Alerta roja: vehículo hackeado con un CD de música

Fallo del sistema

Me remito a lo que leo en el facebook de José Luis, uno de nuestros lectores más fieles y consagrados: ya es posible hackear un coche con un simple CD de música, acceder a las diferentes centralitas del vehículo y cambiar su firmware sin pestañear hasta hacer que el pobre coche se quede absolutamente ido. Y no, la música del CD no tiene por qué ser de Camela, no hace falta para volver loco al automóvil.

Yo había oído leyendas urbanas sobre coches que se abrían con un cartón de Ducados, con un magiclick Kogan o hasta con un móvil Motorola que llevara dentro una tarjeta pirata del Canal+ envuelta en papel Albal, aunque todo lo atribuí a la respetable estupidez humana, siempre dispuesta a sorprendernos. En este caso, sin embargo, estamos hablando de experimentos universitarios aparentemente solventes: tú mete en la radio del coche un CD que contenga archivos mp3 enriquecidos con eso que se llama “código malicioso” y le abrirás las puertas a quienes quieran entrar en las centralitas electrónicas del vehículo. Si llegado el caso el coche ya no te reconoce como su legítimo, te habrás ganado su complejo de Edipo por haberle metido según qué por según dónde.

Dos años se han pasado haciendo pruebas varias en la Universidad de California San Diego y en la de Washington, que se ve que se han quedado sin cosas para investigar y les ha dado por la seguridad informática de los vehículos, muy relevante si consideramos que una berlina de gama alta puede contener unos 100 MB de información repartida entre decenas de centralitas conectadas a través de una red de comunicaciones interna, que el día menos pensado va a sonar en la radio algo de David Bisbal y se nos van a poner los limpias y las luces de emergencia a marcar el ritmo de la música.

En el transcurso de los múltiples experimentos realizados, los técnicos que están investigando esta vulnerabilidad de los coches han llegado a alterar desde fuera el encendido del motor y el funcionamiento de los frenos, la calefacción, las luces, el panel de instrumentos… un festival para los sensores, vamos. Pero lo que ha supuesto una revolución es la forma de acceder al sistema. Eso de meter música con un troyano de fondo es maquiavélico. Uno de los profesores se jacta de la idea:

Cuesta pensar en algo más inocuo que una canción

Música para no llevar en el coche

Al margen de los muchísimos comentarios con los que se podría rebatir esta afirmación tan ligera, lo cierto es que, más allá de ser una broma pesada, acceder de forma furtiva al sistema operativo de vehículos ajenos puede convertirse a largo plazo en un serio riesgo para la seguridad vial, aunque de momento dicen que no hay de qué alarmarse, que les ha costado dios y ayuda llegar adonde han llegado. Eso sí, una vez entrados en materia, el coche comía de la mano de los investigadores.

Otra variedad de hackeo mucho más mortadelesca por las formas consiste en emplear antenas para engañar a esos coches que se abren y se ponen en marcha solos cuando el conductor está cerca, gracias a su tarjeta personal e intransferible. ¿Personal e intransferible? Puede, pero se han hecho pruebas acercando una antena al conductor y otra al vehículo, y vete tú a saber cómo ni por qué, el coche se abría y hasta se iba a dar una vuelta él solo si se lo proponía.

Que dicho así uno piensa en ladrones con antifaz y armados con una parabólica y una trompetilla y la cosa tiene su gracia. Pero sabiendo cómo avanzan las ciencias, que es una barbaridad, el día menos pensado uno se encuentra con que le han robado hasta el tubo de escape gracias a una de esas inseguridades de los complejos sistemas de seguridad que tenemos en los vehículos de hoy en día.

En fin, esperemos que todos estos experimentos den lugar a unos coches mucho menos vulnerables. Sólo faltaría que ahora que tenemos unos desarrollos de sistemas de seguridad activa y pasiva que dejarían estupefactos a nuestros abuelos, nos acabásemos quedando sin coche por un triste agujero en el sistema. Ni que los fabricara Bill Gates…

Vía | Microsiervos
En Circula Seguro | 10 consejos para evitar que te roben el coche