Neumáticos de invierno frente a neumáticos todo tiempo

12314267_921472111251881_2507687678654639249_o

A priori, los neumáticos todo tiempo parecen la solución definitiva para mejorar la seguridad todo el año. Evitan cambiar neumáticos dos veces al año, como sí obligan los neumáticos de invierno. Pero no son todo beneficios, deben comprometer sus prestaciones máximas para asegurar agarre en cada estación. ¿Cuál es la mejor elección?

 

Neumáticos de invierno, sin rival ante el frío

Todo el que haya probado unos neumáticos de invierno conduciendo sobre nieve o hielo sabrá la gran adherencia que pueden encontrar y la seguridad que ofrecen en estas condiciones. Por mucho que te lo cuenten, el día que los pruebas por primera vez te quedas sorprendido. El vehículo se controla con facilidad incluso sobre el hielo por el que cuesta caminar.

12314677_926887967376962_5148373303316752975_o

El neumático de invierno también se agarra mejor que el de verano en asfalto seco cuando las temperaturas bajan por debajo de 7º C debido al compuesto de la cubierta, y cuanto más frío hace más diferencia hay. Además, gracias a su dibujo más marcado, el neumático de invierno consigue evacuar mejor el agua incluso durante el verano con altas temperaturas, evitando mejor el aquaplaning.

Sus desventajas vienen por la necesidad de buscar un lugar para almacenar los neumáticos de verano en invierno y viceversa. Con temperaturas altas son seguros, pero se pueden gastar excesivamente y frente a los de verano aumentan ligeramente el consumo. Hay que tener dos juegos. También obligan a una inversión que puede dar rechazo al cliente, aunque esta inversión acaba amortizándose al provocar que los neumáticos de verano duren más tiempo.

El atractivo de los neumáticos todo tiempo radica en que, ofreciendo adherencia correcta en verano, tienen características de agarre buenas en condiciones de nieve y hielo. De hecho, lo suficientemente buenas como para que se permita su uso en países donde es obligatorio el neumático de invierno. La Guardia Civil de Tráfico te permitirá pasar junto a los coches con neumáticos de invierno o cadenas cuando ha nevado mucho en un puerto.

12307444_926053420793750_1841038541401648143_o

Compromisos cuando más dependes de ellos

La desventaja del neumático todo tiempo es que se trata de un neumático híbrido entre uno de verano y uno de invierno, pero en realidad no es ni uno ni el otro. El todo tiempo no llega a ofrecer las características que ofrecen éstos en sus respectivos ambientes. Ni tiene el agarre en curva, la baja sonoridad, el menor efecto en el consumo o la capacidad de frenada de un neumático de verano; ni ofrece el nivel de prestaciones de agarre en frío, en nieve o hielo de un neumático de invierno puro. Las prestaciones que marcan la diferencia en una frenada de emergencia o en una curva que se cierra de golpe se ven comprometidas.

Si circulas en condiciones invernales de forma habitual, lo más seguro es decantarse por un juego de neumáticos de invierno cuando llega el frío y en uno de verano para los meses cálidos. No hay duda sobre esto. La seguridad será siempre óptima en relación a los neumáticos.

CrossClimate, el neumático total

Y si conduces en condiciones invernales sólo ocasionalmente, ¿existe un neumático todo tiempo real, un neumático que no perdiera prestaciones en verano en seco y que consiguiera tracción en nieve o un nivel de evacuación del agua excelentes? La respuesta es que sí gracias al nuevo Michelin CrossClimate, el primer neumático de verano con catalogación de neumático de invierno.

12314370_926053410793751_6799907334505958065_o

¿Cómo lo consigue? Una combinación especial de compuestos permite que la goma mantenga altísimas prestaciones en seco en un rango de temperaturas que hasta ahora no había sido posible. Estos compuestos junto al dibujo en V permiten tener la clasificación A en frenada en mojado. Y al ofrecer el compuesto buen agarre en frío, junto a las laminillas del dibujo, la tracción en nieve está al nivel de un neumático de invierno. Además, se ha conseguido que el nivel de ruido esté siempre por debajo de 70 dB y que la clasificación de consumo de combustible sea B o C, valores de neumático de verano. Si ruedas en carreteras muy frías y con nieve de forma ocasional, pero no de forma constante, el CrossClimate es tu mejor opción.