¿Qué son los asistentes de velocidad y por qué podrían ser obligatorios?

asistentes de velocidad

“Hacia la seguridad de serie en todos los vehículos” fue el título de la jornada organizada por la Fundación MAPFRE y el Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (ETSC) el pasado mes. En la misma se discutió sobre cómo promover el uso de la tecnología de Asistencia de Velocidad Inteligente (ISA), a nivel europeo y nacional.

En estos años en los que las tecnologías de conducción autónoma se encuentran al borde de convertir los accidentes en una excepción, los asistentes de velocidad regresan a la palestra pública. ¿Debería ser obligatorio este sistema no invasivo que informa antes de superar los límites de velocidad? Los expertos vuelven a insistir en que sí.

En esa línea, el director de la DGT, Pere Navarro, ha mostrado su empeño en que esa obligatoriedad pueda llegar a regularse en un futuro próximo. El director del Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, Jesús Monclús, explicó esa apremiante utilidad:

Si todos los vehículos tuvieran instalado un control inteligente de la velocidad, habría 400 víctimas menos al año en las carreteras españolas.

La clave para reducir en un 20% los fallecimientos

No es la primera vez que en Circula Seguro hablamos de estos sistemas. El Asistente de Velocidad Inteligente demuestra ser un aliado perfecto en la prevención de los siniestros en los que la excesiva velocidad juega un papel fundamental.

Según Graziella Jost, investigadora del ETSC, instalarlos en todos los vehículos de forma obligatoria reduciría en un 20% los fallecimientos y en un 30% las colisiones. En total ayudarían a salvar 25.000 vidas en 15 años en Europa.

Como ya os hemos contado en Circula Seguro, los denominados ISA se basan en una tecnología de reconocimiento de señales. A través de una videocámara y un GPS con acceso a una base de datos que contenga los límites de velocidad de todas las vías.

En el momento en el que un conductor supera la velocidad máxima, el sistema lo alerta a través de una pantalla y de una señal sonora. Al contrario de otras tecnologías, los asistentes de velocidad inteligente no son invasivos. Es decir, no ejercen un control más allá de la limitación de la velocidad. Además, el conductor siempre puede desactivarlo con el pedal del acelerador.

Asistentes de velocidad antes de la conducción autónoma

Cifras de la ETSC para los ISADesde el Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte trabajan y presionan por la obligatoriedad de estos dispositivos. En contraste con la complejidad que acarreará la regulación de las tecnologías de conducción autónoma, este tipo de tecnologías ya están disponibles para ser introducidas por los fabricantes de automóviles.

Lo mismo ocurre con los sistemas de alerta inteligente de cinturones o los sistemas de frenada de emergencia. Sin embargo, las fechas que se han marcado las autoridades europeas para hacerlo obligatorio no son concluyentes. Mientras que fuentes más optimistas sitúan ese momento en 2021, otras que lo son menos hablan de antes de 2030.

Al ritmo que se mueven las nuevas tecnologías, puede que para esa fecha sistemas así queden de todo obsoletos. De ahí la inmediatez con la que apuesta el ESTC que se apliquen los asistentes de velocidad.

Los autobuses de Londres ya están equipados con ellos

De hecho, en algunos puntos del continente ya se han empezado a utilizar. Tal es el caso de los nuevos autobuses de la flota pública de Londres. De este modo, más de 500 unidades ya vendrán equipados con los sistemas ISA antes de que termine este año. El plan allí con los asistentes de velocidad es una renovación total de los 9.000 autobuses que conforman la flota de Londres antes de 2028.

Buscan reducir en un 70% los fallecidos y heridos por accidentes de autobuses en 2022. Londres es una de esas capitales en las que el cambio hacia una movilidad sostenible ha pasado diferentes etapas, entre ellas, la de imponer un coste de entrada superior al centro a los modelos más contaminantes. La peatonalización y el mayor uso de la bicicleta están jugando un papel fundamental. Esto está coincidiendo con un aumento de la accidentalidad de estos usuarios de la vía.

Los asistentes de velocidad inteligentes instalados en los autobuses de Londres ostentan un mayor grado de control sobre la conducción. El conductor no puede desactivarlos acelerando, como hemos comentado. Solo en caso de emergencia podrían hacerlo. Durante los ensayos, la efectividad de los sistemas ISA se mostró muy fiable. Los autobuses se mantuvieron dentro del límite de velocidad el 97-99% del tiempo.

Control y descontrol

Pese a los beneficios demostrados, el camino legislativo para los asistentes de velocidad no es tan sencillo. A los sistemas se oponen algunos colectivos que entienden que ofrecen un control excesivo de los vehículos.

La realidad actual no facilita su introducción libre por parte de los fabricantes. Según, el director de la organización británica Brake, Joshua Harris, «aunque los conductores quieren que sus coches sean seguros, la realidad es que en raras ocasiones se gastan más dinero en prestaciones de seguridad opcionales». De aquí se desprende la necesidad de esa obligatoriedad a través de las normas.

En Circula Seguro | La DGT considera bajar el límite de velocidad a 80 km/h después de los datos de este verano

Imágenes | iStock/Borakovskyy, ETSC, UnSplash  Christopher Burns