Consejos para circular correctamente en glorietas

señalización de width=

Señalización de glorietas o plazas de circulación giratoria

Las glorietas, llamadas comúnmente rotondas, son un tipo de intersección diseñadas para facilitar la regulación del tráfico y reducir el número de colisiones entre vehículos. Por lo menos, esa fue la idea del ingeniero británico, Frank Blackmore, allá por los años 60, tras demostrar en el Transport Research Laboratory que la implantación de la mini-roundabout (actuales rotondas) para el paso de vehículos resulta ser más segura y rentable que los cruces regulados mediante semáforos. De ahí, que, en las grandes avenidas y cruces peligrosos, sobre todo en vías interurbanas, se opte por este tipo de construcción a la hora de solucionar las corrientes circulatorias y el encuentro de vías.

Por tal motivo, os daremos algunos consejos, con aclaraciones incluidas, para circular correctamente por las glorietas o plazas de circulación giratoria. Un nudo vial que a más de uno se le atraganta…, y no será por la de explicaciones que abundan en internet. Sin embargo, todavía hay conductores que por desconocimiento de la norma ponen en peligro su propia seguridad, y lo que es peor, la de los demás usuarios de la vía, entiéndase, resto de conductores, acompañantes y peatones.

¿Qué es una glorieta o plaza de circulación giratoria?

rotonda

Para empezar, se define glorieta como un tipo especial de intersección caracterizada porque los tramos que en ella confluyen se comunican a través de un anillo en el que se establece una circulación rotatoria alrededor de una isleta central. Aclaro esto porque el actual Reglamento General de Circulación no menciona para nada la palabra rotonda. Y es más, excluye de aquella definición a las glorietas partidas, las glorietas reguladas semafóricamente o por señales en las que se cambia la norma general de prioridad y a las turboglorietas que son como carriles circulares guiados.

Las turbogloriestas o turborrotondas las defino como carriles circulares guiados, porque se trata de glorietas acondicionadas y reforzadas con señalización horizontal, como las líneas de colores pintadas sobre el suelo que podemos ver en algunos pasillos de colegios y hospitales, para guiar a los conductores a escoger el carril adecuado en atención al destino y dirección que se quiera tomar. Pienso que este tipo de intersecciones lo veo un tanto exagerado, ya que puestos a organizar la distribución de carriles, al igual habría menos conflictos si diseñamos un puente elevado o subterráneo, por lo menos, para evitar colisiones laterales y frontales.

No es que esté en contra de este tipo de diseño de intersecciones pero al no estar reguladas en el Reglamento General de Circulación, no me gustaría hablar demasiado sobre ellas. Más que nada porque podría crear confusiones entre los usuarios. Además, pienso que con las simples marcas viales para encasillar a los conductores, se corre el riesgo de que no se tuviera en cuenta la moderación de velocidad al aproximarnos a éste tipo de intersecciones y por tanto, mayor riesgo de verse implicado en algún siniestro vial.

Cómo circular por una glorieta o plaza circular

Con las glorietas se consigue que los conductores vayan más despacio

Con las glorietas se consigue que los conductores vayan más despacio

Pues bien, si ya sabemos lo que es una glorieta y queremos circular por ella, tenemos que tener en cuenta tres preceptos reglamentarios claves sobre este asunto, como son: la prioridad de paso, la utilización de carriles y la ejecución de la maniobra de cambio de dirección. Teniendo claro estos conceptos, adaptándonos a la glorieta, señalizada o sin señalizar, sin lugar a dudas haremos un buen uso de la preferencia sobre la circulación en glorietas, ya que el Reglamento General de Circulación nos dice que si nos hallamos circulando por la misma con nuestro vehículo tendremos la preferencia de paso sobre los que pretendan acceder a ella.

Sobre la utilización de carriles de los que disponga la glorieta, no es ni más ni menos que aplicar lo que ya conocemos, es decir, comparando a la glorieta como si fuese una calle o una carretera en curva. Tan sencillo como emplear el carril derecho o más exterior de la rotonda si vamos recto o hacia la derecha y el carril de la izquierda, central o interior si vamos a tomar dirección hacia la izquierda o cambiar el sentido de la marcha. Por otro lado, no debemos caer en la trampa de utilizar el carril interior de la rotonda para adelantar ya que la circulación de vehículos se rige por el principio de circular por la derecha, salvo que las circunstancias aconsejen otra cosa.

