Aprovecha al máximo el potencial de un híbrido (I)

Lexus LS 600h

Los híbridos suponen una solución a corto plazo para lograr una mayor eficiencia en la conducción sin cambiar las redes de suministro de combustible, *pues utilizan gasolina sin plomo o gasóleo*. El conocimiento básico de su modo de funcionar nos permite sacarles el máximo partido y lograr unos consumos muy bajos sin alterar significativamente nuestros tiempos de desplazamiento.

Los coches híbridos tienen un motor térmico convencional y un motor eléctrico. Este último está pensado para dar un impulso adicional al del motor térmico, pero sin gastar más combustible. La energía del motor eléctrico sale de unas baterías especiales, independientes de la batería convencional. Si queremos aprovechar al máximo las características híbridas, *tenemos que conducir diferente*.

Actualmente en España se comercializan los híbridos *Toyota Prius*, *Honda Civic Hybrid* y varios modelos Lexus. En los dos primeros casos, utilizan motores de poca potencia y baja cilindrada, pero con el eléctrico suman unos 115-112 CV (respectivamente). Estos coches han sido diseñados sobre todo para conducir de forma tranquila, pues no han sido pensados para conducir de forma deportiva ni satisfarán a su dueño en ese sentido.

Honda Civic Hybrid

Todos estos modelos utilizan una transmisión CVT de múltiples velocidades. En cada momento, la transmisión funciona con las revoluciones más óptimas de motor y cambiando las relaciones de forma imperceptible para el conductor. Esto quiere decir que en procesos de aceleración fuerte, el motor se revoluciona mucho, pero sube de vueltas menos que un motor normal, lo que al principio _choca_ un poco. El secreto de ahorrar con un híbrido *es sacar el máximo partido al motor eléctrico*, veamos cómo hacerlo.

Para generar la energía eléctrica, se aprovechan los momentos en que soltamos el acelerador, frenamos o cuando la asistencia del motor no es necesaria. Una conducción previsora, que sepa anticiparse al tráfico, es muy útil en conducción eficiente normal, pero en un híbrido, puede usarse el freno más tranquilamente ya que el desperdicio energético es menor. Es mejor frenar de forma suave, ya que así recargamos más energía y hacemos trabajar menos a los frenos normales, siempre y cuando no menoscabe la seguridad.

Cuando el tacto del pedal del freno es blando, significa que en realidad los frenos no trabajan o apenas trabajan, se está aplicando rozamiento del motor eléctrico para recuperar la electricidad. Los híbridos o gastan la energía o la generan, es como una unión de generador y motor, por lo que consideremos al motor también como productor y no sólo consumidor, para entenderlo mejor.

Toyota Prius

Por ejemplo, si tenemos un semáforo en rojo a cierta distancia, soltamos el acelerador y dejamos que el coche vaya sólo. Así se recupera energía que luego usaremos cuando se ilumine el disco verde. Lo mismo hay que hacer con el semáforo en ámbar, a menos que no tengamos forma de detenernos de forma suave en espacio y en tiempo. Si tenemos que detenernos, pisamos el freno hasta la detención, sin tocar el cambio. El motor térmico se parará automáticamente mientras el freno esté pisado, si lo permiten las condiciones.

Cuando descendamos pendientes muy fuertes, como puertos de montaña, en vez de utilizar el freno es mejor hacer uso de las marchas de retención. El cambio automático tiene una posición en la que provoca una mayor retención del conjunto motor térmico/eléctrico y es lo más parecido a bajar en 2ª o 3ª velocidad, el coche no se embala.

Honda Civic HybridDe esta forma, se consigue la máxima recuperación de energía sin hacer uso del freno, aunque si es necesario, se utilizarán igualmente. Con una leve presión sobre el acelerador, el motor eléctrico recupera menos energía y permite al coche ganar algo de velocidad, pero sin consumir gasolina.

Al igual que en cualquier automóvil, el consumo es menor si se acelera en pendiente descendente o en llano que en pendiente ascendente, por física elemental. Hay que evitar en la medida de lo necesario acelerar en pendiente ascendente, en todo caso o mantenemos velocidad o soltamos el pedal lo justo para que el coche pierda velocidad a razón de 1 Km/h cada pocos segundos. Es la forma más eficiente de subir una pendiente, me ha quedado un pareado.

*_Continuará…_*