¿Qué tiene que ver la seguridad en bicicleta con el 5G?

Bicicletas y 5GEl coche autónomo o la conducción autónoma no se puede entender como una única tecnología que afecta de forma individual a los turismos. En realidad, lleva aparejada toda una serie de desarrollos de asistencia y conectividad que beneficiarán a la seguridad vial de todos los usuarios de la vía. Los ciclistas no quedan fuera de esta tendencia imparable gracias a las redes 5G.

Más allá de la consecución de bicicletas autónomas y de hacerlas atractivas para su comercialización, ya se vislumbran otros sistemas que mejorarán la seguridad de este colectivo. Se trata de uno de los usuarios de la vía más vulnerables. Por eso, las autoridades insisten en fomentar la convivencia entre este medio de transporte y el resto de vehículos.

Por eso y porque la bicicleta está llamada a irrumpir como un instrumento de las políticas de movilidad sostenible en las grandes ciudades. El Plan Estratégico Estatal de la Bicicleta (PEEB) en España lo contempla así. Y aunque la utilización de este vehículo para el transporte urbano sigue sin ser mayoritario (el 7% de los españoles utiliza la bicicleta a diario, frente al 29% de media en Europa), sí que las grandes urbes del país notan un mayor tránsito.

La llegada de la bicicleta conectada con 5G

Bicicletas y 5GEsto se traduce en un nuevo panorama vial. Compartir otros tipos de movilidad implica ser capaces de afrontar situaciones nuevas a las que muchos conductores no estaban acostumbrados. Hasta ahora, esa convivencia con y desde los ciclistas se construía a base de educación vial y concienciación. Sin embargo, las tecnologías de conducción autónoma pueden suponer un gran atajo para lograr anular las víctimas ciclistas.

Esta fue una de las muchas conclusiones del pasado Barcelona Mobile World Congress. ¿Qué podría tener que ver este evento con la seguridad en bicicleta? Todo parte del desarrollo de las tecnologías móviles 5G. Para entender la relación, hay que extender las ventajas de este sistema de conectividad más allá del uso común del móvil.

Contar con la estabilidad y la velocidad de transmisión de datos que aporta el 5G (descargas de 1 GB en menos de 3 segundos) es una de demanda indispensable para que la conducción autónoma sea una realidad. Y es que los vehículos autónomos requieren una conexión entre elementos viales suficientemente avanzada.

¿Qué es el C-V2X?

Esa conexión se ha venido definiendo a través de diferentes combinaciones en los últimos años (Car-to-car, car-to-infraestructure, etc.) Una de esas últimas fórmulas que plasman la realidad de comunicación entre todos los elementos de la vía es el llamado C-V2X de la compañía Qualcomm. Estas siglas responden a los términos Cellular Vehicle To Everything.

Es decir, al borde de estrenar la tercera década del presente siglo, ya hablamos de tecnologías de conexión total en la que todos los elementos de la vía se encontrarían interconectados, de manera que podrían reconocerse entre ellos. Esto, lejos de suponer una visión utópica de la movilidad, tiene ya sus efectos prácticos. El de protección de los ciclistas es tan solo uno de ellos. Los coches de la próxima década contarán con estos instrumentos para evitar el atropello de una bicicleta.

Aplicaciones reales para la protección ciclista

Bicicletas y 5GDe hecho, hasta el momento muchos modelos ya cuentan con la capacidad para detectar peatones, ciclistas y obstáculos que puedan suponer un alcance o accidente y detener el vehículo por sí solo. El sistema Volvo Cycle Detection es, quizá, uno de los que más años lleva actuando.

La combinación entre el 5G y las tecnologías C-V2X están llamados a perfeccionar este tipo de asistencias de forma significativa. En lo que respecta a los ciclistas, el último e irremediable paso es sumar las bicicletas a la conexión. Se plantea hacerlo integrando dispositivos de geolocalización a las mismas que permitan la comunicación con el resto de vehículos a través de sus sensores.

La diferencia con anteriores sistemas es que el 5G propicia que el posicionamiento de la bicicleta en la calzada se detecte de forma más precisa. Y no solo es eso. Como hemos mencionado con anterioridad, el volumen de información que transmitirán los vehículos se va a incrementar de forma exponencial, de ahí la importancia de contar con un sistema que garantice también el tránsito de datos.

Tránsito de datos para aumentar la seguridad del tránsito vial

Las compañías del sector son conscientes que los ciclistas pueden ser los primeros beneficiados de estos sistemas. No en vano, las primeras pruebas de esta tecnología que se han realizado en España han tenido a la bicicleta como protagonista. Por ejemplo, el año pasado, Telefónica y Pedro Delgado mostraban a modo de experimento la viabilidad de estas tecnologías.

Queda más de lo que parece para que los accidentes sean una excepción, sin embargo, existen aplicaciones que pueden ayudar a que estos se reduzcan ostensiblemente en un corto plazo.

En Circula Seguro | El nivel 4 de conducción autónoma de Tesla llegará este año

Imágenes | iStock/oneinchpunch, iStock/David_Sch e  iStock/Andrey Suslov