Benoît Lutgen y la ‘Carretera de la Vergüenza’

La Carretera de la Vergüenza, en Bélgica

Para ver la Carretera de la Vergüenza, que así ha sido rebautizada la N69, tenemos que viajar hasta Bélgica, hasta un rinconcito de Valonia situado cerca de las ciudades de Braives y Hannut donde encontramos una de esas carreteritas que pasan por medio del campo sin que haya prácticamente nada a lado y lado, pero que puede servir como catálogo de señalización vertical para los que aprenden a conducir. Hasta 250 señales han plantado en un recorrido de unos cinco kilómetros después de unas obras que han costado 300.000 euros a los belgas.

La carreterita tenía sus estrecheces y sus limitaciones, y la cerraron al tráfico. Tras reabrirla, la carreterita sigue igual de estrecha, sólo que “arreglada” a base de poner señales y más señales que advierten de que la carreterita sigue siendo estrecha y limitada.

No sabía yo que Bélgica rindiera culto a la España de Mihura y de Berlanga, pero en cualquier caso el ministro valón de Obras Públicas, Agricultura, Asuntos Rurales, Naturaleza, Bosques y Patrimonio Natural (sí, todo eso), el socialdemócrata Benoît Lutgen, se ha convertido en el foco de las quejas por este desaguisado, que podéis ver a continuación en un vídeo que no tiene desperdicio.

Lo que nos muestra el vídeo es una solución de avestruz de esas que tanto nos gustan a todos. Si una vía es estrecha, en vez de ampliarla vamos a marcar sus estrecheces, limitamos la velocidad y confiamos en la bondad del conductor para no darse un batacazo cuando el exceso de confianza lo empuje a ir a pedal pisado y de repente se encuentre con un camión que le viene de frente. Son maneras de verlo.

Benoît Lutgen¿Y qué pinta Benoît Lutgen en todo esto? Evidentemente el asunto le salpica por estar dentro de su abultada cartera ministerial, pero no sólo eso. Lutgen se acaba de anotar un tanto al aprobarse un decreto que lleva su nombre y que corta de raíz las “incivilidades e infracciones” relacionadas con el Medio Ambiente, lo que entre otras cosas supone sanciones directas para algunos usos de vehículos motorizados en el campo bajo el principio de “quien contamina, paga”.

Así se entiende que la carretera no haya sido ampliada sino simplemente señalizada, que ya se sabe que una carretera estrecha es el mejor elemento disuasorio para el tráfico rodado (ejem). Pero hay más. El vídeo que hemos visto se ha propagado por la red en cuestión de días de manera que copa los resultados de Google cuando uno busca a Lutgen con las siglas de su partido, además ha sido reproducido en Digg y finalmente ha llegado a España como portada en menéame.

Como 2+2=4 (normalmente), quizá este sea un vídeo denuncia sobre una carretera absurda, sí, pero no está exento de reivindicaciones por motivos que van más allá de la simple anécdota y que tienen que ver con las protestas de los conductores que no están de acuerdo con esas medidas que se suponen ecologistas diseñadas por políticos a los que la ciudadanía percibe como lejanos y ajenos.

¿De qué me sonará a mí todo esto? Ah, sí: del debate patrio sobre el consumo y la velocidad, claro.


Ver mapa más grande

Por si a alguien le pica el gusanillo de la curiosidad y decide perderse por la Carretera de la Vergüenza, aquí dejo un mapa de la zona. Eso sí, cuentan que la carretera vuelve a estar cortada por obras. Sí, en Port Aventura también lo hacen, esto de cerrar las instalaciones durante unas semanas para montar las nuevas atracciones. A ver con qué nos sorprenden los belgas al reabrir la ruta al tráfico…

¿Alguno de vosotros tiene un ejemplo similar en España?

Vía | noticias.coches.com
Foto | agriflanders
Vídeo | MrStandardMadness

  • muchachoseguro

    Si lo que quería era contribuir el con el medio ambiente, carreterucha de un carril por sentido limitada a 50-60 km/h y listo: en 5ª marcha a 60 km/h constamente se ahorra mucho, pero que muchísimo más que viajando por ese infesto pavimento alquitranado que no merece ni el nombre de carretera.

    No esperad, la idea era desanimar el uso del coche. Pero encima, para construir un camino que casi nadie usará, ha malgastado recursos: materiales, combustible para la maquinaria de construcción, fondos públicos.

    Lo de este señor (y semejantes de su calaña) es flagrante: se ríen en tu cara (en las nuestras, para ser exactos) y si replicas responden con cinismo “es por el medio ambiente, ¿no es lo que queríais?”

  • escargot

    Una que se me ocurre a mí es la N-232.

    De Zaragoza a Logroño va paralela a la A-68 y a la AP-68 (a ver si hay más disparates por España de nacional, autovía y autopista paralelas) y pasada la Opel la A-68 termina. En un tramo de unos 30 km la N-232 es una carretera de la muerte y no se les ha ocurrido otra cosa que solucionar el problema pintando una línea continua de 30 km de largo y limitar toda esa zona a 80. A los camioneros no les renta ir por la AP-68 y por eso van por la N-232, con lo que la situación en la N-232 sigue siendo la misma. Cuando el peaje estaba a punto de expirar, lo renovaron por una pila de años.

    Y en la otra dirección también hay un parcheado de lo más divertido. En el 2009 se inauguró la variante de Fuentes de Ebro y ya se está hundiendo. La solución que han encontrado es limitar la variante a 60 y ya está. Con eso basta, por lo que parece.

  • Victoriano Flores

    Bueno, la verdad es que carreteras de este tipo hay muchas en España, lo que ocurre, es que no pasan a ser asfaltados totalmente; me refiero a caminos rurales o cañadas reales que se asfaltan en muchos casos por instituciones o empresas públicas que nada tienen que ver con el ministerio de transportes. En algunos casos es Renfe, la que se encarga, tras construir una modificación del camino, el ministerio de defensa para acceder la entrada / salida de vehículos y en otros casos es por iniciativa de particulares para acceder a sus fincas. Es decir, que habría que estudiar si el trazado es de un viejo camino rural o se trata de un trazado nuevo. Si se trata de una carretera diseñada, como creo que es la del post, me parece que o bien no tiene afluencia de vehículos o se trata de alguna limitación por falta de presupuestos. La cuestión es que no tiene sentido construir una carretera estrecha y sin arcenes además del derroche que supone la señalización vertical. Un cartel por ejemplo al inicio del tramo para explicar las preferencias y anchura de la vía hubiese bastado.

  • 50401

    Un caso único en Europa, dicen… jajaja. Que se paseen por mi pueblo, por favor. Carretera de Can Ferrer, para los curiosos, toda una atracción. Eso sí, sin todas esas señales.