A tres metros por delante

Bici y perro

Hay una serie con bastante fama en Estados Unidos y que hemos podido ver en España en varias cadenas titulada “A dos metros bajo tierra”. Sin embargo, en principio no os voy a hablar de cadáveres ni de funerales, al menos de momento. Otra cosa es que si no tenemos cuidado podamos llegar a protagonizar un capítulo.

Para que os pongáis en situación, la idea para este artículo me ha surgido hace escasamente una hora. De la que iba para casa después de recoger a mi mujer en el trabajo y mientras esperaba frente a un semáforo, me fijé en un perro que en actitud medio desafiante y medio juguetona, observaba a otro rival o amigo de cuatro patas y cola agitada al viento.

La situación podría ser de lo más cotidiana si no llega a ser porque de repente me paré a analizar la escena. Unos tres metros más atrás del cánido, una mujer sujetaba firmemente una de esas correas extensibles negra evitando que su mascota se acercase peligrosamente al otro perro, que ajeno a todo seguía su camino tranquilamente.

En ese momento se me encendió la bombilla y me di cuenta que la mujer estaba a un lado de la acera mientras que el perro estaba al otro lado de un carril bici. Todo esto a las ocho y media de la tarde cuando el sol se había puesto y la iluminación de la zona no se había encendido. Imaginaros si en ese momento se acerca un ciclista que vuelve a casa tranquilamente por su carril bici ajeno a todo.

Resulta que en la única zona habilitada para que un usuario de las dos ruedas sea devorado por el tráfico de esas horas se convierte en una trampa, posiblemente mortal, por una imprudencia de una mujer que pasea su perro. En un abrir y cerrar de ojos te puedes encontrar en una emboscada igual que las que hacían uno u otro bando en el Vietnam, pero esta vez, en tiempos de paz para más inri.

¿Nunca se os ha liado una correa entre las piernas? A mi alguna vez me ha pasado. Y es que un exceso de libertad a tú mascota puede significar un descenso brusco de movilidad y verticalidad. Así que, para todos aquellos que tengáis cánidos y utilicéis correas extensibles, pensad un segundo si tres metros lejos de vosotros puede ser peligroso para alguien más. En estos casos, lo mejor es hacer como con los maridos y atarlos en corto, ¿no?

Foto | Faster panda kill kill
En Circula Seguro | Cuidado con el perro… y con su amo