Así es Shotl: la plataforma de movilidad española que promueve un transporte público a demanda

Transporte bajo demanda

Vivimos en la época de eclosión de la llamada «economía bajo demanda«, una tendencia en la que los servicios se proveen al consumidor cuando este lo solicita. El ejemplo más claro lo tenemos en el «video bajo demanda» o «video on demand«, en el que las plataformas de streaming ponen a disposición del consumidor su catálogo de películas o series para que las vea cuando y donde él decida.

Otros ejemplos que se asocia a la «economía bajo demanda» son Uber o Cabify; en este caso, se ofrece un servicio de transporte únicamente en el momento y el lugar que el cliente necesite. El caso que queremos tratar hoy tiene el mismo concepto, aunque con un matiz que supone la clave de su éxito: es también un servicio compartido.

Transporte colectivo bajo demanda

Transporte bajo demanda

Shotl es una plataforma de transporte colectivo bajo demanda. Esto es, el servicio se presta en vehículos colectivos, en este caso minibuses de los que la empresa cuenta con varias flotas en aquellas ciudades donde opera. Nótese el parecido fonético de Shotl con el término anglosajón shuttle, con el que se denomina a los autobuses lanzaderas de los aeropuertos y otras instalaciones.

La diferencia con un servicio de transporte público o discrecional es que Shotl no cuenta con rutas ni horarios cerrados o predefinidos, sino que los establece en función de la demanda de usuarios en cada momento. La plataforma se encarga de recoger todas las peticiones y a través de un algoritmo se calculan los servicios y recorridos. Tan sencillo como eficaz.

La contratación del servicio de Shotl se realiza a través de una aplicación para smartphones, con un funcionamiento similar a las de otras plataformas como Cabify o BlaBlaCar. La empresa afirma que el pago de los viajes se realiza directamente al conductor del minibus, sin ningún tipo de cargo por usar la aplicación ni estar suscrito al servicio.

Lugares con baja demanda de transporte público

Transporte bajo demanda

Este sistema de bus flexible plantea ya de inicio una gran ventaja frente al tradicional: la recogida y entrega de pasajeros se realiza allá donde estos lo necesitan realmente, evitando las paradas y/o horarios sin demanda. Todo ello puede suponer, a la larga, un gran ahorro de tiempo y recursos. Esto es especialmente útil en áreas donde la demanda de transporte público no es lo suficientemente alta como para poner una línea de autobuses convencional. Pensamos en polígonos industriales, parques comerciales y centros de negocio, donde la demanda pivota sobre las horas puntas de la jornada laboral.

Pero también vemos su gran utilidad en pedanías, áreas agrícolas y zonas rurales en general. Ya vimos en Circula Seguro los problemas de movilidad de las zonas menos pobladas, que crean una fuerte dependencia del vehículo particular. Un sistema de transporte colectivo flexible podría ser una alternativa sostenible para aquellos ayuntamientos que no pueden permitirse un transporte público deficitario.

Transporte para personas con movilidad reducida

Transporte bajo demanda

Otra demanda social que podrá cubrir un servicio bajo demanda como este es la del transporte de personas con movilidad reducida. Según el Instituto Nacional de Estadística, en España hay 3,8 millones de personas en esta situación, que podrían superar los 4 millones en 2020. Además de las barreras arquitectónicas y urbanísticas, estas personas se encuentran con el problema de la falta de servicios adaptados.

En España, la legislación obliga a los ayuntamientos a tener al menos un 5% de sus taxis adaptados; pero según la Fundación ONCE, solo el 37% de las ciudades lo cumplen. Un problema añadido es que en algunos casos los tiempos de reserva de los servicios de transporte a domicilio son de al menos 48 horas de antelación o incluso una semana. Ello implica una gran rigidez y exige una planificación que en muchas ocasiones no se puede dar.

Shotl promete un servicio puerta a puerta y con capacidad de atender en tiempo real para estas personas con movilidad reducida, que por el motivo que sea no pueden desplazarse hasta una parada. Su plataforma optimizaría las rutas con las peticiones de personas en circunstancias similares, combinando las reservas instantáneas con aquellas que se puedan realizar con antelación.

Un modelo de transporte en crecimiento

Transporte bajo demanda

Shotl es una startup española fundada en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) en 2017 por los hermanos Osvald y Gerard Martret. La gran flexibilidad que ofrece ha hecho que ya se esté usando para cubrir servicios tan dispares como el transporte de barrio en Barcelona, desplazamientos de personas con movilidad reducida en Valencia o para los trabajadores del aeropuerto de Múnich.

Recientemente la empresa ha sido premiada en los European Startup Prize for Mobility en conjunto con otras 9 iniciativas, además de recibir una mención especial del jurado. Y ya forma parte de la Connected Mobility Hub, un ecosistema de empresas que buscar digitalizar la movilidad. Todo ello servirá a Shotl para crecer y consolidarse, y sobre todo establecer su modelo de transporte colectivo bajo demanda como una alternativa real en todo el mundo.

Imágenes | iStock: m-gucci, oneinchpunch, Caboclin, | Unsplash: Guillaume Bolduc, Igor Starkov.

En Circula Seguro | Menos población, más coches: así es la problemática de la movilidad en zonas rurales