Aumentemos los límites de velocidad y seremos todos mucho más felices

Velocidad. Imagen: SCT

Al hilo del texto firmado ayer por Javier Costas para Motorpasión y titulado En la Comunidad de Madrid hay 48 radares no señalizados, surgieron varios comentarios, algunos de ellos especialmente brillantes y otros ciertamente discutibles. Y no faltó el clásico que aseguraba que “a la DGT se la suda k nos matemos todos mientras puedan recaudar cuanto mas mejor” (sic).

Independientemente de estos extremos, me llamó la atención un detalle. Siempre que hablamos de radares aparece como por arte de magia (y empiezo a creer en una especie de teoría de la conspiranoia) la revisión al alza de los límites de velocidad como remedio inmediato para todos los males de la sociedad.

Pero, ¿hasta qué punto el aumento de la velocidad máxima permitida serviría de algo?

En primer lugar, deberíamos tener presente cuál es el papel de la velocidad en la siniestralidad. No es que la velocidad mate, como creían nuestros bisabuelos cuando elucubraban sobre lo que le sucedería al cuerpo humano cuando alcanzase la velocidad de 100 Km/h y como erróneamente se ha redactado en forma de eslogan en los últimos tiempos (“la velocitat mata, la inconsciència, també”, rezaba una reciente campaña del SCT que no creo que necesite traducción).

De acuerdo, la velocidad no mata, pero por pura Física sabemos que cuanto mayor es la velocidad a la que se desplaza un cuerpo en el espacio, mayor es la energía cinética que acumula y por tanto mayores son los daños que sufre cuando tiene lugar una colisión. Por otra parte, sabemos que cuanto mayor es la velocidad a la que viajamos menor es el tiempo de que disponemos para actuar.

Velocidad y tiempo son inversamente proporcionales cuando el espacio es el que es. Cualquier inesperado infortunio que nos pueda sorprender quedará en un simple susto o se convertirá en la razón de nuestra muerte dependiendo de la velocidad a la que circulemos. Cuestión de cara o cruz. Pero bueno, siempre puede salir cara.

En segundo lugar, deberíamos tener presente que los límites establecidos actualmente responden a dos motivos principalmente: de un lado, una necesidad de ahorro energético impuesta a mediados de los años setenta por la llamada crisis del petróleo (una necesidad que lejos de caducar con el tiempo va en aumento); del otro, una necesidad de reducir la siniestralidad y los daños que de ella se derivan (nota para los escépticos: véase el párrafo anterior).

Por tanto, tenemos un primer debate, aunque menor. ¿El aumento de la velocidad redundaría en un aumento de la seguridad? Algunos “técnicos” aseguran que sí. Que en un mundo feliz donde los flujos de tráfico son estables y todo el mundo respeta las normas, una manga más ancha con la velocidad reduciría la siniestralidad.

Vale. Pongamos esto en un contexto real. Teniendo en cuenta que las distracciones, los piques y otras memeces propias de la especie humana son la causa de tantos siniestros, aumentar los límites sería como añadir leña al fuego. No se puede comenzar una casa por el tejado.

En tercer lugar, y ligado con el párrafo anterior, deberíamos tener presente la honestidad de nuestros conductores. Y aquí es donde se abre el verdadero debate. La cuestión no es si aumentar los límites de velocidad establecidos redundaría en una mayor seguridad. La cuestión real es saber si los nuevos límites serían respetados. Y no vale decir que sí mientras pensamos que no, que ya nos conocemos.

Cuando un comunicante anónimo (como tantos en internet) deja claro que lo que le molesta es tener que conducir asustado por la posibilidad de que le sancionen, queda claro que está circulando acojonado por su propia desfachatez. Así, ¿quién nos garantiza que un aumento de los límites haría que este conductor los respetase?