Y por último, para salir de la glorieta haremos como cuando tomamos cualquier salida de autovía o autopista, es decir, haciendo uso de los intermitentes si queremos advertir, para el caso que nos ocupa, nuestro propósito de abandonar la rotonda o bien realizar un desplazamiento lateral de cambio de carril. Para ello, con tiempo suficiente, utilizaremos el carril que más nos convenga, por supuesto, sin modificar la trayectoria de los demás y finalmente el carril exterior para realizar el cambio de dirección hacia la derecha o salida de la glorieta.

Foto | xornalcerto, Fritz Geller-Grimm
En Circula Seguro | ¿Cómo se construye una rotonda?, Cómo circular por una glorieta o rotonda, La decoración de las rotondas y la Seguridad Vial

  • HijodeCain

    Historicamente se atribuye a ingenieros británicos el concepto de rotonda, sin embargo, parece que éste mérito se debe al arquitecto francés Eugène Hénard (1849-1923), quién trabajando en el servicio de arquitectura de la ciudad de París, proyectó las primeras glorietas urbanas.
    En 1903 William Phelps Eno propuso un sistema de circulación giratoria en un solo sentido alrededor del Columbus Circle en Nueva Cork, que fue puesto en práctica en 1904.
    La diferencia fundamental entre ambos urbanistas es que mientras Hénard sostiene que el islote central debe tener un diámetro mayor a los 8 metros, Eno recomienda que el islote central sea de acero y con un diámetro del orden del metro y medio a los dos metros.
    Hénard reconoce que el mejor sistema de intersección es un sistema de enlaces con vías a distinto nivel para solucionar la congestión del tráfico en algunas intersecciones, pero que resulta a menudo imposible de construir. A este razonamiento llegaron los estadounidenses y es la razón por la que hasta hace 30 años no existiesen rotondas en USA.
    Hénard considera que los problemas de las intersecciones se deben a los puntos de conflicto entre trayectorias y que la solución consiste en suprimirlos o reducirlos al máximo.
    En su estudio, demuestra que se puede evitar que los vehículos pasen por estos puntos si se les obliga a rodear un obstáculo que los englobe. Forzados a seguir una trayectoria circular alrededor del obstáculo los vehículos solo pueden realizar maniobras de entrada y salida de la fila (movimientos tangenciales), siempre que todos giren en el mismo sentido. De este modo se evitan los peligrosos puntos de conflicto.
    A pesar de las ventajas que ofrece este nuevo sistema, que se puede aplicar perfectamente a las líneas de tranvía, existe el inconveniente de la afectación a los peatones, a los que obliga a realizar itinerarios más largos.
    Afirma que el diámetro del islote central es un parámetro importante y que no debería ser inferior a 10 metros para facilitar el giro de los vehículos y para que los ángulos de entrada sean suficientemente suaves.
    Hénard establece una ley general para el dimensionamiento de la calzada anular: “El ancho de la calzada anular de la intersección giratoria debe ser igual a la cuarta parte de la suma de los anchos de las calzadas que desembocan en ella”.
    Una rotonda reduce la gravedad y el número de los accidentes , pero multiplica el número de los incidentes, que no pasan a las estadísticas de accidentes porque el conductor tiene muchas más posibilidades de evitarlo y que no quedan reflejados en ningún sitio, porque, salvo la policía local de Culleredo (A Coruña), es un pecado anti-progresista ponerlo en evidencia.
    Las turbo-rotondas es el intento de conseguir una intensidad de tráfico aceptable, pero es muy largo de explicar y ya voy a meter un tocho guapo.
    Por último, tal y como usted indica, utilizar una glorieta es como utilizar una calle longitudinal. SIEMPRE se circula por la derecha, independientemente de donde vayas a girar (salir de la glorieta) a la derecha. Sólo utilizas el/los carril/es izquierdo/s, cuando, el carril de la derecha esta ocupado y tú (conductor), consideras que desde el punto de detención (ceda el paso) puedes conseguir una velocidad que te permita mejorar la aceleración del conductor de la derecha y cambiar de carril desde el tuyo al de la derecha, sin interceptar la trayectoria de los demás vehículos…

  • ruben

    y finalmente el carril exterior para realizar el cambio de dirección hacia la derecha o salida de la glorieta.

