Algunas novedades del Reglamento de Tráfico

prioridad-peatones con marca de agua

Ayer, el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, presentó en el Consejo de Ministros el anteproyecto de reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial que espera que entre en vigor a principios del próximo año. Como comentamos, hace un tiempo, en Circula Seguro son muchas las propuestas presentadas por el Gobierno. Aun así, necesitan publicarse en el BOE para que sean tenidas en cuenta por todos los usuarios de las vías públicas en calidad de conductores, incluyendo a ciclistas y peatones.

Aunque todavía falta concretar algunas novedades que cambiarán la Ley de Tráfico, entre las más importantes, destaca, la obligación de llevar casco en bicicleta siempre y de forma opcional los adultos cuando circulen por suelo urbano, la posibilidad de prohibir a los menores ocupar los asientos delanteros en función de su talla, el aumento del importe de la sanción por alcoholemia de 500 a 1000 € y la prohibición de los detectores de radares. Pero, veamos algunas más.

Seguiremos muy de cerca todo el proceso legislativo, es decir, la aprobación de todas las medidas comentadas hasta su publicación en el BOE para comentar los pros y los contras que vayan surgiendo pero de momento nos tenemos que conformar con el paquete de propuestas anunciadas por el Gobierno como con cuentas gotas para después, con la modificación parcial del Reglamento General de Circulación, verlas reflejadas en la normativa.

¿Qué reformas sobre la Ley de Tráfico propone el Gobierno?

* Sobre el casco de protección. Después del debate abierto sobre la utilización o no del casco; de momento, ha quedado este tema en que los menores de dieciocho años cuando vayan en bicicleta por cualquier tipo de vía, ya sea, casco urbano, vía interurbana o travesía, deberán llevar obligatoriamente el casco de protección. Por otro lado, se mantiene la obligatoriedad de llevar casco para mayores de dieciocho años que circulen en bicicleta en vías interurbanas pero, sin embargo, por ciudad será opcional o mejor dicho, a gusto del consumidor.

* Sobre el consumo de alcohol y drogas, habrá mayor control y sanción tras prohibirse, al volante, la presencia de estas sustancias en el organismo elevándose el importe de la sanción de 500 hasta 1000 €, salvo que se realice el pago en el plazo de 20 días naturales que se podrá reducir en un 50%. También se establece la obligación de someterse a las pruebas de detección de alcohol y drogas tanto a los conductores como a los peatones que cometan alguna infracción. Por otra parte, la prueba salival será el medio preferente para detectar la presencia de drogas, aunque se contempla una posible segunda prueba de contraste de análisis de sangre y se confirma lo que se venía haciendo hasta ahora, es decir, por un lado está la sanción administrativa que castiga la simple presencia de drogas en el organismo del conductor, y por otro lado, la sanción penal que tipifica la influencia de las drogas en la conducción.

* Detectores de radar. Otra de las novedades que se incluye en esta reforma de la Ley es el de la prohibición de los sistemas de detección de radares, mecanismos que se utilizan para eludir el cumplimiento de los límites de velocidad, aunque habrá que concretar todavía las velocidades máximas y mínimas que se establecen no sólo para las vías, sino también para los distintos tipos de conductores y para los distintos tipos de vehículos.

* Sistemas de retención infantil. En cuanto a los sistemas de seguridad de conductores y ocupantes de los vehículos, se establece la posibilidad de prohibir a los menores la ocupación de los asientos delanteros o traseros del vehículo en función de su talla. Una medida que deberá ser concretada posteriormente en el Reglamento General de Circulación para adaptarse a las disposiciones que va elaborando la Unión Europea en esta materia y debido a los avances en seguridad activa y pasiva del automóvil.

* Otras posibles medidas y que también serán aprobadas o al menos planteadas el próximo mes de septiembre en el Congreso de los Diputados será, además de la sanción correspondiente, la posibilidad de retirar de la vía e inmovilizar el vehículo si el conductor no tiene la correspondiente autorización para conducir de la clase D (autobús) o C (camión). También será denunciable el hecho de circular con un vehículo cuya carga vaya cayendo a la vía por su mal acondicionamiento, creando grave peligro para el resto de usuarios.

Unas modificaciones que obedecen a la necesidad de adaptar dicha normativa no sólo a las necesidades de los conductores, ciclistas y peatones sino también a los cambios que se producen en los vehículos y las vías, porque, como ya sabemos, son factores determinantes en la producción de siniestros en nuestra red vial y que con una regulación adecuada se consigue mejorar la seguridad vial. Por tanto, bienvenida sea.

En Circula Seguro | ¿Qué cambios de la Ley de Tráfico propone el Gobierno?