BebéEl ser humano, desde que se pone a gatas y comienza a explorar su alrededor, busca límites. Un cajón que abrir, una silla a la que encaramarse, un enchufe donde meter los dedos… Nos va el rollo. ¿Realmente me están diciendo que permitirle a un niño subirse a una silla impedirá que luego quiera subirse a la mesa? Anda ya.

Conclusión: elevemos los límites de velocidad y seremos todos mucho más felices. Quienes ya corren seguirán corriendo. Quienes son ahora sancionados seguirán siendo sancionados. Quienes tildan a la DGT de recaudadores seguirán tildando a la DGT de recaudadores. Seguirá abierto el debate sobre elevar más y más los límites de velocidad. Y que viva la espiral. Seguiremos mareando la perdiz mientras los servicios de emergencia, las funerarias y las aseguradoras aumentarán sus cuotas de trabajo. Seremos más felices, sí. Cuanto menos sabemos y más nos obcecamos con las grandes verdades que guían nuestras vidas, mayor es nuestra felicidad.

Vía | Motorpasión

  • Macho… algunas veces merece la pena que estés calladito, si cuando hablas vas y sueltas maravillas como esta.

    A sus pies, sensei. (Anda, mira, esto de sensei también tiene que ver con Javier Costas)

  • yo dos apuntes, recordando un accidente en Vigo, que todos los canales de tv se dedicaron a exagerar, el accidente finalmente se produjo a 80km/h 30km/h mas del limite en ciudad, en el cual los 2 ‘locos’ del volante salieron ilesos mientras que una pareja de ancianos tristemente fallecio, no tiene nada que ver, pero me recuerda al accidente de la gumball el año pasado…

    el accidente es el mismo, pero el resultado en ambos casos dispar, como dos personas chocan a la misma velocidad en el mismo accidente y una sale ilesa y la otra fallece?

    Pues el coche… un coche nuevo es muchisimo mas seguro que uno hace 10 años y que por supuesto 20 años…

    (Tambien debido a esto se reduce la cifra de muertos cada año…)

    Ayer lei una entrevista al responsable de trafico de alemania en 2005, en la vanguardia. Sorprende que sus principales objetivos, eran dotar de una efectiva y rapida asistencia sanitaria a los accidentados, con helicopteros medicalizados.

    Aqui las medidas son radares y campañas, sin embargo se elimina el plan prever, para asi modernizar el parque… y que una ambulancia tarde 40min en llegar por el propio atasco del accidente, tp nos importa mucho… mola mas tener un helicoptero con una super camara, que con un medico detras…

    sobre los limites yo estaria de acuerdo a ponerlos a 140km/h y que el radar salte a 150km/h por el margen de error, eso si, los pondria en vias con mas de 2 carriles por sentido, de este modo el de la derecha tendria un limite de 100km/h , camiones, noveles, gente que no tiene prisa… en el carril central el limite de 120, y en el izquierdo 140, poco mas o menos lo que sucede ahora, solo que asi se espera evitar que los lentos vayan por el central y los rapidos por la derecha…

  • Los límites se pueden subir, por que la técnica ha avanzado, pero la gente… no tanto. En Alemania tienen menos siniestralidad relativa que aquí por que tienen mejor educación vial, y cuando hay un límite de velocidad, lo respetan o se atienen a las consecuencias.

    En España, subir los límites sin mejorar la formación es un suicidio político. No es lo mismo ir a 150 Km/h sólo pisando el pie que saber lo que necesitarás para frenar, ser consciente de las limitaciones del coche, del asfalto, de respetar esa tontería que llaman “distancia de seguridad” (en autovía la memoria colectiva olvida), tener neumáticos en buen estado y no con 140.000 Km como he llegado a leer… En resumen…

    Que se podría hacer si el conductor es PLENAMENTE consciente de todo lo que puede ocurrir y qué hacer. Una cosa que se me ocurre para atajar esto es un permiso de conducir más duro de sacar, que exija superar pruebas en circuito, un examen más duro, tener cierta experiencia, examen psicológico y lo que haga falta. Hay gente que puede ir más rápido, pero TODOS NO, por vehículo o por limitaciones humanas.