    Según mi opinión, creo que sería importante que esto último lo remarcarais en NEGRITA, diría aún mas, no estaría de mas SUBRAYARLO, por su relevancia.
    ( salir de la glorieta desde el carril interior cortando , esta a la orden del dia )

    ruben

  • s63aut

    El principal problema de las rotondas es que se detecta mucho más la falta de civismo que en otro tipo de cruces, con semáforos es difícil (aunque no imposible) dejar de manifiesto la mala educación, pero en lugares donde hay que compaginar nuestra preferencia con la de los demás, intentando que haya fluidez, por el bien de todos, la ausencia de civismo hace muy variable el resultado de esa solución, siendo perfecta en unos países y una locura en otros.

    Deberíamos también destacar que, si salir donde deseamos se nos antoja peligroso debido a que alguien nos puede cortar el paso, el dar la vuelta a toda la rotonda para intentarlo en mejores condiciones no es peligroso para la virilidad del conductor, ni es síntoma de cobardía.

  • byballo

    El tema de las glorietas o rotondas es un tema del que se ha hablado mucho pero que no acaba de quedar claro para la mayoría de los conductores.

    En algún sitio leí que en España se tuvo que modificar la prioridad de paso en las rotondas ya que, según la normativa, el que iba circulando por dentro tendría que cederle el paso al que se quisiera incorporar debido a que éste vendría por su derecha.
    En mi opinión esta cuestión se solucionaría estableciendo la rotonda como una vía con prioridad superior a las vías que confluyen en ella.
    Además facilitaría que los conductores percibiesen las glorietas como una vía distinta, a la que tienen que acceder (cediendo el paso a los que ya se encuentran circulando en ella) y de la que tienen que salir (indicándolo correctamente mediante las luces intermitentes).

    A veces es cuestión de cambiar la perspectiva. En el caso de los carriles de adelantamiento, por ejemplo, el carril que se añadía -y que en muchos de este tipo de carriles aun abundan- era el carril de la derecha, el carril de vehículos “lentos”. El conductor percibe que si se cambia a la derecha es un lento y por ello muchos circulaban por el carril de la izquierda aun teniendo el carril de “lentos” vacío. Para el colmo, el que se cambia a la derecha para facilitar el adelantamiento de los “rápidos” es castigado al final del mismo teniendo que ceder el paso a los “rápidos” e incluso tenido que llegar a detenerse si no se podía incorporar a tiempo.
    Pero llegó una mente pensante y viendo tal injusticia discurrió que lo más justo y eficaz era que el que iba tranquilamente circulando no tuviese que cambiarse al carril de la derecha, sino que tendría que ser el que quisiese ir más rápido el que tendría que hacer el cambio de carril a la izquierda y preocuparse de cambiarse a tiempo al carril de la derecha bajo pena de tener que ceder el paso al final del carril. Se comenzó a usar el carril adicional de adelantamiento…
    Como decía antes, a veces hay que hacer un cambio de perspectiva.

    Otra modificación, siguiendo esta línea, que reforzaría esta perspectiva que planteo sería pintar una línea continua delimitando el exterior del anillo que forma la rotonda, tal y como aparece en la rotonda de la tercera y última imagen de esta entrada.

    Un saludo.

    • s63aut

      Tienes razón, antiguamente había que cederle el paso a quien te salía por la derecha, incluso en rotondas, aunque eso sucedía en una época en la cual apenas existía ese tipo de intersecciones; al empezar a construirse masivamente se cambió a un criterio más racional.

