A más multas mueres más joven. Perdón, ¿cómo dice usted?

Conductor A esta pareja le auguro 135 años de vida

A la vista del titular, alguno podría pensar los siguiente: alguien que se juega los puntos del carné y los de sutura saltándose los límites de velocidad, conduciendo ebrio, drogado, adelantando en línea continua… tiene todas las papeletas de irse para el otro barrio.

No voy a ser yo el que diga lo contrario. Es bastante probable que ese espécimen tenga una vida con un final bastante previsible: caja de pino, esquela en el periódico, que bueno era, dos metros bajo tierra. Pero no, la estadística que se han sacado los americanos (estos yankies) de la manga tiene tintes surrealistas.

Por un lado cogieron a una muestra muy importante de conductores (unos 7,4 millones) lo que en términos de estadística no está nada mal. Los dividieron en tres grupos: los angelitos que no cometían infracciones, los que de vez en cuando armaban alguna y los que directamente se habían pasado alguna vez las normas de circulación por la quilla (velocidad, alcohol, drogas o conducción temeraria).

¿Y qué hicieron con estos datos? Cruzarlo con datos de mortalidad, lo que les arrojó una cifra de 73.000 conductores que ya no podían conducir nada. Con estos datos, pensaron lo mismo que nosotros y que comentaba al principio: date, la mayoría de estos han fallecido seguramente en accidentes de circulación.

Pues no, resulta que muchos habían muerto por otras causas ajenas. Y entonces es cuando los seguros se frotaron la mano, sobre todo los de accidentes y vida porque contaban con datos tangibles para subir la prima a este tipo de potenciales clientes.

¿Cuáles eran las causas de los fallecimientos? Pues la misma que rige la filosofía de vida de estos conductores. Es lógico pensar que si a uno lo han cazado borracho al volante más de una vez, es que le gusta darle al drinking lo suyo. O el que le da igual todo respecto a la seguridad vial, pues también le dará lo mismo lo que le diga el médico. Me imagino su nevera llena de embutidos, grasona y toneladas de sal en la despensa.

Pero en este caso y como podemos ver, la relación causa-efecto no tiene un trasfondo directamente relacionado con la seguridad vial, pero si con los malos hábitos, tanto al volante como de salud.

¿Te han cazado varias veces por infracciones graves y te quedan pocos puntos en el carné? Pues igual era bueno que acudieses al médico y te hicieses unos análisis de sangre. ¿Eres del club de Manolo Escobar o Miguel Induráin y el colesterol junto a los triglicéridos ya te han dado el primer aviso? Pues ten cuidado porque el próximo aviso igual te lo da la Guardia Civil en forma de receta, y no precisamente de medicamentos.

Foto | Afroboof
Vía | Noticiascoches.com