china con paneles solares, recarga inalámbrica y asistencia a coches autónomos

Imágenes |Volkswagen iStock Rasica