‘Auto-Puerta a Puerta’, la firme apuesta de Mapfre por la movilidad ininterrumpida

Catadióptrico roto

“Esta noche algún gracioso me ha dado un golpe en el coche y me lo ha dejado bonito. Y, vale, sí, lo tengo a todo riesgo y por tanto no voy a tener que preocuparme por lo que me va a costar la broma, que la aseguradora va a correr con los gastos. Pero, me lo monte como me lo monte, voy a tener que estar perdiendo horas de trabajo para llevar el coche al taller, esperar a que me lo miren, luego que me lo periten, que me lo arreglen… ¡Yo no tengo por qué pasar por todo esto! ¡Que la culpa del golpe no ha sido mía!”

¿Quién no se ha sentido alguna vez así después de descubrir la huella de algún ave nocturna (entiéndase “pajarraco”) sin demasiados escrúpulos? Todo esto, que podría ser una historia real pero no lo es, tiene los días contados…

Mapfre

Mapfre acaba de poner en marcha el servicio Auto-Puerta a Puerta. A partir de ahora, quien tenga asegurado el coche a todo riesgo en esta compañía podrá solicitar que le lleven el vehículo al taller tras haber sufrido un siniestro. Una grúa de Mapfre lo recogerá en el domicilio del interesado (o donde sea) y lo llevará al taller. Tras la reparación, Mapfre devolverá el vehículo a su propietario donde este lo necesite y con el arreglo garantizado de por vida mientras continúe asegurado en Mapfre.

Además, si el asegurado tiene contratada la cobertura de un vehículo de sustitución, la solución será aún más eficaz: coche siniestrado al taller y coche de sustitución para el interesado. Todo de una tacada. Movilidad ininterrumpida, libertad de movimientos garantizada en definitiva, que con los tiempos que corren es tanto como decir ahorro de tiempo y de dinero. El servicio está dispobible en las principales capitales de provincia.

Foto | Josep Camós