¿Acto de honor, heroísmo, o simple civismo y solidaridad?

Siniestro en la vía Foto no relacionada con el caso en cuestión

A los medios y personas se les llena la boca de orgullo y se deshace en elogios cuando se conoce un acto denominado heroico por unos, acto de honor por otros, pero que nosotros vamos a llamar acto de civismo y solidaridad. Si habéis visto las noticias de ayer, un Guardia Civil fuera de servicio socorrió a un joven que estaba atrapado en el interior de un coche en llamas, con fractura de cadera, en el túnel de El Perdón, en Pamplona.

Sin duda, el acto es valiente y merece todo el respeto que se pueda reconocer a una persona. El problema es, por un lado, la falta de concienciación del público en general con los siniestros en carretera. Por otro lado, los medios tienen cierta culpa al calificar a actos como este de heroísmo. El concepto heroísmo es algo muy peliagudo de utilizar, pues de forma subconsciente estamos interiorizando que es algo excepcional, al alcance de pocos. Y eso nos lleva a “pasar” de largo.

Antes de nada: qué hacer en caso de presenciar un siniestro

Es muy fácil, pero siempre se puede pensar que “ya vendrá otro más preparado que yo”: PAS. PAS significa Proteger, Avisar y Socorrer y tiene como objetivo (cito textualmente del enlace anterior):

  1. Proteger, porque tras un accidente debemos evitar otros, poner a salvo a las víctimas que hayan quedado desamparadas y evidentemente, no poner en peligro más vidas, incluyendo las de los socorredores y las nuestras propias.
  2. Avisar, llamando inmediatamente al teléfono europeo de emergencias, si el siniestro se produce en nuestro país o en la unión europea (112).
  3. Socorrer a las víctimas.

Como ya sabemos de sobra, la omisión de socorro es un delito. Veréis a continuación, en el vídeo de Antena 3 al respecto de la noticia, que el agente ve su acto como algo normal, nunca heroísmo, pues “los héroes suelen morir”, como apostilla.A eso me refería antes, cuando decía que el concepto de heroísmo es difícil de tratar, porque nos hace pensar que actos heroicos los hacen personas que pueden morir.

Estamos muy mal acostumbrados por el cine, en concreto el norteamericano. El chico de la película, el héroe, es aquél que hace un acto extraordinario, poniendo en peligro su vida, y posiblemente muere. Y entonces se le homenajea. El Guardia Civil expuso su vida, pero, pensemos un poco: más le podría haber costado al joven atrapado el que nadie se parase a socorrerlo.

De todos modos, se paran tres personas: el guardia civil (de paisano o fuera de servicio, porque eso es clave para entender el gesto. Sí, estoy siendo irónico), un médico y el conductor del camión. La noticia destaca la heroicidad del aegnte porque fue quien rescató de las llamas al joven. Sin embargo, los tres han contribuido a respetar el PAS, y a salvar una vida.

El propio agente lo expone: la pena real es que 50 coches hayan pasado de largo del accidente. La conciencia debe ser global, las personas deben ponerse en la piel de los demás. Sí, es posible que arriesguemos la vida, pero cualquiera de nosotros, si nos ponemos en la piel de un joven aturdido en un coche que va a arder en llamas, desearía que alguien tuviese la generosidad de arriesgar algo su vida para salvar la nuestra, condenada si nadie hace nada.

Vídeo | Antena3
Foto | uberculture