  • uno

    No estoy de acuerdo con usted, no tienes que circular por el carril interior si vas a la izquierda, o si realizas un cambio de sentido, también los podemos ( y en mi opinión debemos) hacer por el carril mas situado a la derecha.

  • Escargot

    En la autoescuela me enseñaron que la prioridad es para el que ya ha entrado a la rotonda, pero en la Guía del Conductor Morrudo (número uno en ventas en España) dicen esto:

    – Las rotondas a las que no has entrado son cruces con prioridad para el que viene por la derecha.

    – Las rotondas a las que has entrado son vías independientes en las que la prioridad es de quien está ya dentro.

    Resumiendo: que voy y que los demás se aparten.

  • Santi

    El párrafo que trata la utilización de los carriles de una glorieta es incorrecto. La forma correcta de circular por una glorieta es la siguiente:

    En general, independientemente del número de carriles de la glorieta y del destino de los conductores que la utilicen, los vehículos circularán lo más cerca posible del borde derecho de la calzada, salvo cuando adelanten a otros vehículos o rebasen algún obstáculo. Veamos por qué:

    • En general, el art. 29 del Reglamento General de Circulación indica que los vehículos deben circular lo más cerca posible del borde derecho de la calzada.

    • Fuera de poblado, en calzadas con más de un carril para el mismo sentido (la mayoría de las glorietas), el art. 31 del R.G.C. indica que los conductores de automóviles y de vehículos especiales cuya masa máxima autorizada supere los 3.500 kilogramos deben circular por el más próximo a la derecha, pudiendo hacerlo por el resto cuando las circunstancias del tráfico o de la vía lo aconsejen (para adelantar a otros vehículos, girar a la izquierda o facilitar la incorporación). Dado que en una glorieta no existen giros a la izquierda (circular por la glorieta no se considera girar -aunque la trayectoria sea curva- y para abandonarla hay que hacer, en todo caso, un cambio de dirección a la derecha) ni incorporaciones (el acceso a una glorieta no se considera maniobra de incorporación -véase el art. 72 del R.G.C.-) dichos conductores sólo podrán utilizar un carril distinto del derecho en caso de adelantamiento o rebasamiento.

    • Dentro de poblado, en calzadas con más de un carril para el mismo sentido, el art. 33 del R.G.C. indica que los conductores de automóviles y vehículos especiales pueden utilizar el que más convenga a su destino. Esto no quiere decir que puedan hacerlo por el más cercano a dicho destino sino por el que les permita alcanzarlo con el menor número de maniobras (léase cambios o invasiones de carril) posible. Normalmente ambos coinciden, pero en el caso de las glorietas, teniendo en cuenta que todos los cambios de dirección son hacia la derecha (véase el punto anterior), dicho carril será siempre el derecho, aunque no sea el más próximo al destino de los conductores mencionados.

  • mario

    Para el autor del post un 10.
    Para algunos comentarios, que procuren no circular por vias publicas por favor. En especial me dijmrijo a Uno y a Santi. Si todos circulasemos siempre por el carril de la derecha en las rotondas, se crearia un cuello de botella en todas las rotondas, ya que pasariamos de tener una entrada con 2, 3, o hasta 4 carriles en grandes ciudades, a un unico carril, que seria compartido con los demas conductores que hayan accedido a la rotonda por otra entrada, con otros 2, 3 o 4 carriles.
    Una rotondo es para agilizar trafico, y si pretendes girar a la izquierda o cambiar de sentido, lo logico es circular por el carril interior, para facilitar la entrada a los demas conductores. No es etico circular siempre por el carril exterior, dando la vuelta al ruedo, como si de una plaza de toros se tratase, porque se entorpece la circulacion

    • HijodeCain

      Don Mario a demostrado de modo absoluto que la Tierra es plana, porque no se ve la curva.

      Una rotonda no mide su capacidad por el número de entradas, sino por la posibidad de salir de la misma, o si lo prefiere, por la sumatoria del número de carriles de salida que existan en la glorieta. Tampoco sirve que las salidas dispongan de más de un carril, porque la maniobra de salida sólo puede hacerse desde el carril más exterior del anillo (o sea, de uno en uno y en fila india). Puedes usar los carriles de entrada izquierdos como los usas en una vía longitudinal, si asumes que tu velocidad de desplazamiento es suficiente para rebasar al vehículo de la derecha, incorporarte al carril derecho y efectuar la maniobra de giro.

