Ante la obligación de llevar casco en bici, un casco de papel llamado Paper Pulp Helmet

Casco de papel para bici

Mientras en nuestro país debatimos si el uso obligatorio del casco para ciclistas redundará o no en una desincentivación de este medio de transporte en las ciudades, hay quienes ya han visto una forma de evitar el principal contratiempo que se podrían encontrar los ciclistas: el olvido del casco en casa.

Y la solución es… un casco de papel. Paper Pulp Helmet, para más señas.

Vale, dicho así queda chocante (con permiso del casco), pero hablamos de un casco fabricado a partir de papel reciclado de periódicos, convenientemente transformados en pulpa, a la que se le añaden unos aditivos para darle resistencia y color. Y dicen que cuenta con las homologaciones pertinentes.

La idea es que cualquier ciclista que se haya dejado el casco en casa pueda, igualmente, coger una bici de alquiler sin temor a una sanción en aquellas ciudades donde el uso del casco ya es obligatorio. Por una cuestión de costes no será: el casco de papel se podría vender en Londres, en máquinas expendedoras próximas a los puntos de recogida de las bicis a un precio equivalente a 1,20 euros, frente a los 3,90 euros que cuesta en Melbourne un casco de poliestireno o los 7,80 euros que cuestan los cascos en Boston.

Ese precio tan competitivo contempla la materia prima –que sale por 0 euros ya que el papel procede de periódicos recogidos en el metro– y todo el proceso de fabricación, desde la elaboración de la pulpa hasta el formado del casco y su secado, la adición de las tiras y los barboquejos, etcétera. A continuación podemos ver cómo es el proceso de fabricación de este casco de papel:

Y ahora, la pregunta del millón: ¿es seguro el Paper Pulp Helmet? Sus diseñadores (Tom Gottelier, Bobby Petersen y Ed Thomas, graduados por la Real Escuela de Arte de Londres) afirman que “cumple con los exigentes estándares europeos”, por lo que habrá que tomar eso como un sí.

Y ahora, la cuestión de fondo: si se popularizan este tipo de cascos y si se demuestra su eficacia, ¿quedarán sin argumentos quienes se oponen a la obligatoriedad del casco en ciudad? Preguntado de otra manera, ¿pueden sustituir estos cascos a los cascos de ciclista convencionales y por tanto cualquiera puede disponer de un casco para usar la bici en ciudad?

Vídeo | Bobby Petersen
En Circula Seguro | El casco inflable para la bici, o cómo es mejor dedicarnos más a la seguridad y menos a la moda