    Eso incluye a los industriales ligeros, a los que llevan remolques, camioneros, gente con la vista degradada, faltos de reflejos, conductores muy ocasionales… Si se hace bien… se pueden elevar los límites puntualmente y para casos en los que el riesgo real sea menor, pero alegremente, subir los límites de velocidad, sólo traerá beneficios a los citados colectivos y llegar a los puntos de destino minutos antes.

    Y al que le pillen a 160 Km/h, como tú has dicho, se seguirá cagando en Tráfico por recaudadores.

  • de los 5 párrafos que ha escrito javier, estoy de acuerdo con todos salvo con el primero. Evidentemente que la educación vial es un factor importante, pero no creo que sea el mas determianante a la hora de contabilizar la diferencia de siniestrabilidad relativa entre España y Alemania, ya otras veces lo he dicho, la prioridad en la asistencia sanitaria creo que es un factor incluso mucho mas importante que la educación vial del personal, que estamos hablando de salvar vidas, que no es ninguna tonteria lo de que un helicoptero pueda llegar en el menor tiempo posible, independietemente de que el accidentado se haya saltado las normas y por eso haya tenido el accidente, javier por favor, que parece que quisieras decir que en ese caso no se mereceria la asistencia sanitaria.

    En cuanto a la solución que propone defcon de diferentes límites en los carriles, no veo motivo para no utilizar el derecho a 140 o sin límite si no hay tráfico.

  • A mayor educación vial, luego formación vial, mayor conciencia de la realidad vial. Y con esa conciencia, menor número de siniestros. A menor número de siniestros le sumas mejores condiciones de salvamento, y vamos todos contentos.

    Yo ni tan siquiera soy tan permisivo como Javier. Quizá me parezco más en la opinión a Josep Camós. Tal y como está el patio lo último que tendría que hacerse es trabajar sobre la velocidad al alza.

    ¿Sistema sanitario de atención mejorado? Por supuestísimo, pero lo cortés no quita lo valiente: para salvar vidas no hace falta aumentar los límites. O mira, tal vez sí… total, a 160 es casi imposible sobrevivir; menos trabajo para los de rescates.

  • A ver, yo no es que le quiera quitar importancia a la educación vial, pero es que en comparación con una buena asistencia médica en carretera, la efectividad de la primera frente a la segunda hablando de disminuir las muertes, es muy baja. Un médico en el lugar e instante hace mucho mas por salvar vidas que la educación. En el siguiente párrafo aportare algunos datos para corrobar mi teoría.

    Yo no se si Javier habrá conducido por Alemania, yo no mucho pero algo si, he recorrido el tramo de autobahn entre Aachen y Köln ida y vuelta, y he estado una semana conduciendo por los alrededores de Köln. La educación de la gente, pues mejor que por aqui si vaya, pero no es la panacea que se cree javier. Cuando hay por ejemplo un tramo que se limita a 100, pues nadie mira a ver cuanto da el coche en ese tramo, pero si que todo quisqui sigue a 140. En un tramo de velocidad libre, si tardas un poquito mas de la cuenta en apartarte del carril izquierdo, no tardara en pegarsete al culo algun BMW para que te apartes.

    No se si todas estas situaciones se daran en toda Alemania, o solo por la región que yo estuve, o quizás el hecho de tener matrícula extranjera influyera en el comportamiento que los demás tenian conmigo, pero creo que por como habla Javier, el no conoce la realidad de aquel pais, y le animo a que tenga la humildad de no dar por supuestas cosas que no conoce.

  • “Un médico en el lugar e instante hace mucho mas por salvar vidas que la educación.”

    David:
    me niego a creer que estés prefiriendo una buena asistencia médica en caso de siniestro a tener una buena educación vial que evite los siniestros.