      Las rotondas, como bien escribe, son ilustradas como las intersecciones que proporcionan agilidad a la circulación, pero es pura propaganda. La glorieta o rotonda, en condiciones de tráfico medio-alto, tienen un grado de saturación superior al de un cruce de semáforos, y eso sin tratar el tema de los peatones.

      El Sr. Frank Blackmore, estableció los parámetros de sus estudios en el viario anglosajón, donde por ejemplo no es dificil encontrar calles en doble sentido de tres metros de ancho, que en absoluto tiene parecido al frances o al español, por citar dos ejemplos, (me gustaría ver a un conductor español utilizar una multiglorieta).

      Los norteamericanos por ejemplo, descartaron también por los 60 el uso de glorietas, preferenciando intesecciones a doble nivel o regulaciones con semáforos.

      Un saludo

  • Javier

    No tiene sentido que digas que hay que usar el carril central o de la izquierda para efectuar un cambio de dirección a la izquierda o un cambio de sentido, porque seguiremos engañando a la gente, y seguirá habiendo accidentes.

    Como bien decías al principio (y me encantó tu ejemplo), las glorietas son como vías naturales con curvas; y esto quiere decir que si abandono la rotonda desde el carril de dentro, me expongo a atravesar el carril de fuera por la cara, para llegar a la siguiente vía.

    Por tanto, si otro vehículo circula correctamente por ese carril externo, que yo invado, habrá un a colisión provocada por mi al intentar salir usando ese carril, más pronto o más tarde (es imposible abandonar una glorieta por el carril central; tarde o temprano deberás usar el de fuera).

    Así que no nos liemos: sea cual sea la maniobra a efectuar (cambios de dirección a izquierda o derecha, cambio de sentido o seguir de frente) SIEMPRE DESDE EL CARRIL EXTERIOR, salvo que se trate de una turbo glorieta.

  • Tangana

    Si aplicamos el concepto de las turboglorietas a las glorietas en general es dificilísimo que haya una colisión, es decir, carril de la derecha para girar a la derecha, carril de la izquierda para seguir de frente, girar a la izquierda o hacer una cambio de sentido, y ,por supuesto, continuar siempre por tu carril, nada de trazadas de curva, es decir, si estás en la glorieta en el carril izquierdo sales por el izquierdo, no te cruzarás con nadie porque, o bien vienen girando a la derecha por su propio carril, o bien van detrás tuya. Claro, esto es válido para glorietas de dos carriles en vías de dos carriles, si esta circunstancia cambia la cosa no es tan clara, pero manteniendo los criterios dentro de la glorieta y cediendo el paso al carril derecho para salir de ella, la cosa parece funcionar bastante bien. Cuántos sustos y golpes tontos nos ahorraríamos con estas sencillas reglas (meterse en la glorieta con la moto es un acto de fe…) Un saludo.

  • sheila

    hola buenos dias mi consulta es la siguiente. el viernes tuve un accidente de trafico en una rotonda de tres carriles en el que yo circulaba por el del centro y me dirigia hacia la izquierda señalizandolo, y el otro conductor iba por el de la derecha y se dirigia hacia la izquierda. ruego me resuelvan la duda de quien ha sido el responsable. yo ando con el cuello con collarin a raiz del accidente, gracias.

  • Capreolus

    Antes de realizar un cambio de carril hay que cerciorarse de que puede hacerse con seguridad. Por tanto, si se produce una colisión habrá que ver dónde se produce y quién es el conductor que realiza el desplazamiento lateral

  • Pascual

    Si al aproximarme a una rotonda, encuentro que no está señalizada con el ceda el paso,¿debo obviar este olvido de la Concejalía de Trafico,o por el contrario, debo aplicar la norma genérica de preferencia a la derecha?

  • Pingback: ¿Y si quitamos las líneas longitudinales de las rotondas? - Circula Seguro()