Así es la tecnología que reduce los atropellos y minimiza sus consecuencias

Cada año, en España, según los datos de la DGT, ocurren 12.000 atropellos aproximadamente, de los que unos 11.000 se dan en zonas urbanas e interurbanas. La Dirección General de Tráfico en sus estadísticas de 2014 publicó un total de 336 peatones fallecidos. Un dato muy a tener en cuenta es que el 20% de los fallecidos por accidente de tráfico eran peatones.

Como es lógico, los peatones son muy vulnerables en caso de accidente, ya que el golpe de un coche, un camión o una moto contra los viandantes, por despacio que circule, será muy fuerte. A continuación veremos avances tecnológicos que reducen la posibilidad de sufrir un atropello y, en caso de que ocurra, reducen las consecuencias.

Hace unos días contábamos que la adicción al móvil suponía un gran peligro para este colectivo, ya que en ocasiones es posible que al caminar mientras lo utilizamos crucemos la calle de forma inconsciente sin percatarnos de si el semáforo está en rojo o en verde. Precisamente por esto, en la ciudad alemana de Augsburgo, han instalado un paso de cebra experimental con luces LED en el suelo; para que el peatón que va mirando su teléfono móvil (mirando hacia abajo) se percate de que el semáforo se encuentra en rojo.

Otro sistema que se ha aprobado recientemente en España, con el objetivo de mejorar la seguridad de los viandantes reduciendo el número de atropellos, es el uso de nuevas señales de peligro de peatones en determinados lugares donde suele haber mucho tráfico de peatones. Estas señales cuentan con tres puntos luminosos para llamar más la atención de los conductores como ya te contamos. Se activan sólo cuando un peatón que se dispone a cruzar activa un pulsador. De momento se han colocado en distintas zonas del “Camino de Santiago”, aunque supuestamente se extenderá por los puntos con mayor índice de atropellos del país.

peaton-paso-de-cebra-movil

Seguridad activa

Los coches también han avanzado en seguridad activa y pasiva para reducir los atropellos y disminuir sus consecuencias. Empezamos con la seguridad activa y es que existen modelos y equipamientos que utilizan una cámara ubicada en el frontal del vehículo capaz de detectar vehículos, objetos y peatones. Dependiendo de las versiones, en algunos casos sólo emiten un aviso luminoso y sonoro; mientras que los más efectivos, si el conductor no reacciona ante estos avisos, son capaces de actuar de forma autónoma sobre el sistema de frenado. Así, detienen el vehículo antes de alcanzar al peatón o bien disminuyen considerablemente la velocidad antes del impacto, reduciendo considerablemente las lesiones sobre el peatón. Según un estudio de la Fundación Mapfre, si todos los vehículos equiparan un sistema de frenado automático con detección de peatones, se podrían evitar más del 30% de los atropellos.

En cuanto a los futuros coches de conducción autónoma, es condición indispensable que tengan un porcentaje 100% a la hora de identificar peatones, ya que el conductor del vehículo no tendría por qué preocuparse de la conducción. Una investigación de la Universidad de California, ha desarrollado recientemente un sistema de algoritmos que funciona de una forma mucho más rápida que en los métodos utilizados hasta ahora. Este sistema es capaz de descartar las partes de las imágenes en las que no hay posibilidades de encontrar un peatón (u objetos) previo análisis y así conseguir una mayor velocidad de respuesta. Después, clasifica e identifica los distintos objetos y detecta los peatones.

En cuanto a los vehículos eléctricos, la mayoría de los modelos resuelven su “problema” de baja percepción sonora en zonas urbanas, con un sistema que emite un sonido artificial que avisa a los peatones evitando que se crucen en la vía inesperadamente.

Como decíamos anteriormente, los coches han mejorado mucho en los años en materia de seguridad activa, pero también lo han hecho en cuanto a seguridad pasiva. En la pasada década se incluyó la protección de peatones en los test y valoraciones de seguridad EuroNCAP, entonces se demostró que los frontales de nuestros coches podían ser mucho más eficaces en caso de atropello.

Desde ese momento, los distintos fabricantes se concienciaron de la necesidad de realizar unos frontales más seguros para los peatones, donde las formas ligeramente redondeadas ya no eran todo lo que podían hacer. De esta manera, algunas marcas como Jaguar, tuvieron que dar una nueva forma a su logo, retirando la “escultura” del felino de la base del capó. El caso de Jaguar y su identificación en el frontal fue sólo una anécdota.

insignia-jaguar

Algunas de las medidas y sistemas que se han llevado a cabo en estos años, en lo que a seguridad pasiva para peatones se refiere, son:

  • Diseños de los paragolpes más elaborados: La separación entre el paragolpes delantero y la traviesa del chasis se ha aumentado. Con esto se consigue que el paragolpes, que es de material deformable, ofrezca un mayor recorrido y, por tanto, una mayor absorción para disminuir la aceleración que sufren las piernas del peatón.
  • Colocar una traviesa en la parte baja del frontal: Con este sistema lo que se consigue en caso de atropello es que el primer impacto sea a la altura más baja posible. Así, desplaza el cuerpo del peatón hacia arriba evitando que el coche pase, literalmente, por encima suya.
  • Capó activo: Esta medida detecta el atropello y, antes de que el cuerpo impacte sobre el capó y la luna del coche, levanta ligeramente la parte del capó cercana al habitáculo. De esta manera, funciona como si de un colchón se tratara amortiguando el impacto en esta zona.
  • Airbags de capó: Su funcionamiento complementa al anterior mecanismo y utiliza los mismos sensores que detectaban el atropello anteriormente. En este caso, además, la unidad electrónica que controla los actuadores, activan un airbag que se despliega precisamente desde la zona donde se eleva el capó cubriendo buena parte del parabrisas y de los resistentes pilares delanteros. Así, la absorción de energía es mucho mayor y, por tanto, los daños físicos sobre el peatón disminuyen notablemente.

 

Fotos | Connel_Design, Tamas-V y nicolagoddard