    ¿Qué es mejor? ¿Tener muchos bomberos o evitar que el bosque arda?

  • perdon por escribir dandole manotazos el teclado, por dejar pasar unos cuantos acentos y por poner corobar en vez de corroborar!! jeje vaya gallifante.

    Josep, este bosque ya lleva mucho tiempo incendiado, años, décadas… apaguemos el fuego, y sembremos semillas para el futuro, que al contrario de como sucede en la metáfora, se pueden solapar las dos actividades.

  • Es la paradoja de anteponer cosas que deben caminar juntas. Sin educación vial, probablemente el médico de turno desconozca qué coño es un efecto submarino.

    En cuanto a Alemania… pues sí, efectivamente. He pasado kilómetros de ese país, claro que la mayoría de las veces lo he hecho en trailer y no en coche. Deja mucho que desear la educación por esa zona; simplemente aquí les tenemos idealizados. Por no tener, ni tan siquiera está entre los 25 países con más carretera construida en su territorio (alucina, mariano).

    ¿Ejemplo de civismo? Me flipó Cresky en República Checa y también los alrededores de Paraga. Wolchofw, en Rusia. Y Holanda, por supuesto.

  • David, lo que conozco de Alemania no es de haber conducido por allí, pero sé que son mucho más bordes con las limitaciones de velocidad donde las hay, y que se respeta más que aquí.

    La asistencia es importante, no te lo voy a discutir, pero la mejor medicina es la prevención. Un helicóptero que te salve la vida por 10 minutos es el último recurso, no el primero. El primero es no dar lugar a situaciones de riesgo.

    En Alemania hay gilipollas, los hay en todas partes, con BMW o con cualquier otra marca (no los demoniceis tanto, que me quiero comprar uno antes de los 50 tacos y me estáis dando complejo antes de tiempo).

    Espero que la solución a los “rompepelotas” no pase por llevar un dispensador de clavos cerca del maletero, o soltar aceite, o darle un botón que haga funcionar todas las luces de freno, para que se les pongan los h… de corbata y no se peguen. O mejor, podríamos recurrir a soluciones clásicas tipo Ben-Hur.

    Pinchos extensibles de 1 metro que salen a más de 100 Km/h, a ver si se acercan tanto. Me da por el culo esa gente.

  • como veo que no has entendido la metáfora del bosque ardiendo, te repetiré lo mismo pero con la metáfora de la medicina y la salud:

    Ya estamos enfermos, por lo tanto vamos a curarnos, que no excluye que prevengamos para el futuro, ni que haya que darle prioridad a una cosa u otra.

    No se de que sabras o dejaras de saber sobre como son en Alemania, alla tu si no quieres reconocer que has pecado de poco humilde en tu comentario #3.

    A mi tambien me gustan mucho los BMW, he soltado la marca en concreto porque cuando me paso lo que conté en #6, resultó que era uno.

    No se exactamente a que vienen los 2 últimos párrafos, son como palabras de relleno que no vienen a cuento…

  • La metafora del bosque esta muy bien, pero como no se pueden evitar los incendios por mucho que se quiera, ojala. pues mas vale tener a bomberos preparados y rapidos, para que el bosque no arda mucho…

    Hay que recordar que la mayoria de los accidentes se provocan por despistes, no por ir rapido. Y suena a topico pero en mi caso a mayor velocidad mayor atencion a todo lo que me rodea…

    Sobre mi idea de los 3 carriles, yo me referia al caso de una autovia con bastante trafico , pero fluido, para evitar los atascos del carril izquierdo y que la gente lenta vaya al central. Esta claro que si no hay trafico se podria circular a 140 tranquilamente por el derecho.

    Y los limites deberian ser adecuados tambien a cada tipo de vehiculo, no es lo mismo un ford con un año que un bmw de 20 años, es decir no la marca, sino la edad el estado y por ejemplo la puntuacion sacada en el euroncap.