Aprendizajes básicos en seguridad vial que puedes transmitir a tus hijos

Cruzando paso de cebra

Convertir a nuestros hijos en futuros conductores responsables y peatones seguros, es una tarea que debemos inculcarles desde la infancia enseñándoles unos valores y dando ejemplo en nuestro comportamiento. No olvidemos que un comportamiento contradictorio, no acorde con lo aprendido en la escuela, crean conductas muy difíciles de modificar.

 “Educad al niño y no será necesario castigar al hombre” una frase de Pitágoras, escrita hace más de 500 años, que ilustra sobre la importancia de la formación en unos valores desde la infancia. Los padres son el primer agente educativo, por ello su tarea es imprescindible en todos los ámbitos, incluyendo el de la enseñanza en seguridad vial. De ellos depende la importancia de crear unos hábitos y actitudes, así como de servir de modelo de comportamiento, algo que se consigue predicando con el ejemplo.

A pesar de la importancia que lleva aparejada la tarea de educar, un 34 por ciento de padres reconocen que a veces infringen alguna norma del código de circulación cuando van los hijos en el coche. Un dato que refleja el l Barómetro sobre la Educación Vial en España realizado el pasado año por la Fundación MAPFRE. Sin embargo, el dato positivo es que dos de cada tres afirman que respetan siempre las normas.

Superar la velocidad máxima permitida (36,3%), utilizar el teléfono móvil mientras se conduce, no abrocharse el cinturón de seguridad y manifestar actitudes agresivas al volante son las normas que incumplen con mayor frecuencia los padres y, al mismo tiempo las que provocan más muertes en la carretera.

Cómo ir en bici

¿Cómo transmitir educación vial a mis hijos?

Saber cómo enseñar seguridad vial a los niños te permitirá poner a disposición de los más pequeños las herramientas necesarias para que puedan desenvolverse de manera segura en el entorno urbano. Además, el hecho de recibir este tipo de formación desde sus primeros años de vida irá propiciando una serie de buenos hábitos y comportamientos cívicos, que ayudarán a crear conciencia para un adecuado comportamiento vial en la vida adulta.

Es importante seguir una serie de pautas para que actúen en consecuencia:

  • Utilizar en los más pequeños el juego como base del método educativo. De otra manera, el niño tenderá a rechazar el momento de aprender educación vial. Puedes empezar por las diferentes connotaciones que tienen los colores en los semáforo, explicándoles el significado de la luz roja (no podemos pasar), la luz amarilla (precaución al pasar) y la luz verde (podemos pasar).
  • Da ejemplo en cuanto a comportamiento vial se refiere. No te olvides que los niños imitan lo que ven. Ponte siempre el cinturón, nunca cruces la calle con el peatón “en rojo”, no enfadarse al volante, son algunos de los comportamientos que debemos evitar.
  • A los más pequeños les encanta simular las relaciones sociales propias de los adultos. Aprovecha este hecho para jugar en casa con el niño a que va solo por la calle o conduciendo, explicándole lo que debe de hacer. También puedes simularle que va a cruzar una calle y ofrecerle varias alternativas para que sepa escoger la correcta.
  • Algunas ciudades disponen de circuitos cerrados para bicicletas infantiles. Si tienes oportunidad, lleva a tu hijo, no sólo para que disfrute de su bicicleta sino también para que aprenda las normas de circulación.
  • Existen en internet juegos orientados a los más pequeños para que aprendan, por ejemplo, el significado de las señales. En el portal de la Fundación MAPFRE juegos y niños, tienes unos cuantos clasificados por edades.
  • Deben concienciarse que en el coche no se juega, sino que se habla con tranquilidad sin crear alboroto. Es muy importante la tranquilidad del conductor. Un buen ejercicio simular con sillas dentro de casa o del garaje, qué pasaría si papá o mamá se distraen con el ruido que arman.

No correr en medio de la calle

¿Qué normas deberían conocer tus hijos en seguridad vial?

Enseñar las normas más importantes en seguridad vial, hará que tus hijos vayan más seguros en cualquier desplazamiento, ya sea andando por la calle o dando una vuelta con su bicicleta.

  • Mirar antes de cruzar. Mirar atentamente a la izquierda y a la derecha antes de cruzar la calle es la norma básica que todo niño debe tener en cuenta-
  • No correr. Muchos niños tienen el hábito de correr despegándose de la mano de los padres. Por ello es de muy importante que permanezcan tranquilos y que no correteen cuando haya una carretera cerca.
  • Utilizar los pasos de cebra. Enseñar a los niños que no se puede circular por cualquier sitio, sino que hay pasos indicados para ello. Asegúrate de enseñarles las señales de tráfico que indican a los peatones que pueden cruzar la carretera.
  • Usar la acera. Son las aceras las que han sido diseñadas para los peatones. Ayúdales a evitar esos caminos donde las aceras no están disponibles. En caso de no ser posible ir por un sitio que tenga acera, hay que andar de cara al tráfico.
  • Entrar y salir por la puerta adecuada. Cuando tu hijo se suba o baje del coche, enséñale a hacerlo por el lado más próximo a la acera.
  • Enseñar el funcionamiento del semáforo. Explícales cómo funciona, además del significado de las señales de tráfico.
  • No tirar nada. Hay que concienciar al niño para que no arroje ningún objeto a la carretera, ni como peatón ni cuando vaya montado en el coche.
  • Saber ir seguro en bici. Enséñale a ir siempre por el carril bici, si es que lo hay; así como a llevar el casco puesto y si hay poca visibilidad, el chaleco reflectante.

Pequeños y seguridad vial en la web

Para saber más sobre este tema y poder acceder a recursos, material, juegos, vídeos con los que educar a tus hijos, la Fundación MAPFRE cuenta con el portal especializado ninosyseguridadvial.com

pequenosyseguridadvial

Fotos | Steven Pisano, Secretaría de Movilidad de Medellín, Secretaría de Movilidad de Medellín (niños de la IE María El Rosal), WALKSacramento

Circula Seguro | De vuelta con la educación vial: ¿qué aprenden nuestros hijos?

Circula Seguro | ¿Son los padres buenos ejemplos para los hijos?